septiembre 30, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 353)

Cuaderno XV (páginas 2123 a 2128)

(En el capítulo de hoy continuamos con el análisis del Autismo desde la Lógica Transcursiva)

Los cambios descritos en el capítulo anterior configuran un patrón en donde un cambio interno termina relacionado a un cambio externo mediante otro cambio interno (patrón: ∇∇V); en donde, la primera instancia del cambio interno (V0S) se constituirá en el sujeto objetivo (SO) , el cambio externo (V2), aquel que aporta para saldar la necesidad vital, reemplazará al objeto objetivo (OO) y la segunda instancia del cambio interno (V0V), reemplazará a la acción específica, actuando como un medio de interrelacionar los dos cambios anteriores, y es el que pondrá en funcionamiento el reflejo de succión, el llanto y posteriormente, actos más complejos, es decir, reemplazará al cambio objetivo (VO) que habitualmente relaciona sujeto y objeto.

En la ‘célula psíquica’, igual que en la biológica, tenemos: a) un ‘ADN psíquico nuclear’ de características lineales sobre el que se emplaza la memoria estructural o la historia del sujeto, sustentada en el subjetivón, esa manera de ‘ver la realidad’ subjetiva [El subjetivón representa la manera en que un sujeto ‘ve’ su realidad. En este sentido y para comprender mejor el concepto, podemos decir que el subjetivón es la menor expresión geométrico-funcional capaz de hacer evidentes las interrelaciones que existen en la realidad subjetiva entre sujeto y objeto, mediadas por un cambio o transformación. Así, de una manera burda, se puede decir que lo relacionado con el objeto es contemplado por algo parecido a una geometría descriptiva, es decir, lo que se ve de un cuerpo tridimensional representado en dos dimensiones a la escala correspondiente. Lo relacionado con el cambio o transfor- mación se puede asimilar a una geometría proyectiva, o sea, la modificación que sufre un cuerpo tridimensional cuando es observado desde un determinado punto (perspectiva) y que llevado al plano, coincide con lo aparente del nivel anterior. Finalmente, lo relacionado al sujeto se lo puede equiparar a una topología geométrica, esto es, a una caracterización de todo aquello que ligado al objeto aparente no se puede ver por estar en una cuarta dimensión, pero que representa la relación entre las dimensiones visibles (2D y 3D) y la cuarta dimensión no evidenciable. Si quisiéramos extender las comparaciones, podríamos decir que en un subjetivón está la posibilidad de contener todos los aspectos de un verdadero lenguaje natural, es decir, sus aspectos sintácticos (lo descriptivo) y patrimonio del sistema real bio-externo; sus aspectos semánticos (lo topológico) que radican en el sistema real psico-interno, y sus aspectos pragmáticos (lo proyectivo) que son los que quedan en evidencia en el sistema real socio-cultural. Lo descriptivo es la teoría que fundamenta lo proyectivo, o sea, las medidas que dan sustento a las proporciones, lo que se ve; mientras que lo topológico da sentido a la relación anterior aportando a lo que no es evidente] que nuestra madre nos hereda, y que se encuentra regida por el tiempo externo o cronológico, y b) un ‘ADN psíquico extranuclear’ que está alojado en una organela (el equivalente transcursivo de la mitocondria biológica), que tiene la capacidad de retener lo que sucede en el entorno a lo largo de algo más de 100 segundos (1.7 minutos), en 4096 espiras dispuestas en una estructura bicatenaria [Estructura dispuesta en dos cadenas opuestas y complementarias] circular, sin extremos. Esta estructura representa la memoria transitoria, la que está regida por el tiempo interno o cíclico, además de ser en donde se aloja el subjetivón materno.

Tanto el núcleo como la organela llegan a tener una disposición idéntica, la del subjetivón, lo que asegura la coherencia de lo que se traslada desde la memoria transitoria a la memoria estructural y viceversa. Cuando se agregan más organelas como sucede, por un lado, cuando alguna lengua tiene características propias que obligan a mantener una o varias disposiciones alternativas asociadas al subjetivón original, como sucede en menos del 10% de las lenguas conocidas, en donde se debe considerar, entre otros aspectos, un orden de las palabras más o menos libre; y por otro lado, cuando se aprende una segunda lengua. En ambos casos las organelas tienen una disposición distinta al subjetivón de base.

Una célula biológica humana puede contener entre 100 y 10000 mitocondrias y si seguimos con las equivalencias y considerando que una lengua, para ser manejada con soltura no solo debe ser aprendida, sino vivida, es que deberemos tener la capacidad de operarla al menos por un día entero. Las 24hs de cada lengua segunda ocuparía alrededor de 844 organelas. Es decir, que con la disponibilidad asignada para estos menesteres, debería poderse manejar sin mayores dificultades, al menos, 24hs de 12 lenguas distintas a la materna.

Algunos datos adicionales sobre el ADN mitocondrial: cuando la célula se divide, las mitocondrias se reproducen con independencia del núcleo. Las dos hijas que se originan luego de la división reciben, cada una, la mitad de las mitocondrias. El cigoto formado luego de la fecundación recibe solo las mitocondrias de la madre, con lo que se crea un árbol familiar que no se ve afectado por la recombinación de genes que tiene lugar entre el padre y la madre. El ADN mitocondrial es 10 a 20 veces más vulnerable a sufrir mutaciones espontáneas, que el ADN nuclear.

En el caso del trastorno autista la organela que acompaña naturalmente al núcleo sufre una mutación, probablemente por el injerto de ‘ADN psíquico paterno’. Biológicamente, las mitocondrias humanas se heredan a través del ADN materno, o sea, el ADN extranuclear de cualquier célula humana es idéntico al de la madre, por eso y aceptando las analogías, la organela que acompaña al núcleo es quien recibe el subjetivón materno para definir la lengua materna universal a seguir por el hijo. El ADN mitocondrial humano sigue la vía materna porque las únicas mitocondrias que son heredadas a los hijos son las que tiene el óvulo, ya que el espermatozoide las tiene en su cola, para darle la energía necesaria para movilizarse. Cuando el espermatozoide fecunda el óvulo penetra solo su cabeza, perdiéndose su cola y con ella sus mitocondrias. Sin embargo se ha demostrado que en algunas ocasiones algunas mitocondrias del espermatozoide pueden ingresar al óvulo. (Baron-Cohen, 2004, p.  39)

La ‘organela psíquica paterna’ tiene una disposición muy primitiva, pues en ella se proyecta solo el patrón de cambios primigenios, pero alterados. La alteración aludida es la misma ya referida anteriormente como PAF psíquico del autista y pueden expresarse en cualquiera de sus tres variantes: ∇∇V, V∇∇, ∇V∇, según corresponda. La organela paterna anómala reacciona con el subjetivón transmitido por la madre y se origina así una única organela mutante que contendrá a partir de aquí, el patrón que representará la lengua materna universal y desde donde se desarrollará el lenguaje natural del niño autista.

Este patrón alterado es siempre el mismo: O∇O, en cualquier niño autista y no importando la variante de subjetivón aportada por la madre, según se puede ver en la figura 2.


Fig. 2 Mutación en el Espectro Autista

El patrón O∇O, es decir, un lenguaje universal en donde dos objetos son relacionados mediante un cambio interno, dará origen a posteriori, a una estructura psíquica muy particular y por ende al lenguaje natural correspondiente.

Vamos a caracterizar, desde la LT, la dinámica psíquica de los niños del EA.

Según vimos anteriormente, el PAF genérico autista, presenta variaciones importantes con respecto a lo que se observa habitualmente. Estas modificaciones, no solo son estructurales, sino que inciden directamente en la función psíquica, es decir, en su pensamiento.
De acuerdo al PAF descrito, podemos disponer los elementos que constituyen un PAU autista, esto es, el lenguaje universal (LU) que rige su vida psíquica, o lo que es lo mismo, la unidad lógica que tendría que relacionar su biología y lo social, con lo psíquico. (figura 3)


Fig. 3 PAU del Espectro Autista

Como se observa en la figura, el PAU del espectro autista está integrado, como habitualmente, por una triada superficial dextrógira (V0S-V0V-V2), y una triada profunda levógira (V0S-V3-V2), y también como ocurre en un PAU habitual, la operación de composición superficial es XOR, y a nivel profundo es la equivalencia (≣).

La aplicación cíclica de las operaciones anteriores a los niveles respectivos y a los elementos pertinentes, responde a las leyes de la LT, como muestra la figura.

Si tenemos en cuenta, no los cambios ingénitos, sino los elementos concretos que entran en juego, vemos que el núcleo del subjetivón autista es O∇O, es decir, dos objetos (de los cuales uno es el propio sujeto) relacionados por un cambio interno.

