diciembre 19, 2016

Board of Editors



Les comunico que a partir del 15/12/16 es oficial mi designación en la Junta de Editores para estándares científicos y revisión por pares del International Journal of Research and Methodology in Social Science, de lo cual los hago partícipes.

noviembre 10, 2016

The Freud's Project

Esta es la traducción propia de mi artículo original "El Proyecto de Freud" publicado en Psicoanálisis (la revista de la Asociación Psicoanalítica Colombiana), Vol. XXIV (1-2); pp. 43-60, 2013.


noviembre 04, 2016

Los estudios de la célula nerviosa de Freud

Acaba de ser publicada la edición 25 aniversario de "Foundations of the Neuron Doctrine" aparecida, por primera vez en 1991, y en 2016, Oxford University Press, ofrece la segunda edición de esta obra clásica en el tema de la 'Doctrina Neuronal' del Profesor en Neurociencia Gordon Shepherd de la Universidad de Yale.

En el capítulo 7 de esta publicación (que adjunto): 'Los estudios de la célula nerviosa de Freud', se corrobora gran parte de lo que publiqué en el capítulo homónimo de mi libro PSIQUIS del 2013 y en el artículo publicado en Psicoanálisis (Revista de Asociación Psicoanalítica Colombiana). "El Proyecto de Freud", el mismo año. (ambos se pueden descargar de este blog)

De esta manera, y sumando a esto el último trabajo que he realizado y que pronto será publicado: "La simetría de las tópicas freudianas"; dos cuestiones quedan totalmente zanjadas: una, la base estrictamente biológica del Psicoanálisis; y otra, su carácter absolutamente científico. Por otro lado, demuestra la pertinencia de la propuesta que hace la Lógica Transcursiva.


octubre 30, 2016

Tu ausencia


Percibo en el aire la sensación extraña de tu ausencia
y no puedo evitar la llegada de los recuerdos que pujan por salir,
ni de la nostalgia, ni de la soledad, ni de la pena, las que nunca se fueron.

Ha llovido esta tarde y no puedo evitar buscarte entre las nubes,
ni dejar de ver en cada gota de agua el color de tus ojos, ni en las
ramas de los árboles mecidas por el viento, la agitación de tus hermosos
cabellos cuando caminas.

Me pregunto por qué la misma brisa que antes te traía hasta mi ventana,
hoy ni siquiera susurra tu nombre, ni permite que adivine el mío
pronunciado por tu alma.

Sigue siendo un misterio para mi la causa de este abismo, que creo,
justifica esta sensación extraña de tu ausencia; pero a la vez, el
enigma se desvela brutal y despiadado cuando siento que la tormenta
amaina y todo se transforma nuevamente en distante y hasta extraño
igual que la sensación que me embarga.

Aunque sé que ya no esperas mis palabras y que yo ni atino a pronunciarlas,
surgen como por arte de magia; vuelan y vuelan con el afán de encontrar
refugio, no en tus oídos, sino en tu corazón.

Tu ausencia es tal vez mi peor aflicción.

octubre 28, 2016

IV Congreso Internacional ECEFI

Del 20 al 21 de Octubre de 2016 se llevó a cabo en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Tecnológica Nacional, Regional Mendoza, el IV Congreso Internacional sobre Educación en Ciencias Empíricas en Facultades de Ingeniería (ECEFI); en donde fui invitado a dar la Conferencia Inaugural.

El tema abordado en esta ocasión fue "La importancia de la simetría". La simetría es una cuestión de gran relevancia en Física y en Matemática, no obstante, muy pobremente explorado. Tuve la oportunidad de mostrar, con otros argumentos y enfocándola desde la Lógica Transcursiva, que el hallazgo de una estructura simétrica subyacente a los diversos problemas que afronta la ciencia, permite contar con un método distinto de investigación y además, con una herramienta que ayude en la educación de la ciencia, ya que se parte de aislar los elementos fundamentales que plantea el problema en cuestión y se finaliza integrándolos a la solución del mismo, surgiendo así, una explicación cuya simpleza no obsta para que sea absolutamente rigurosa y precisa, aunque para ello no utilicemos ni una sola fórmula.

