noviembre 02, 2015

Las leyes del pensamiento

El 2 de noviembre de 1815 nacía, en Lincoln, Lincolnshire Inglaterra, George Boole, el brillante lógico y matemático a quien le debemos un análisis algebraico de la matemática y de las probabilidades, que coronó trabajos previos, como los de Leibniz sobre la numeración binaria, con sus aportes al razonamiento simbólico, que terminarían representando el aporte más significativo al desarrollo de la ciencia informática actual.

Más allá de los aportes mencionados, que constituyen una parte importante de su original obra, quiero referirme al que, tal vez, sea su trabajo más conocido:  "An investigation of the laws of thought on which are founded the mathematical theories of logic and probabilities" (1853) (Una investigación de las leyes del pensamiento sobre las que se fundan las teorías de la lógica y las probabilidades).

El análisis que encara Boole está dirigido al estudio del lenguaje como medio irreemplazable del pensamiento, de las ideas que operan en la imaginación y en la inferencia; todas las cuales deben entenderse como el contenido noble de las operaciones mentales y del razonamiento, propiciados por su neto contenido simbólico.

Lo anterior, que es tendencia excluyente en el campo de Psicología actual, como así también, en todas las Ciencias Cognitivas, representa una visión u opinión que no es correcta por estar fundada en una concepción defectuosa de lo que es o representa el verdadero pensamiento.

El pensamiento lógico, que es de lo que habla Boole, no tiene nada que ver con el acto de pensar. Nuestra psiquis no funciona como una computadora, aunque las Ciencias Cognitivas así lo crean. La numeración binaria y el álgebra booleana no son los elementos prioritarios con los que se manejan nuestras neuronas y las distintas estructuras del Sistema Nervioso Central, lugar en donde reside el aparato psíquico. La realidad subjetiva, que es la que da cuenta de nuestras funciones superiores, se maneja con otras leyes y con otro régimen de trabajo, que no puede ser expresado por una simple inferencia.