Si O∇O es el núcleo de la célula psíquica del EA, su gameta será SVS. (figura 4)


Fig. 4 Subjetivón del Espectro Autista

Es importante resaltar que tanto el núcleo del subjetivón, como la organela, es decir, donde se aloja la mutación del subjetivón materno, son idénticos; igual que en cualquier psiquis que no tenga las características del EA.

Este subjetivón autista no admite más organelas que la resultante de la mutación ya señalada, por lo tanto estos niños tienen vedada la posibilidad de aprender otra lengua que no sea la materna, y aún esta, a veces, con muchas deficiencias e inclusive, no aprenderla jamás, como sucede en el 25% de los niños incluidos en el EA.

Cuando se estructura la psiquis, como ya señaláramos en otros trabajos, el núcleo del subjetivón constituye el ‘molde’ desde el cual se formarán las ideas, la base de la historia del sujeto; y desde la gameta, se guiará, entre otras cosas, la funcionalización de esa idea, esto es, se formará el pensamiento.

Si se observa la disposición de la gameta en el subjetivón autista, se verá que está formada por dos sujetos relacionados mediante un cambio externo [Se debe tener en cuenta que la gameta, transcursivamente, es la negación clásica del núcleo]. Esta disposición es idéntica a la que planteáramos en otro trabajo (Salatino, 2009, p. 257), como característica de un ‘lenguaje formal’, o sea, no natural, y que responde a la lógica binaria del pensamiento lógico [El mismo sustento propuesto para el discurso científico. (Salatino, 2009)]. Aquí, tal vez, esté la explicación de por qué, algunos niños del EA, más específicamente, varios de los que presentan el síndrome de Asperger, muestran algunas características que los hacen aparecer como ‘superdotados’ o muy inteligentes. También, en cierta medida, explicaría la evidente falta de relación que tiene el pensamiento autista con la realidad.

Una vez analizadas las características básicas que identifican la estructura y función de la psiquis de los niños incluidos en el EA, vamos a dar fundamento a los hallazgos clínicos, en las áreas del aprendizaje y de la comunicación.

[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!

septiembre 29, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 352)

Cuaderno XV (páginas 2117 a 2122)

(En este capítulo veremos un trabajo que escribí el 30/7/2012, pero que nunca publiqué, salvo en Internet. Se trata de un análisis de la psiquis del autista desde la Lógica Transcursiva)


Estructuración y funcionamiento de la psiquis del autista

Las manifestaciones más importantes que caracterizan al niño autista, no derivan de una patología sino de una disposición psíquica distinta.

La psiquis del autista presenta, según lo ve la lógica transcursiva (LT), marcadas modificaciones con respecto a lo que se propone como una psiquis estándar. Tales modificaciones tienen un origen genético y por lo tanto son congénitas, dado lo cual, hagamos lo que hagamos, nunca lograremos modificarla. Por esta última razón, todas las ‘terapias’ utilizadas para ‘corregir’ esta ‘patología’, tienen en el fondo algún grado de desatino.

El niño autista, literalmente, ‘vive en otro mundo’. Otra es la realidad subjetiva que lo sostiene, otras y muy distintas son sus prioridades vitales, y diferentes serán entonces, los aportes que requiera desde medio circundante.

Para el autista el mundo social no existe, y esto es muy importante que se tenga en cuenta, porque de esa manera se comprenderá mejor, por ejemplo, por qué tienen en general, tantos problemas con el lenguaje.

Todos los programas de ayuda [Prefiero llamarlos así en vez de ‘terapias’, pues de esta manera se está más en concordancia con su posible etiología.] que se establezcan como aptos para tratar con estos niños, deberían contemplar en su base, técnicas de reinserción social estructuradas sobre sus reales necesidades y no, como la mayoría de ellos, tratando de ‘aportar’ supuestas soluciones pragmáticas para el uso correcto del lenguaje y de una manera derivada, una ‘mejor’ estructuración de su pensamiento. Esto último responde a los prejuicios sobre los que se basan las ciencias cognitivas, que son el marco de referencia actual para la mayoría de las instituciones que se dedican a ayudar a los autistas.

Por tanto, no vamos a considerar el presunto rol que tienen las cogniciones en el procesamiento de información, ni tampoco vamos a adherir a uno de los axiomas mayores de las ciencias cognitivas, el que afirma: los procesos cognitivos (ideas, creencias, reglas) traducen los hechos externos e internos en representaciones o estructuras de significado (Chappa, 2003, p. 98).

En este trabajo vamos a mostrar un posible origen de la ‘asocialidad’ autista, por llamarle de alguna manera. Aunque siendo rigurosos, un autista no es ‘asocial’ en el sentido estricto del término, ya que ‘asocial’ es un individuo (o sujeto social) que no se identifica de modo consciente (intencionado) con el grupo social en el que está inmerso. El autista en cambio, nunca llega a ser un individuo, es decir, jamás llega a convertirse en un sujeto social; su individualidad es una pura subjetividad y como tal, tiene cercenada de raíz la posibilidad de identificación con su grupo.

Un autista tampoco padece de anomia [No confundir con el desorden neuropsicológico que afecta a algunos afásicos, caracterizado por la dificultad para recordar el nombre de las cosas.], vale decir, de un comportamiento social inadecuado por no observar las normas establecidas. Para el autista, las normas sociales carecen de sentido y el verdadero motivo de esto lo debemos buscar en las causas que conducen a su aparente ‘anestesia afectiva’, ya que el afecto es el único medio socializador del ser humano.

Como ya hemos visto en otros trabajos (Salatino, 2009, 2012), a nivel fundamental, la estructuración psíquica se basa en la administración del cambio. Es bien conocida la marcada resistencia al cambio que evidencian todos los niños con trastornos autistas. Dado que hemos propuesto que la psiquis del autista no es anormal sino distinta, es claro entonces, que el cambio NO ES lo que relaciona sujeto y objeto en su psiquis. Consecuencia directa de lo anterior es su manifiesta dificultad en el aprendizaje de las normas socio-culturales que están dispuestas según la mayoría dominante, es decir, no le es posible caracterizar los cambios que asedian su psiquis. Luego, la clave está en poder determinar qué es lo que liga los constituyentes básicos de su psiquis , es decir, sujeto y objeto. O mejor aún ¿Son sujeto y objeto los elementos que estructuran su psiquis? ¿oOsolo maneja objetos relacionados no por el cambio, sino por las ligaduras estáticas percibidas entre ellos en una primera instancia? Si esto fuera así, evidentemente sus PAF deberían tener otra disposición y ni que hablar de su memoria estructural.

Comencemos por el PAF psíquico. Es evidente que al no acusar recibo del cambio externo dada su aparente indiferencia perceptiva, la única manifestación que promueve la evolución de la estructura psíquica es el cambio interno. Para aclarar lo anterior, veamos la parte izquierda de la figura 1, allí se puede ver la diferenciación del cambio original que estructura habitualmente a la psiquis, y la relación existente entre un cambio somático que genera una urgencia vital (V1), un cambio externo que aporta para corregir el desequilibrio anterior (V2), y por último, un cambio representado por una acción específica como respuesta al cambio externo (V3). Todo lo anterior es a nivel superficial; a nivel profundo, existe parte del cambio original (V0), que cumple la función de ligar y funcionalizar a los demás cambios, es decir, que no se hace evidente salvo por sus inconfundibles manifestaciones que en la superficie, posibilitan la alternancia entre los otros cambios o el predominio de uno sobre otro. En la realidad subjetiva habitual, todo surge de la conjunción entre un deseo y una necesidad, aquí es como si el deseo no existiera, es decir, no se evidencia en la superficie el recuerdo de una vivencia de satisfacción (V1), esto es, no surge el impulso voluntario no heredado que mueve a vivir, solo se hace presente una necesidad o ese impulso involuntario y heredado útil para conservar la vida (V0).



Fig. 1 Estructuración psíquica del autista 
Referencias: V1 = Displacer/Placer - V2 = Cambio externo - V3 = Acción específica (respuesta que capitaliza el cambio externo) - V0 = Cambio inmutable (motor oculto) - V0S / V0V = Cambio interno evertido.

Dado lo anterior, el PAF psíquico queda estructurado de la siguiente forma (parte derecha de la figura 1): la desaparición aparente de V1 es cubierta por una de las instancias en que se desdobla el cambio profundo (V0) que ahora pasa a ser superficial y evidente: V0S. La otra instancia (V0V) ahora reemplaza a V3 que se ha hecho profundo y que es quien representa habitualmente la respuesta específica para vehiculizar el cambio externo, aquel que aparece como auxilio para cubrir la necesidad vital. El cambio externo en sí (V2) no se modifica.