Adjunto la presentación en Power Point y el texto respectivo.

Disfrutando y compartiendo uno de los recesos en la tarea académica.

Quiero agradecer, una vez más, a sus organizadores: Prof. Guillermo Cuadrado y Prof. Luis Gómez por la gentileza de haberme invitado y reiterarles el pedido de hacer extensivo mi agradecimiento a todo el personal y profesionales de la Facultad de Ingeniería que participaron en el evento, y de los cuales fui objeto de un sinnúmero de atenciones y halagos.


agosto 24, 2016

Nace un modo de pensar

Como preludio al siglo que nos regaló un sinfín de laberintos, heresiarcas, tigres, compadritos, bibliotecas, traidores, espejos, talismanes, premoniciones, filología, sueños, ...; nace en un Buenos Aires distante, quien nos enseñó del murmullo particular del empedrado cuando se lo sabe inquirir.

Nace quien, en ese mismo Buenos Aires, se permitió inventar, no solo un abstracto teorema literario, sino una inquietud metódica y audaz por los entresijos del relato.

Nace, en fin, quien de una forma distinta aunque rigurosa, en ese Buenos Aires, decide llevarnos de la mano en pos de aquilatar la expresión misma, no solo como una determinada fijación en palabras de razonamientos o imaginaciones, sino como una manera muy inteligente de eludir acechanzas e inventar en nosotros un espíritu alerta, pronto a tratar con el mayor desparpajo, cuestiones de índole verbal, gramatical o metafísica.
Un día como hoy, pero de 1899, nace un modo de pensar...

(Fuente: "Borges, enigma y clave", M. Tamayo - A. Ruiz Díaz, 1955)

junio 14, 2016

... 30 años sin Borges



Llueve sobre Buenos Aires, sin embargo, me parece que es el empedrado y no el cielo el que ha llorado, largamente, su ausencia. Una ausencia eterna, una ausencia circular.

Llueve sobre Buenos Aires, y un lánguido farol se empecina en regalarnos la ilusión parpadeante de una luna que la alta noche oculta, pero que alcanza para adivinar la orilla con solo sugerirnos su sendero agreste.

Llora Buenos Aires por su arrabal y sus esquinas rosadas, sus cuchilleros y sus aljibes, sus zaguanes y sus destinos, que aunque le dan la vida, provocan su llanto porque no concibe el vivir sin la presencia de quien por haberla parido, la dotó de todas estas posesiones mágicas y eternas.

Llora Buenos Aires, la sumió en la congoja el silencio de los espejos y la desaparición del amarillo de esa luminosidad eterna y de las sombras aciagas de la reclusión en un mundo de libertades invisibles. Se cargó de pena por los fatigados laberintos y un Aleph que no revelará sus misterios nunca más.

Llora Buenos Aires y llorará por siempre. ¡Borges ya no está!

Dante Roberto Salatino

mayo 21, 2016

Neuroartes

Luc Delannoy nació en Bélgica, es filósofo de formación y actual director del Instituto de Neuroartes, una red internacional de artistas, filósofos, científicos y profesionales de la salud mental con sede en México, cuyo propósito
es desarrollar programas formativos y preventivos de salud mental.

Una larga trayectoria como investigador y profesor invitado en varias universidades del mundo, lo han llevado a indagar sobre los horizontes de la mente y la conciencia humana. Se trata de un trabajo donde progresivamente ha ido tomando protagonismo el tema de la autonomía en pacientes que padecen trastornos neurológicos y mentales, sobre todo, Alzheimer. De este modo, Delannoy ha podido romper las barreras disciplinarias y combinar en un mismo paisaje los aportes de la neurología y la filosofía de la mente, con una perspectiva particular de la estética donde lo artístico tiene un rol vital.