[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!

septiembre 28, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 351)

Cuaderno XV (páginas 2109 a 2116)

(Hoy veremos un aporte importante para el libro de Psicolingüística que voy a escribir basado en mi Tesis Doctoral. Se trata de la propuesta de un modelo de producción del lenguaje (18/4/2012))

PROPUESTA DE UN MODELO DE PRODUCCIÓN

Si bien, como ya adelantáramos, a diferencia del lenguaje convencional, no existe una producción en tanto tal del lenguaje natural humano, en este punto vamos a sugerir un modelo de producción del lenguaje convencional a punto de partida del ‘empalme’ con el lenguaje natural, es decir, cómo es que uno se ‘transforma’ en el otro.


UN MODELO DE PRODUCCIÓN
Referencias: LU = lenguaje universal - LMU = lengua materna universal - LMC = lengua materna convencional
LC = lenguaje cotidiano - SVO = subjetivón - LMN = lengua materna natural - PAF = patrón de acción fijo

Podemos observar en la figura anterior que el modelo propuesto cubre dos aspectos bien diferenciados. Por un lado, trata con el dominio de la palabra psíquica, es decir, lo cognitivo y por tanto de naturaleza mayormente inconsciente; y por otro, con el dominio de la palabra convencional, en donde impera la voluntad consciente.

Por otro lado, el modelo puede dividirse en tres fases específicas:
1). Fase semiótica o del sentido que abarca en su totalidad el dominio cognitivo.

El dominio volitivo o del significado, a su vez se divide en:
2). Fase semántica o la del significado literal o de aquello de lo que se habla.
3). Fase pragmática o la del significado real o de aquello que se quiere decir.

La fase semiótica esta condicionada por la Lógica Transcursiva, mientras que la fase semántica lo está por la lógica formal de la enunciación; finalmente, la fase pragmática se ajusta a los designios de la lógica informal de la argumentación. Estas ataduras lógicas hacen que la fase semiótica oficie de continente de las otras dos, que constituyen su contenido ocasional frente a una situación comunicativa determinada.

El único residente en la fase semiótica es el sujeto. La fase semántica está habitada por el individuo y la fase pragmática por el grupo. Por tanto, el objetivo a controlar por la fase semiótica es la vida (biológica, psíquica y social); la fase semántica tiene a su cargo las relaciones del individuo con el entorno, quedando para la fase pragmática, el control de las relaciones con los otros, esto es, con la sociedad.

La fase semiótica es contextura dependiente, en cambio, la fase semántica es dependiente del co-texto o contexto lingüístico, mientras que la fase pragmática es contexto dependiente.

La lengua materna universal, aquella que deriva del lenguaje universal es la rectora de la fase semiótica. La gramática, representada por la lengua materna convencional, dicta las reglas del ‘buen hablar’ que institucionalizan la fase semántica, y las normas comunicacionales puestas en evidencia mediante el lenguaje cotidiano en sus diversos géneros, rigen la fase pragmática.

El modelo muestra cómo se elabora la palabra (fase semiótica) y una vez elaborada, cómo se proyecta en una acción estratégica (fase semántica) con el fin de obtener un resultado táctico. En otros términos, qué hay que hacer para convivir, o sea, para seguir vivos socialmente a través del reconocimiento de los demás; cuestión esta que aunque depende de nuestra conducta está fuertemente condicionada por cómo nos comuniquemos con el otro, algo que como ya sabemos, queda completamente expresado, por ejemplo, en la cortesía.

El mecanismo específico propuesto en este modelo comienza con la percepción, ya sea de una proferencia o acto de emisión realizado por otro, al cual tenemos que contestar, o la percepción de una situación comunicativa que requiera de nuestra intervención como hablantes. Esta percepción que se encuentra restringida por el subjetivón heredado de nuestra madre, es decir, por su forma de ‘ver’ la realidad subjetiva, genera en primer lugar, una estructura psíquica acorde y ajustada al tiempo cronológico, representada por una idea, y en segundo lugar, da lugar a la constitución de una estructura cognitiva base: la especie.

La especie, bajo la estricta vigilancia de la lengua materna universal, representada por el subjetivón, permite la elaboración de la lengua materna natural. Por otro lado, la idea, lo estructural, se funcionaliza dando lugar al pensamiento, el que ajustándose a lo establecido por la lengua materna natural, confluye sobre las estructuras corticales para dejar establecido el depurado mecanismo que permitirá preparar todo lo necesario para la emisión de la palabra. Este mecanismo, una vez adecuado a la emisión deseada, se semiautomatiza para poder ser usado cuando haya que utilizar palabras semejantes en cuanto a su significado, aquel que fuimos adquiriendo por imitación de nuestros mayores. A este mecanismo lo hemos llamado PAF glosokinético.

El apelativo de glosokinético asignado al PAF que sirve de empalme entre la lengua materna natural y la lengua materna convencional, es cuasi-inapropiado, pues el significado etimológico hace referencia a los movimientos de la lengua y lo cierto es que menos del 10% de la comunicación se hace con palabras. Casi un 40% se transmite a través de las inflexiones de la voz, y alrededor del 50% restante, por medio del lenguaje corporal, que incluye: las posturas, los gestos, los movimientos de las manos, de los ojos y aún los movimientos respiratorios. Por las razones anteriores, aquí, el término glosokinético incluye todo lo anterior y así puede representar el engarce del sujeto social (el individuo) dentro de su rol personal, lo cual le indica: cómo, cuándo y dónde hablar, dando cumplimiento a la función de la fase semántica de este modelo.

Finalmente, ingresando en la fase pragmática, la persona o actor social adoptando su rol social, adecua su comunicación según una determinada intención que lleva como propósito el lograr un determinado efecto en su interlocutor, o sea, una justificación del para qué decir.

La procedencia del modelo presentado se corrobora, si se tiene en cuenta que podemos con él apoyar la sugerencia de Platón, la cual asevera con otros términos, que no es lo mismo tener algo que decir, que tener que decir algo. Con este modelo es posible tanto definir el ‘tener algo que decir’ como producto de una integración estratégico-táctica de lo dicho, como el dicho sin fundamentos, que surge espontáneamente sin ninguna intencionalidad, y todo esto sin tener que apelar a implicaciones o implicaturas que carecen absolutamente de respaldo en la realidad subjetiva.

¡Nos vemos mañana!

septiembre 27, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 350)

Cuaderno XV (páginas 2103 a 2108)

(En este capítulo abordaremos la especie, pero desde el punto de vista psíquico)

LA ESPECIE

La especie representa la base estructural de todo proceso psíquico y como tal es fundamental en el fenómeno comprensivo, esto es, en la posterior formación del pensamiento teórico o abstracto.


La figura adjunta nos muestra la ‘intimidad anatómica’ de una especie, en donde se pueden apreciar las interrelaciones que ostentan las contexturas del sujeto y del objeto, ya sea superficialmente, mediante la unión (⋃ = disyunción) de las diferencias que llamamos clase o transformación aparente de origen ontogenético, como ya veremos; o a nivel profundo, a través de separación (∩ = conjunción) de las semejanzas que se conoce aquí como categoría o transformación oculta, de origen filogenético.




Es importante aclarar los términos utilizados. La categoría transcursiva no es ni la aristotélica forma del pensamiento que reproduce algo que ocurre en la realidad objetiva, ni los conceptos puros del entendimiento kantiano, ni alguna de las tres categorías ontológicas de Peirce, ni tampoco las de Hegel, sino la base del sentido en la realidad subjetiva.

Por su parte, la clase transcursiva no es un conjunto de cosas que comparten alguna propiedad, sino todo lo contrario, es la unión de distintos objetos que difieren en algún aspecto.
Por tanto la especie no es un concepto, es decir, no es una representación intelectual de un objeto que pretende diferenciarse de lo sentido, lo percibido, lo imaginado o lo recordado, sino que es todo eso. Tampoco es un acto mental que podamos expresar mediante el lenguaje convencional, sino que es el núcleo del lenguaje universal que engarza toda la realidad subjetiva. De alguna manera la especie integra en su seno, las propuestas de Aristóteles, de Hegel y de Günther [Gothard Günther fue quien inició el estudio de los fenómenos subjetivos mediante una lógica transclásica, basada en la lógica de Hegel, a la que modificó], a la hecha por la Lógica Transcursiva, como se puede ver en la figura adjunta, en donde, el color verde representa lo objetivo, el color azul lo subjetivo, mientras que los colores ciano/rojo representa al cambio o transformación.

La figura anterior nos dice que Aristóteles no nos está señalando la relación que hay entre sujeto y objeto, sino la contraposición excluyente que existe, en apariencia, entre lo general (tesis) y lo particular (antítesis), en donde lo uno es la negación de lo otro; es decir, escasamente nos da un bosquejo del cambio que liga sujeto y objeto.

Hegel, sintetiza lo general y lo particular en lo individual, evitando la contraposición al considerar los opuestos como parte de un todo. Günther, modificando a Hegel, propone una transformación del individual al demostrar que de alguna manera sigue respetando las leyes de la lógica aristotélica, esto es, que no nos dice nada sobre la relación entre sujeto y objeto. Así, distribuyendo en tres distintas contexturas, al sujeto y al objeto; coliga subjetividad con una policontexturalidad heterárquica; vale decir, sujeto y objeto se encontrarían distribuidos en distintos ‘mundos’ que operan simultáneamente, ligados por la subjetividad que radica en su propia contextura. Esto alcanza solo a bocetar lo objetivo y superficial de la interrelación entre sujeto y objeto.

La Lógica Transcursiva (Salatino), en fin, modificando la propuesta de Günther, establece una cuarta contextura que operando en un nivel no aparente, contempla una disposición diferente (o diátesis) de ese individual, que en la apariencia amalgama las diferencias entre lo general y lo particular y que Günther toma como representante de la subjetividad, pero que en sí mismo, carece de sentido.

El sentido de toda la estructura lógica superficial propuesta por Günther es adquirido solo luego de una nueva separación no aparente de los componentes de lo individual, para que al recomponerlos, puedan alcanzar su propia identidad y definir sin ambages la verdadera relación que los liga. La diferencia sustancial entre la lógica de Günther y la Lógica Transcursiva es que esta última establece un funcionamiento heterárquico (simultáneo) de un nivel superficial y un nivel profundo, vale decir, define la subjetividad constatando la relación profunda que existe entre sujeto y objeto. Günther, como todos sus antecesores, propone solo un funcionamiento en la superficie, en la apariencia.

La comprensión, que como fenómeno psíquico expresa el imperio del pensamiento teórico o abstracto, surge cuando la especie que acabamos de caracterizar, permite proyectar la estructura psíquica residente en una idea, a la función que representa el pensamiento, o sea, cuando el signo proveniente de lo percibido y luego de ser interpretado, adquiere sentido y se transforma en un símbolo, ese que a posteriori podrá ser expresado bajo dos vertientes: la del lenguaje natural, mediante lo no verbal de la comunicación afectiva o lo verbal afectivo de la ironía y la cortesía, y la del lenguaje cotidiano, que verbalmente se manifiesta mediante el símbolo habitual despojado de afecto y representante de una mera convención o regla.

La especie surge cuando el desarrollo de un PAU (bidimensional - 2D) logra una serie de tres unidades compuestas que integran en sí, un aspecto superficial y su opuesto profundo correspondiente: Sᶳ/Oᵖ, Vᶳ/Vᵖ, y Oᶳ/Sᵖ, según ya vimos. Estas unidades le confieren a la estructura básica un aspecto tridimensional (3D) al agregarle profundidad, por escisión y separación de las dos tríadas (superficial y profunda) del PAU; por eso los códigos binarios respectivos (001, 011, 010 - superficiales; 110, 100, 101 - profundos), en donde un 0 antepuesto a las monocontexturas (00, 01, 10, 11) denota su condición de superficial (0 = falso o aparente), mientras que el anteponer un 1 (verdadero o real) indica la condición de profunda. Esta simple operación de codificación permite asignarles, a cada uno de los componentes de las unidades, un color determinado, de acuerdo al formato RGB [RGB (del inglés Red, Green, Blue; en español, rojo, verde, azul): es la composición del color en términos de la intensidad de los colores primarios de la luz.]. (figura siguiente)


Referencias: SS = sujeto superficial - OS = objeto superficial - VS = cambio superficial - SP = sujeto profundo OP = objeto profundo - VP = cambio profundo - 000-111 = código binario de los colores - x1, x2, x3 = ejes aparentes de la realidad subjetiva (qué, cómo, cuándo) - S = sujeto - O = objeto - V = cambio aparente - = cambio oculto - 00, 01, 10, 11 = contexturas - PAU = patrón autónomo universal

Los colores asignados a la estructura adjunta nos permiten descifrar sus aspectos lógicos; así, el color rojo que representa el cambio profundo (Vᵖ), nos dice lo que el Oᵖ (amarillo) y el Sᵖ (magenta), tienen en común; en efecto, amarillo, según el modelo RGB, es igual a verde + rojo; mientras que magenta = rojo + azul; en consecuencia, el Vᵖ nos dice acerca de lo que lo azul (sujeto) y lo verde (objeto) tienen en común que los separa. A esta conjunción, en Lógica Transcursiva (LT), se la llama categoría.
El color ciano del cambio superficial (Vᶳ) nos dice sobre las diferencias que tienen azul (sujeto) y verde (objeto) que los unen en la apariencia. A esta disyunción, en LT, se la llama clase.

Cuando las relaciones entre S y O están dadas tal como lo hemos descrito hasta ahora, en LT decimos que tenemos formada, a nivel psíquico, una especie, la cual constituye la piedra fundamental de todo lo psíquico, o en donde la realidad subjetiva comienza a tener sentido. Corroboramos que hemos alcanzado una unidad compuesta, en la especie, cuando se obtiene el color blanco [El color blanco, en el modelo RGB, es el producto de la suma de los colores primarios y secundarios o complementarios respectivos. Así: azul (001) + amarillo (110) = blanco (111); verde (010) + magenta (101) = blanco (111); y rojo (100) + ciano (011) = blanco (111).] como producto del ciclado simultáneo (heterárquico) absoluto [Aquí, la simultaneidad es absoluta porque se despliega en la apariencia de un universo tridimensional. Podríamos decir que se comporta de una manera newtoniana, ya que opera como si se tratara de una conversión de un espacio en un determinado tiempo. Se tarda un determinado tiempo en recorrer un determinado espacio.] y en sentidos opuestos, del nivel superficial y el nivel profundo.

Los códigos binarios de la figura anterior se refieren a la individualización de cada continente y surgen del color asignado a cada uno. Estos códigos sirven para dejar constancia cuándo se alcanza una unidad compuesta, o sea, cuándo son alcanzados en forma simultánea un elemento superficial y su contraparte profunda; esta es una de las formas que tiene la LT para mostrarnos, por ejemplo, un posible mecanismo de formación de la estructura psíquica. Se puede observar en la misma figura, hacia la izquierda, en una proyección bidimensional de la especie, la unidad lógica que constituye su núcleo fundamental, el PAU (patrón autónomo universal).

¡Nos vemos mañana!

septiembre 26, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 349)

Cuaderno XV (páginas 2097 a 2102)

(Hoy comenzamos a tratar el tema de las especies, según lo ve la Lógica Transcursiva)

En la Lógica Transcursiva, el término especie, no tiene la misma connotación que en Taxonomía, en donde se denomina especie (del latín species), o más exactamente especie biológica, a cada uno de los grupos en que se dividen los géneros. Una especie es la unidad básica de la clasificación biológica. Para su denominación se utiliza la nomenclatura binomial, es decir, cada especie queda inequívocamente definida con dos palabras, por ejemplo, Homo sapiens, la especie humana.

Aquí, el término especie se utiliza para reemplazar al de categoría, utilizado por la lógica tradicional y por ende por la Filosofía, en donde representa una de las nociones más abstractas y generales por las cuales las entidades son reconocidas, diferenciadas y clasificadas. Mediante las categorías se pretende una clasificación jerárquica de las entidades del mundo. Entidades muy parecidas y con características comunes formarán una categoría, y a su vez varias categorías con características afines formarán una categoría superior. Este cambio obedece a que se conciben las categorías como reflejo de las propiedades generales de los fenómenos objetivos; y como la Lógica Transcursiva trata, no de la realidad objetiva, sino de la realidad subjetiva, necesariamente debe disponer de 'algo' que permita definir la estructura de esta subjetividad. La categoría tradicional no sirve para ello, ya que es un constructo teórico que carece de estructura, y no tiene ninguna representación real concreta.

Desde la Lógica Transcursiva (LT), las especies son enfocadas desde dos puntos de vista: ontológico y psíquico. El ontológico, que es por el que comenzaremos, pretende mostrar cuáles son los elementos que componen la realidad subjetiva y que están disponibles para ser percibidos por un sujeto, como un hecho determinado, desde el sistema real socio-cultural.

El psíquico, en cambio, permite ver cómo esas 'especies externas', por llamarlas de alguna manera, impactan en la estructura psíquica y ayudan a formarla, para luego dar origen a su funcionamiento.