He tenido el inmenso placer de departir muy agradables momentos con este profesional y su familia, que nos han visitado en Mendoza. Delannoy presentó una conferencia sobre los fundamentos de su programa de rehabilitación en el Departamento de Filosofía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo.

mayo 15, 2016

Una mañana en Trapiche

Una agradable mañana, hace ya varios años, me encontraba disfrutando de unas vacaciones en Trapiche (San Luis). Como acostumbraba habitualmente en casa, ese día me dispuse a desayunar muy temprano, mientras leía un libro de Filosofía. Mi habitual soledad en esas circunstancias se vio interrumpida por alguien, que al parecer, compartía mi desvelo. En tono afable, y pidiendo las disculpas pertinentes, hizo un comentario sobre el título del libro que estaba leyendo. Así conocí, casualmente, a un personaje inolvidable: Adolfo Ruiz Díaz, un intelectual brillante, amplio dominador de la literatura, la filosofía y las artes plásticas.

El recuerdo de aquel instante irrepetible de mi vida está motivado por un artículo publicado esta mañana por diario Los Andes sobre la muy nutrida biblioteca que Ruiz Díaz legó a las próximas generaciones.

Lamento no haber podido departir más tiempo con alguien tan sabio. En ese entonces, solo me dedicaba a mi Cardiología, y ni en sueños podía imaginar que estuve caminando toda la mañana, por la orilla de un sereno riacho junto a quien fue Decano de la Facultad de Filosofía de UNCuyo, en donde me doctoré en Lingüística 36 años después.

A propósito, busqué en los catálogos de Biblioteca de la FFL su libro: "Borges. Enigma y Clave". Inexplicablemente, no se conserva ni un solo volumen, y eso que fue por esta obra que el mismo Borges, dijo que él en realidad no existía, sino que era el invento de un profesor de Mendoza.

mayo 13, 2016

Una vida dedicada al Psicoanálisis


Con motivo de cumplirse el 160º aniversario del natalicio de Sigmund Freud el Freud Museum London ha hecho una exposición sobre su vida y su obra, he aquí el enlace.

mayo 06, 2016

El dueño de la aventura deseada

Hace 160 años nacía quien le cambió el significado a la palabra 'psiquis'. De ser la protagonista de un mito latino sobre una divinidad griega que representaba la personificación del alma, pasó a ser la referencia del aparato mental definido en contraste al cuerpo; pero además, como el reservorio de energías conflictivas y deseos disfrazados que delinean, en parte, el inconsciente individual.

Si bien el inconsciente no fue un descubrimiento de Freud, basándose en su infancia, nos enseño que estaba poblado de brumas, imágenes ilusorias, seres familiares y extraños, miedos y recuerdos que no conocíamos. Nos enseñó que tanto en la vida cotidiana a plena luz del día, como en los sueños o en franco estado de locura, los 'habitantes' del inconsciente se confunden y luchan entre sí por prevalecer; fuerzas reprimidas que no somos capaces de integrar a nuestras vidas y que pueden permanecer ocultas, hasta que un 'recuerdo' de la infancia, de esos que se grabaron en nuestra psiquis cuando transitábamos nuestra 'amnesia infantil', los trae a la palestra y los erige como amenazas peligrosas.

Freud fue quien nos mostró que esos recuerdos, los del inconsciente, deben provocar nuestra fascinación, porque en ellos está la clave de una aventura deseada por todos: el descubrimiento de nosotros mismos.

abril 23, 2016

Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor

Más allá de las posibles coincidencias en el día de fallecimiento de Miguel de Cervantes, del Inca Garcilaso de la Vega y de William Shakespeare, el 23 de abril fue establecido en 1995 por la UNESCO como el "Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor", como un homenaje al poeta y dramaturgo inglés, del que se cumplen hoy 400 años de su muerte, y al que Borges describiera como: "... el menos inglés de los poetas de Inglaterra".