ESPECIES ONTOLÓGICAS E IDENTIDADES

A modo de las sustancias primeras aristotélicas (Aristóteles 2007, Libro VII, Capítulo Tercero, pp. 212 y ss.), S y O, de acuerdo a la LT, ofrecen al sistema bio-externo para ser percibido, una gradación en su interrelación según una proporción determinada. Esta gradación da lugar a su vez a distintos sistemas identificados con un grado de complementariedad definido, es decir, un índice que nos dice aproximadamente sobre el grado de participación, en la interrelación, de los polos antagónicos y complementarios, S y O.

Esta participación se dispersa en un rango continuo entre 0 y 1 (0% y 100% de participación, respectivamente), lo cual da la posibilidad de cubrir infinitas combinaciones. La figura siguiente evidencia un conjunto difuso de especies ontológicas caracterizadas por el grado de complementariedad (ºC) de cada elemento constitutivo y cuya expresión es función del contexto.

Como muestra el gráfico, quedan sugeridas tres zonas difusas que agrupan elementos en torno a un núcleo que las caracteriza. Los respectivos núcleos están definidos en función de la ‘proporción’ que guardan cada uno de los elementos polares (S y O) en un corte determinado.

Así, en el extremo derecho (100% O) está el núcleo de la especie que representa a los sistemas observados, o sea, de aquellos compuestos exclusivamente por materia inerte y que, por tanto, son heterónomos o gobernados desde afuera. Aquí queda incluido el OO (objeto objetivo).


Referencias: ºC = grado de complementariedad - S = sujeto - O = objeto - V = cambio aparente OO = objeto objetivo - SO = sujeto objetivo - OS = objeto subjetivo - SS = sujeto subjetivo

El el extremo izquierdo (100% S) está el núcleo de la especie de los sistemas observadores, es decir, de aquellos compuestos exclusivamente por materia orgánica (viva) que involucran al observador en la descripción y que tienen la capacidad de evolucionar, complejizándose en función del entorno y de su propia producción. Por lo anterior, son sistemas autónomos o aquellos que se gobiernan a sí mismos, auto-organizándose a través de su capacidad de especificarse, esto es, de definir lo que le es propio. Pueden deslindar el qué y el cómo de lo observado. Esto último le otorga una cierta capacidad subjetiva (volición). Se incorporan aquí tanto el SO (sujeto objetivo) como el OS (objeto subjetivo) que alcanzan para caracterizar hasta los animales con sistema nervioso central (SNC) no humanos.

Finalmente en la zona media (50% O, 50% S) queda establecido el núcleo de la especie de los sistemas auto-observadores. Este es un tipo de sistema algo particular porque en su ‘composición’, no intervienen estrictamente lo inerte o lo biológico como en el caso anterior, sino que además, lo hace la potencialidad operativa que tienen sobre estos dos aspectos reales. La proporción especificada no se refiere tan solo a la constitución, vale decir, al momento en que en la evidencia quedan determinados la forma y el modo de lo real, sino a la constitucionalidad; o sea, la suficiencia constitucional que le da la independencia de un verdadero sistema, aquel que no solo se auto-organiza, sino que tiene la aptitud para reorganizarse para evolucionar y aún para regenerarse.

A estos sistemas se los cataloga como auto-observadores porque tienen como atribución exclusiva el ser autoscópicos, es decir, que se pueden observar observando, lo que da fundamento al auto-reconocimiento. Además, pueden pesquisar el cuándo de lo observado (su historia) e inclusive el porqué o el acople volitivo-cognitivo. Queda comprendido aquí el SS (sujeto subjetivo), o lo que es lo mismo, el hombre, que es el único ser vivo que tiene la prerrogativa de poseer una psiquis como sistema real que se integra en él, como sujeto, con los otros dos sistema reales. Así hemos descrito la interrelación entre los componentes reales básicos (S y O), las especies ontológicas que habitan este universo semiótico y las contexturas que alojan las distintas identidades.

[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!

septiembre 25, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 348)

Cuaderno XV (páginas 2091 a 2096)

(Hoy continuamos con "La Especie Simbólica" de Deacon)

p#282  Si las funciones del lenguaje estuvieran localizadas en áreas discretas de la corteza, la pérdida del área que maneja determinada operación gramatical debería producir un severo y persistente agramatismo. Algo parecido a cuando se daña la corteza visual primaria, en donde falta la visión en el cuadrante del campo visual correspondiente. Esto no ocurre.

En los '60 se mostró que varios afásicos de Broca tenían trastornos en la comprensión gramatical, básicamente, en el orden y en la función gramatical de las palabras; sobre todo en las que sirven de 'conectores': fue, este, quien, cual, etc.; que actúan como señales de relaciones estructurales dentro de una sentencia. Notablemente, estas son las que más se usan. {¿No son las últimas que aprende el niño?} En cambio, los nombres, los verbos, los adjetivos y los adverbios {palabras abiertas} son usados profusamente. Entonces, esta dificultad es interpretada como un disturbio del 'lexicón' de las palabras cerradas. {esto, obviamente, no explica absolutamente nada}

El lexicón, según esto, está dividido en dos grandes sistemas: el de las 'palabras cerradas', relacionada con el área de Broca, y el de las 'palabras abiertas', relacionada con el área de Wernicke,  como una alternativa a la simple dicotomía: producción/comprensión. {en primer lugar, el lexicón, es un mero constructo teórico originado en ámbitos computacionales, por lo tanto, no existe; y en segundo lugar, no puede llegar a una conclusión tan infantil, para ocultar otra división que tampoco tiene apoyo neurobiológico alguno}

- Hablando de conclusiones apresuradas y sin fundamento, dice que - más que alterarse la localización de las funciones del lenguaje, se altera la localización de la computación, y que el cerebro trabaja con otra lógica - que no explica, por supuesto. {¿¿??}

- Observación interesante - Las imágenes en RMNf se obtienen de la producción de asociaciones de palabras mediante software especializado, sustrayendo las correspondientes a la percepción, para que queden las del habla. {¡No se puede creer; solo así se pueden explicar los resultados obtenidos!}

Propone el 'almacenamiento' de símbolos, iconos e índices en el cerebro. {¿¿??}

- Según sus agudas reflexiones - las estructuras paradigmáticas se almacenan en la corteza posterior, mientras que las sintagmáticas, lo hacen en la corteza anterior. {¿¿??}

Se ve 'forzado' a concluir que, por ejemplo, los hablantes de Inglés y los de Italiano tienen cerebros distintos, lo cual, observa, es absurdo. Dice entonces - que la diferencia está en la distribución de las mismas zonas, debido a unas demandas computacionales distintas, {¿¿??} las que son impuestas por las características superficiales de la sintaxis y no por la lógica gramatical (simbólica) subyacente. {en esta última consideración, sin quererlo, se aproximó bastante a lo que realmente ocurre}

p#309  La lateralización es, más bien, un efecto y no la causa de la co-evolución cerebro-lenguaje; y es una adaptación del cerebro al lenguaje y no una adaptación del cerebro para el lenguaje. Menos del 10% de las personas no son izquierdo-dominante; algunos son invertidos, otros ambiguos, y la lateralización y la mano dominante no siempre coinciden. Los hemisferios heterodominados desarrollan un lenguaje normal.

Un daño en el hemisferio derecho disminuye la capacidad de comprensión de historias y juegos; sufren de inatención. También tienen tendencia a negar o ignorar cosas, objetos, lugares que están del lado izquierdo, {¿¿??} incluyendo la vestimenta y el afeitarse el lado derecho. [esto se llama síndrome de heminegligencia visuoespacial, y lo explicó muy bien Llinás en "El cerebro y el mito del Yo" (2003, p. 147), que es lo que se observa en los pacientes con lesiones en los núcleos talámicos inespecíficos, en donde se desatiende a la mitad de su cuerpo. Por ejemplo, al mirarse en un espejo, solo atienden al lado contralateral a la lesión cerebral, al otro hemicuerpo lo ignoran, no lo ven reflejado. Desde el punto de vista de la consciencia, es como si esa parte del cuerpo no existiera. Pero no tiene nada que ver con lo propuesto históricamente  por Hughlings-Jackson, que lo asocia al funcionamiento del hemisferio derecho que está directamente relacionado con aquellas funciones cognitivas espaciales y estableció un paralelo entre las actividades del hemisferio izquierdo relacionadas con el lenguaje y las del hemisferio derecho que controlan las funciones visuoespaciales, a las cuales adhiere el autor, haciendo gala de un desconocimiento de las bases neurobiológicas de las distintas patología que refiere]

p#312  "El poder real de la comunicación simbólica descansa en su poder creativo y constructivo. Mientras que la representación simbólica es intrínsecamente composicional; esto es, no hay límite superior para la complejidad composicional de la representación simbólica." {define el término 'composicional' usando el mismo término. ¡envidiable manejo de la lógica! Además, todo esto no es más que pura hojarasca chomskyana}

p#321  Dice, invocando la frase bíblica (Juan, 1:14) - "y el verbo se hizo carne" {nada original, por cierto} que este no es un milagro, sino que el verdadero milagro es el proceso evolutivo del cerebro humano, que es mucho más porque es explicable por la ciencia {¿¿??}. El milagro - sigue - es extraordinario, no solo que una computadora de carne y sangre {¿¿??} pueda producir un fenómeno tan remarcable como la mente humana, sino que los cambios en este órgano responsable de tal milagro, fueron una consecuencia directa del uso de las palabras. {¡Es difícil ir en contra de semejante prejuicio!} - y continúa - Esto no lo digo en sentido figurado, sino que la mayor innovación estructural y funcional que hace al cerebro humano capaz de logros mentales sin precedentes, evoluciona como respuesta al uso de algo tan abstracto y virtual como el poder de la palabra. {¡Realmente, increíble!} - y peor aún - Puesto este milagro en términos simples: sugiero que una idea cambió el cerebro. {lo que es increíble, además, es que quien se dice especialista en el tema, se base en una frase bíblica para explicar el origen del lenguaje, y encima, de explicaciones que están menos fundamentadas que las de la Biblia}