Un libro es tanto el resultado de una inspiración como la fuente de inspiración para muchos, que convoca y transmite cultura, pero también sueños, algo que Shakespeare comprendió muy bien, ya que "... con inocencia y distracción escribió las obras maestras; las escribió, o dejó que su mano las escribiera, bajo el influjo de ese oscuro poder que Schopenhauer llamó la voluntad, y las antiguas mitologías la musa o el Espíritu Santo, y la de nuestros días la subconciencia. (Borges, Cuadernos Hispanoamericanos, 1964)

Leer un libro es la mejor manera que tenemos para aprender algo sobre nosotros mismos.

marzo 14, 2016

Una imaginación sin límites

"Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro"

El 14 de marzo de 1879, en Ulm, Württemberg, Alemania, nace el autor de estas y otras tantas frases cargadas de una simple, pero fina ironía, propia de una mente brillante.

Einstein no era un idiota cuando niño. Tendía a repetirse, pero no era disléxico como se afirma a menudo. Los compañeros de la escuela primaria se burlaban de él asignándole el mote "Biedermeier" (tonto), porque parecía aburrido. Aunque su madre Paulina escribía en agosto de 1886 que el niño, ahora de 7 años, era 'una vez más' el primero de la clase.

"Eres un chico inteligente, Einstein, muy inteligente" - le decía uno de sus profesores - "Pero tienes un gran defecto, nunca das nada por descontado". Un defecto, que sin lugar a dudas, fue su gran fortuna.

Estos pequeños pasajes de su niñez quizás sean suficientes para comprender por qué, en su juventud, fue incapaz de aceptar, sin críticas, una teoría elaborada por otro. Evidentemente, no era su naturaleza. Armado solo de su intelecto y de su 'experimento mental', Einstein fue insuperable en desbaratar una teoría usando, únicamente, su fuerza intelectual y su imaginación sin límites.

Desde adolescente imaginaba el viajar a la velocidad de la luz, e inclusive, el ir sentado al frente de una de sus ondas; preguntándose frecuentemente, ¿Cómo se verán las cosas cotidianas desde un lugar tan privilegiado, y en esas circunstancias? Ya desde entonces intuía que la luz se movía a una velocidad finita. Este, tal vez sea su primer 'experimento mental', que llevó a cabo mucho antes de haber completado sus estudios de física. Fue su imaginación quien le permitiera uno de sus más grandes triunfos.

(Fuente: Einstein secondo me di John Brockman)

febrero 20, 2016

La muerte no tiene apostillas

DESDE LA LEJANÍA DE UNA AVENTURA
Crecen en mí las ansias. Brotan en otros las dudas. Menguan, en fin, los días en los que
el camino se hace monótono y pesado. Pasan las horas, pero se quedan allí estáticas como patéticos marcos de referencia de un sin sentido.

No sé muy bien si esto que he emprendido es una aventura. Desconozco sus avatares; descreo de los relatos y mucho más de las pulcras descripciones de los tertulianos ocasionales que mi destino me ha impuesto, cuando, por razones atendibles me he encontrado en la rebotica de alguna fonda, a la vera del camino.

Mi sendero es azaroso, como lo es mi propia vida. Busco, sin encontrar aún, no más que una cala pequeña y tranquila, en donde anclar mi espíritu. Hasta ahora, nada de esto apareció; solo penumbras, borrascas y desasosiego; y así volvemos a donde comenzamos.

Prendado de un plenilunio majestuoso y apoyado en el marco de una modesta puerta, veo
pasar el camino que me trajo hasta aquí, y que a poco de dejarme olvidado, ha
desaparecido de mi vista; un denso y oscuro presagio lo atrapó.
¿Debo creer en esas señales? ¿Qué son las señales? ¿Un cambio anunciado? ¿Un
cambio que ya ocurrió? ¿Puro cambio?

¡Estoy confundido! Aunque no abatido por completo. Aún quedan en mí las ansias, y tal
vez, eso sea bueno, a pesar de los anuncios.

Debo haber dormido muy profundamente; supongo, como consecuencia de la resaca,
pero no porque esté pagando la deuda biológica contraída tras una borrachera; yo no
bebo, sino la sensación de ser una ola que trabajosamente se retira de la orilla, por la
presencia de obstinados riscos. ¡Así me sentía anoche cuando me quedé dormido, no sé
a qué hora!