- Sigue insistiendo - "El primer uso de una referencia simbólica {que vaya a saber uno de dónde salió} por un ancestro lejano, cambió el cómo el proceso de selección natural ha afectado la evolución del cerebro homínido. Quiero decir {es bueno que lo aclare} que los cambios físicos que nos hacen humanos tienen que ver con la 'encarnación' {¿Sigue con el concepto bíblico?} del habla, del proceso de usar palabras. {¡Digno de un sermón del Domingo de Cuaresma!}

Y para completar, afirma - que la clave para explicar este 'milagro' está en el fenómeno Baldwin.{¡Qué mal uso le va a dar!} Considerándolo una variación del darwinismo y llamándolo 'evolución baldwiniana'. {cuando la única variación que tiene sentido de esta teoría, es la de Gould de 1972}

Recordemos lo que decía Baldwin: "La flexibilidad del aprendizaje y el comportamiento pueden jugar un rol en amplificar y sesgar la selección natural, porque dichos habilidades permiten al individuo, modificar el contexto de la selección natural que afecta su futura descendencia."

La flexibilidad en el comportamiento permite que los organismos se muevan entre 'nichos' que difieren de aquellos que ocuparon sus ancestros, con la consecuencia que las nuevas generaciones deben enfrentarse a un nuevo conjunto de presiones selectivas naturales. {no que no tuvo en cuenta el autor es que, esos nichos no son naturales, sino ontológicos}

En resumen: la teoría de Baldwin explica cómo el comportamiento puede afectar la evolución, pero sin la necesidad de pretender que las respuestas a las demandas del entorno, adquiridas durante la vida de un individuo, puedan ser pasadas directamente a su descendencia (el desacreditado mecanismo propuesto por Lamarck).

Baldwin propone que por comportamientos o respuestas fisiológicas ajustadas temporalmente durante la vida de un sujeto, en respuesta a condiciones nuevas, un animal puede producir cambios irreversibles en el contexto adaptativo de futuras generaciones. No se produce un cambio genético inmediato en este proceso, el cambio en las condiciones alterará las predisposiciones genéticas existentes o subsecuentemente modificadas, de manera preferencial.

Luego de una larga perorata evolucionista, concluye - El cerebro podría haber evolucionado de esta forma. {lo que no deja claro es cuan específicos y extendidos son estos cambios, y lamentablemente se plantea, si esto no explicaría la gramática universal de Chomsky, a la que da absoluto crédito}

Aclara que el mismo Chomsky no sugirió esto, sino que fue Steven Pinker, en "El instinto del lenguaje", en donde explica claramente, {¿¿??} cómo pudo evolucionar esta gramática universal mediante un proceso darwiniano/baldwiniano. {con lo cual, sin lugar a dudas, acepta como válida la gramática universal

Finalmente, el autor, en concordancia con Pinker, arguye que - un muy simple protolenguaje pudo haber evolucionado en un ancestro homínido, en ausencia de algún lenguaje específico, y que estas ventajas adaptativas (adaptación del cerebro a la comunicación de un lenguaje) fueron provistas por la selección mediante una progresiva internalización de ciertos hallazgos cruciales, en la estructura del lenguaje, con el objeto de hacerlo más eficiente y más fácilmente adquirido. {¡Que pobreza sublime!} Aunque, ¡Cuidado!, difieren en qué fue internalizado y qué no, por esta vía.

{Evidentemente, acepta habilidades lingüísticas innatas (cuasi-chomskyanas)}

- De acuerdo absolutamente con Chomsky, dice que - lo universal del lenguaje, lo que nunca cambia a través de la evolución, es su 'estructura profunda' de la gramática. [esa a la que Chomsky nunca describió ni demostró que existiera] Pero hace la salvedad {lo cual no atenúa su obsecuencia} que estas estructuras gramaticales invariantes serán tales, si se correlacionan con los procesos computacionales neurales, [¿¿??] también invariantes, que muestren algún grado de asimilación genética, cuya clave está en ciertos rasgos sensorio-motores o mnemónicos invariantes de la adaptación. {sospecho que ni el mismo autor comprende cabalmente lo que está diciendo, aunque de alguna manera azarosa acierta en un posible mecanismo evolutivo filogenético, tanto del sistema nervioso como del lenguaje}

{Da algunos ejemplos irrelevantes de este mecanismo}

Dice que - la asimilación genética así planteada es análoga al aprendizaje asociativo, {¿¿??} en varios aspectos.

- Dice una serie de 'barbaridades' para justificar las estructuras gramaticales de Chomsky, y sus 'estructuras neurales fantasmas', y al fin, llega a la graciosa conclusión - de que los primeros sistemas simbólicos, necesariamente, deben haber tenido una cierta capacidad combinatoria de una estructura operador/operando (probablemente sujeto/predicado), desde el principio. Esto es lo mínimo necesario - admite - para provocar la transición desde la referencia indexical a la simbólica. En otras palabras - finalmente reafirma - cierta forma de gramática y sintaxis debe haber estado 'rondando' desde los albores de la comunicación simbólica. {¡Qué paupérrimo y poco serio!}

p#334  - Ahora, ¡Cuidado!, que tiene que contestar a un segundo problema, aceptando en su totalidad lo anterior, lo cual es un disparate - Estos procesos gramaticales/sintácticos primitivos son levados a cabo de la misma forma y utilizando los mismos sistemas cerebrales, [¿Cuáles?] no importando las diferencias entre los lenguajes. [¡Lo cuál es más disparatado todavía!]

- La respuesta tan esperada - "No se ve que sean los mismos procesos que manejan sujeto/predicado/prosodia en los distintos lenguajes, ya que son justamente, distintos por esto, sino que en la 'independencia lógica' de las estructuras profundas [¿Cuáles?] con respecto a las superficiales [¿Cuáles?] esté la explicación.

- La explicación final (vía Baldwin) es que - quizás la demanda ecológica que haya forzado el aprendizaje simbólico a través de la selección de esta función cognitiva, está implícita en el hecho que la corteza prefrontal esté presente en los cerebros de todos los mamíferos, y particularmente desarrollado en los primates. {¿¿??}

Conclusión: el lenguaje pudo surgir solo en un cerebro que estuvo muy forzado a emplear algún modo de aprendizaje asociativo. {¡Increíble!}

"Ahora, la adaptación del lenguaje no terminó con la cognición simbólica." {yo diría que ni empezó, pues tal cosa no existe}

Dice, insistiendo, que - el aumento de tamaño cerebral tiene relación directa con la actividad simbólica. {¡Qué barbaridad!} - Se inventa un índice - Relación entre el tamaño cerebral y del cuerpo. Mientras más alto sea este índice: tenemos un cerebro más grande y un mayor índice de 'prefrontalización'. Hay investigaciones que aseguran {¿¿??} que el tamaño relativo del área prefrontal está dado por los 'procesos competitivos' durante el desarrollo, que involucran interacciones convergentes de amplias zonas cerebrales. - ¡Ah, me olvidaba! - todo esto se puede decir con solo examinar un cráneo fósil. {¿¿??} - Luego sigue diciendo - "El incremento en el tamaño del cerebro en la evolución homínida es un importante registro, en dos sentidos distintos: en la forma relativamente fácil en que los símbolos fueron adquiridos por las especies fósiles [¿Qué es lo que está diciendo?], y los principales efectos de la selección de esta habilidad. [¿Cuál?]

p#353  - Para completar este panorama exento de cordura, dice que - Estos fueron (figura) los condicionantes evolutivos de la función simbólica:


¡Nos vemos mañana!

septiembre 24, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 347)

Cuaderno XV (páginas 2085 a 2090)

(Continuando con el análisis del trabajo de los grandes referentes de las Neurociencias, en este capítulo comenzamos el estudio de "The Symbolic Species - The Co-evolution of Language and the Brain - 'La especie simbólica - La co-evolución del lenguaje y el cerebro', que publicara Terrence W. Deacon en 1997)

p#48  Aprender no es un proceso general cualquiera, siempre ocurre en un contexto particular e involucra sentidos y acciones motoras particulares.

p#51  Hace miles de años y miles de textos atrás, que no entendemos muy bien la base de las relaciones que invisten a las palabras de su significado y su capacidad referencial. {y si se sigue por el camino elegido hasta ahora, nunca lo vamos a entender}
...
Conocemos la superficie, pero desconocemos los 'procesos mentales' que subyacen a esas actividades pragmáticas de asignar significados, aprender e inventar nuevas palabras con su significado respectivo; y mucho menos conocemos los procesos neurales involucrados. [¡Aquí parece que comienza a primar la cordura!]

Es contraintuitivo que algo tan fácil de usar, sea tan difícil de explicar. [¡Muy bien!]

p#53  Teorías serias y bien recibidas sugieren que deberíamos considerar el habla de los pacientes con daño lingüístico cerebral (afasia de Broca - {y el de todas, en realidad}); o el habla de infantes muy pequeños, como un modelo de las primeras etapas de la evolución del lenguaje. {esta es exactamente mi propuesta. ¡Genial!} [Pone como ejemplo a Bickerton (1990) "Language and species"; quien, lamentablemente, es un chomskyano a ultranza, lo cual hace que mi entusiasmo mengüe]

p#54 {concepto importante} El lenguaje no suplanta o reemplaza otras formas de comunicación. {afectiva, por ejemplo; más bien, se integra a ellas} El lenguaje evoluciona en paralelo con ellas, complementariamente. {¡¡¡!!!}

p#70 {A partir de aquí la propuesta desmejora en forma creciente. Después de una extensa explicación, concluye que todo el 'mecanismo mental' está sustentado en el núcleo semiótico de Peirce; es decir, icono, índice y símbolo; lo cual es lamentable}

[El capítulo 4 lo dedica íntegramente a Chomsky, y termina dándole crédito a su gramática universal, asegurando que existe, por lo tanto, no lo voy a considerar]

Parte dos: Cerebro

{Tengo que poner esto porque es un disparate}

p#146  Según afirman - dice - la mayoría de los libros de texto y revistas especializadas, está bien establecido el hecho que el cerebro humano es mejor y más poderoso artefacto computacional que el de otras especies, porque es proporcionalmente mayor, y por tanto, puede procesar y retener más información.

Como resultado de lo anterior - sigue vociferando - es decir, dada una capacidad mental mayor, los humanos pueden construir modelos mentales del mundo, más sofisticados, resolver problemas de supervivencia y sociales más complicados, y aprender a comunicarse mediante sistemas de señales más complejas (por ejemplo, el lenguaje).

{Si bien trata de disimular su adherencia completa al disparate anterior, termina aceptando, sin ningún pudor, que indudablemente, debe haber alguna correspondencia entre el tamaño del cerebro y sus capacidades}

Ahora dice que esto es un error, porque se lo toma como una única relación, y en realidad, es mucho más compleja.

Cap. 9 - Mentes Simbólicas {Hasta ahora, luego de 253 páginas, no ha explicado absolutamente nada respecto al lenguaje}

p#254  Dice - Kanzi {que debemos suponer que es un mono, aunque no lo aclara}, más que ningún otro no humano, ha demostrado la extensión de la comprensión del lenguaje es posible sin ninguna adaptación explícita al lenguaje, y cómo, provisto de un sistema de habla computarizado, puede mejorar el acceso a la comunicación simbólica. {¡No es admisible que diga semejantes cosas!} A pesar de esta maravilla {¿¿??} quizás no pueda progresar más allá de las habilidades que alcanza un niño humano de 3 años de edad. {lo grave es que, encima, se lo plantea como una posibilidad}

{Sigue insistiendo, aunque por allí se desdice, en considerar al tamaño del cerebro o de algunas de sus partes (como la corteza prefrontal), como uno de los determinantes de la capacidad humana de manejar el lenguaje}

p#259  {Por fin se pregunta ... } ¿Para qué sirve la corteza prefrontal? - aclara - No es una pregunta fácil de contestar. - Según su estrecho punto de vista - la dificultad para estudiar esta parte noble del cerebro estriba en que no está conectada directamente con áreas sensitivas o motoras, entonces, su daño no trae aparejados trastornos motores o sensitivos específicos. Para colmo - concluye - a pesar que se le asigna, a esta zona cortical, el manejo de lo cognitivo más importante de la inteligencia humana, los lobotomizados frontales no muestran una disminución de su CI. [según estas apreciaciones, parece que hemos retrocedido a las teorías psicológicas y del comportamiento de los conductistas]

p#268  Pone como ejemplo el síndrome de Williams {pacientes que presentan un CI del 50%, y sin embargo su vocabulario y sus habilidades verbales están por encima de lo normal, a edades tempranas} Lo utiliza para desbaratar la teoría modular de la mente (Fodor), pero [lamentablemente] le sirve como 'prueba' para defender la Lingüística Cognitiva, y decir que, lejos de demostrar que la inteligencia y el lenguaje son procesos independientes, indican que el aprendizaje simbólico es distinto a la mayoría del aprendizaje que se da en otros contextos.

{Sigue abundando en detalles sobre el síndrome de Williams, los que, más allá de no aportar nada importante desde el punto de vista neurológico que tenga que ver con el manejo del lenguaje, lo único que hace es mostrar muy bien cómo operan las Ciencias Cognitivas; esto es, al margen de la verdadera ciencia}

{Con este extenso ejemplo, la teoría de Lamb se ve seriamente comprometida, si toma como respaldo este libro para explicar la evolución del lenguaje, ya que, el síndrome de Williams tiene un incremento de la corteza frontal en donde, según él afirma, se llevan a cabo las tareas cognitivas, y no hay columnas, pero se aumentan tanto las habilidades simbólicas y las no simbólicas, que es como dice Lamb que es el lenguaje}

Cap. 10 - Localizando el lenguaje
p#279  Describe un afásico y dice {muy bien} que el daño sufrido en su corteza temporal izquierda por un ACV, alteró severamente un conjunto específico de operaciones lingüísticas que no podrá recuperar, más allá del hecho que la mayoría del resto de su cerebro y su intelecto están intacto. {esto acaba con todas las teorías cognitivas que, por adherir a la lógica clásica, caen en el pensamiento lógico como la 'herramienta mental' por excelencia, y por tanto, se maneja con el lenguaje que maneja la misma lógica, ya que está severamente dañado el lenguaje, pero el intelecto no}

p#280  La pérdida del lenguaje debido a daño cerebral (afasia sin habla) no ocurre de una sola manera. Cuando se pierden las habilidades del lenguaje, ellas no regresan a las formas infantiles, como algunos de los primeros investigadores creían. {voy a demostrarle a Deacon que lo que decían esos primeros investigadores, entre los que ocupa un lugar privilegiado S. Freud, era correcto, porque no es cierto que afirmaran que se volvía a las etapas infantiles del lenguaje cuando los afectaba alguna patología, sino que se retrocedía evocativamente a las primeras etapas del desarrollo del lenguaje en la especie humana, algo que comparto completamente y puedo probar}

p#282  La tarea que enfrenta el neurolingüista es decifrar el código, {¿¿??} por medio del cual los síntomas del lenguaje pueden ser trasladados dentro de los procesos cerebrales. {si desconocemos tales 'procesos', será un poco difícil lograrlo} Está claro que la relación no es uno a uno, especialmente, las funciones que no son especificadas en puros términos sensorio-motores. La mezcla entre la lógica lingüística y la lógica neural {difícil es mezclar algo que no se conoce, en ambos casos} es probablemente {¿probablemente?} exagerada cuando se trata con distinciones analíticas groseras, como sintaxis y semántica. Esta dificultad se ve claramente en los problemas que surgen cuando se trata de explicar el déficit gramatical como el resultado de un daño cerebral. {por lo menos lo reconoce; espero que Lamb tome debida nota sobre esto}

[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!

septiembre 23, 2014

23 de Septiembre - Aniversario del Fallecimiento de Sigmund Freud (1939)

Un día como hoy, hace 75 años, fallecía Segismund Schlomo Freud, quien, a partir de 1877 fue conocido como Sigmund Freud; aquel genio que recibió en vida como único reconocimiento, en 1930, por su gigante obra, el Premio Goethe de Fráncfort del Meno, que es un premio literario, dadas sus 'creativas producciones'.