Ya listo sobre mi cabalgadura, y habiendo encontrado de nuevo el camino (aunque me
parezca otro), enfrento otra travesía, con la esperanza puesta en que el casco de la
población cercana sea mi destino final.

Traspuesta la hondonada de un, en apariencia, curso de agua ausente, sigue una loma
pequeña coronada por el campanario de una iglesia, tan solitaria como yo. Más allá, un
puente de piedras enmohecidas, y como era de esperar, el río que lo justifica.

Algunas aldeanas que recogían agua o no sé que, en las orillas, prestaron especial
atención a mi ruidoso paso por el puente. No me queda claro si fue mi vistoso caballo con
su esmerado apero y su compasado y muy audible andar, el que concitó su interés, o si
fui yo, no por mi sugerente atractivo, sino por mi porte inevitable de forastero.

No soy muy bueno en eso de distinguir facciones a la distancia, pero en esta ocasión de
mi llegada a este ‘prometedor’ pueblo, divisé de entre las aldeanas, una que, tras las
ondas de su larga cabellera, seguramente escondía, o más bien disimulaba, una profunda
y sincera mirada.

Cercana ya la posada, en donde, tal vez, pase la siguiente noche, pega un respingo mi
caballo, al que no atino en asignarle causa. Miro y miro en derredor sin que se desvele el motivo de semejante sobresalto. De pronto, y ante mi sorpresa, allí está de vuelta; ella, la de la cabellera ondeada y la mirada oculta. Sencillo atuendo de inmaculado blanco, de tejido hecho, lucía una capa, y una sonrisa muy tenue enmarcaba su rostro y achicaba sus ojos, como la leve brisa que entorna una puerta.

No es la primera mujer que conozco, por supuesto, ni tampoco la más bella; pero aquella
adorable criatura arrasó con todas mis defensas, con todos mis argumentos, con todas
mis ideas. Sus destellos, como una flor hecha de metal precioso, me deslumbraron; y no
me importó más el entorno y no escuché si alguien me hablaba, ni siquiera intenté
apearme del caballo, ni a ubicarme al resguardo para evitar la persistente lluvia que se
había desatado.

La noche llegó antes de lo esperado; el denso plomo de las nubes era más intenso que
los ensordecedores ruidos que arrastraban tras sus colas, los relámpagos. Cuando vine a
cobrar plena consciencia, me encontraba esperando, sentado ante una tosca mesa, algo
que seguramente le había demandado al posadero.

...

Estos son los primeros párrafos de lo que, tal vez, algún día sea un libro completo, y que fueran inspirados, en gran parte, por la mágica visión medieval de Umberto Eco. No es que haya intentado emular al maestro, lo cual es imposible para mí, sino que me dejé llevar luego de haber leído buena parte de su obra.

El primer libro suyo que leí fue 'Cómo se hace una tesis', cuando volaba en mi cabeza la remota posibilidad de pertenecer a la Academia. No sé muy bien qué fue lo que me empujó al abordaje de la Lingüística desde un punto de vista semiótico, pero en buena hora porque esto puso en mis manos toda la obra lingüística de Eco y las delicias de sus otros escritos.

Aunque todo lo que leí de él me pareció brillante, agudo, meditado y preciso, 'El nombre de la rosa' se lleva todos los laureles. Es que esta novela histórica situada en el rebullente entorno religioso del S. XIV, que en principio pone sobre el tapete la doctrina de la pobreza apostólica defendida, entre otros, por el franciscano Guillermo de Ockham, me subyugó, aunque, como le sucedió a la mayoría de los que la leyeron, y más aún, si solo vieron la película protagonizada por Sean Connery, me quedaron pendientes gran cantidad de explicaciones y algunas cosas, directamente, pasadas por alto. Por suerte, años después publicó sus famosas 'Apostillas' que me hicieron comprender todas estas omisiones, aunque sin desvelar sus misterios mejor guardados.

Por desgracia, su muerte ocurrida ayer, no tiene apostillas.