Nunca reconocido como el gran científico que fue, y desconociendo sus aportes, los que permitieron a otros científicos, muchos años después, recibir galardones por sus descubrimientos. (la teoría neuronal, la inervación recíproca, la liberación de neurotransmisores en las sinapsis, ley de la no intercambiabilidad neuronal; por solo mencionar unos pocos)

Las críticas a su trabajo, absolutamente infundadas, se originan por el desconocimiento de su teoría, inclusive en el mismo seno del Psicoanálisis. Solo quiero destacar dos de ellas, la que viene desde el campo de la medicina, en donde lo único que se sabe sobre la psiquis, viene desde la ciencia cognitiva, en donde se cree que funciona como una computadora; y la realizada por Bronislaw Malinowski (1924) sobre la inmutabilidad del complejo de Edipo, la cual surge por una mala interpretación de la vida sexual de los salvajes del noroeste de la Melanesia.

Sirva este pequeño texto como recordatorio y puesta en valor del trabajo de una de las figuras más importantes del pensamiento contemporáneo.

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 346)

Cuaderno XV (páginas 2079 a 2084)

(En este capítulo continuamos con el trabajo de Pulvermüller)

p#56  Redes para palabras de categorías específicas {¿¿??}: Según el autor, dada la 'correlación' entre la información presentada y la asociación entre 'neuronas del lenguaje' y las 'áreas de las palabras' correspondientes a referentes determinados, {¿¿??} las redes funcionales poseen las bases para la asociación en el sentido psicológico, {¿¿??} entre, por ejemplo, el nombre de un animal y su imagen visual {¿¿??}, o entre un verbo de acción y la acción en sí.

Concluye - que las distintas categorías de palabras (lo cual implica el aspecto semántico de las mismas), se 'reflejan' en la activación topográfica del cerebro. Lo único que advierte es que estos hallazgos son válidos solo para palabras aisladas. [lo cual no sirve para nada, pues mucho del significado de una palabra está dado por sus relaciones con las demás palabras] Por ejemplo, no se han estudiado o encontrado correlación en el caso de los afijos, como tampoco para palabras como 'if', 'is' o 'it' [los cerebros de los hablantes de otro idioma que no sea Inglés, abstenerse], como tampoco en las 'complejas interrelaciones' entre palabras.

Mediante un modelo trata de simular el comportamiento de las distintas afasias [modelo que no pasa de ser una red neuronal artificial básica] y así sacar conclusiones sobre el 'verdadero funcionamiento cerebral', en estos casos.

p#79  Mediante un simple esquema, de los usados en control automático (en ingeniería), pretende explicar la regulación de la actividad cerebral. {¡Realmente increíble!}

p#90 Llega a la conclusión que la sugerencia de equiparación de una red funcional = palabra es interesante. {¿¿?? - nos vamos acercando a Lamb} Analiza para esto la homonimia, la sinonimia, los prototipos, las familias de Wittgenstein, y de todo un poco. Todo lo explica mediante modelos que incluyen, no solo la simulación de activaciones de redes funcionales específicas, sino también, su inhibición.

Cap. 6 - Aquí habla sobre 'algoritmos mentales' y redes neuronales artificiales, terminando con los sistemas conexionistas simbólicos distribuidos, por lo que vamos a obviar su análisis.

Cap. 7 - Sintaxis básica: todo analizado desde modelos computacionales chomskyanos (árboles sintácticos y otros por el estilo); hasta llega a hablar de una 'gramática neural' (p#144).

Cap. 8 - Da fundamentos neurofisiológicos y los compara con modelos neurales artificiales. Los datos obtenidos en estos modelos son extrapolados, sin ningún pudor, al cerebro. Por ejemplo, los tiempos de procesamiento. {¿¿??}

Cap. 9 - Aborda los 'detectores de secuencias'; lo que en informática se conoce como 'parsing' [Un analizador sintáctico (o parser) es una de las partes de un compilador que transforma su entrada en un árbol de derivación, siguiendo las pautas establecidas por Chomsky en 1957 en sus "Estructuras Sintácticas"]

Cap. 10 - Gramática Neuronal
p#169  Conjuntos neuronales: son redes funcionales caracterizadas por una gran variedad de estados de actividad. Se identifican por medio de 4 posibles estados de actividad:
 (I) Ignición
(R) Reverberación
(P) Cebado (por influencia de los grupos vecinos)
(0) Inactividad

p#171  Diferentes tipos de grupos neuronales:

Término ------------- Significado -------------------------------------- Mecanismo
Grupo                       Selección de neuronas no conectadas                    
Ensamble                 Selección de neuronas que:
- Neural                    - Están fuertemente conectadas                     Aprendizaje autoasociativo
- Celular                   - Actúa como una unidad funcional               Fuerte conexión entre neuronas
Red Funcional         Selección de neuronas que:
                                 - Están fuertemente conectadas                      Aprendizaje autoasociativo
                                 - Actúa como unidad funcional                      Fuerte conexión entre neuronas
                                 - Mantienen actividad y reverberan               Conexiones eferentes a las neuronas
Conjunto neuronal    Todo lo anterior + pueden ser cebadas         Todo lo anterior
Conjunto secuencial Todo lo anterior + responde a ≠ secuencias  Procesamiento secuencial indirecto

El estado de reverberación de un conjunto neuronal - dice - es similar a una neurona [artificial] de McCulloch-Pitts con umbral uno con un bucle de autoconexión. Sin embargo - continua - hay evidencia neurofisiológica de que un elemento neuronal no exhibe un aumento constante de actividad por largos periodos de tiempo, antes bien, la actividad de algunas 'células de memoria' {¿¿??} exhiben una declinación exponencial de su actividad. Con una fórmula similar a la usada por los investigadores mencionados, pretende determinar causalidad y sucesión temporal de los distintos procesos involucrados. {¿¿??}

Explica también, el mecanismo {cibernético} de control y regulación de la corteza, que según el autor, funciona detectando {como corresponde} un umbral crítico que dispara correcciones o progreso de la actividad. {¿¿??}

p#182-3  Describe, muy pobremente, el funcionamiento de un detector de secuencias.

p#186  Categorías léxicas representadas en conjuntos neuronales: el autor dice algo que no podemos obviar - "Para lograr progreso científico es necesario teorizar, y se necesita de un modelo recientemente desarrollado para ilustrar la teoría de una manera concreta." {con esto justifica cualquier cosa}, y sigue - "Se deben definir los principios funcionales de tal forma que podamos llevarlos a una simulación por computadora, que se comporte de la manera esperada. Con este fin, algunas veces {¿algunas?} es necesario tomar decisiones arbitrarias." {¡¡¡!!!}

Los principios asumidos {todos arbitrarios y no solo algunos} pueden {o no, poco importa} reflejar propiedades inmanentes del SNC humano. Para no hacer esto {¡Que es espantoso!} se prefiere adherir a los 6 axiomas siguientes, que rigen las redes gramaticales propuestas:

A1 = Se asumen cambios espontáneos de actividad en el conjunto S.
A2 = Cambio de actividad en una entrada de S causada por estimulación externa.
A3 = Cambios de actividad causados en Sq a través de la conexión entre Sp y Sq. {utiliza como subíndices p y q para poder manejar las operaciones lógicas entre estas dos variables, como en la lógica tradicional. ¡Absolutamente infantil!}
A4 = Cambios de actividad causados en Sr a través de conexiones con Sp y Sq.
A5 = Regulación mediante un umbral.
A6 = Inhibición entre las representaciones de dos categorías léxicas: αβ conectadas a una entrada activa de S que hace 'ignición' o reverbera en R1.

Lo importante - dice - de A1 → A6 es que 'reflejan' {¿¿??} las propiedades biológicas del SNC descrito a nivel de los ensambles neuronales y sus interacciones. {era lógico que se establecieran 'leyes' que se cumplan en una estructura tan arbitraria como la planteada. Es increíble que asegure taxativamente, que éstas son las propiedades biológicas de las neuronas. La propuesta de Lamb es mucho mejor, y mucho más inteligente; ¡Tenemos que reconocerlo!}

Cap. 11 - Gramática neuronal y algoritmos: en varios excursos se limita a presentar algunos formalismos que no sirven para explicar mecanismo alguno - sin comentarios.

Cap. 12 - Refinando la gramática neuronal - trata de corregir errores en el análisis de una secuencia aplicando los axiomas ya presentados. Absolutamente intrascendente y sesgado; para muestra baste lo siguiente: "El postulado de conexiones recíprocas entre los conjuntos neuronales α y β está basado en las siguientes suposiciones: - una gran población de neuronas está conectada o otra, recíprocamente, y - una fuerte correlación caracteriza la ocurrencia de las palabras o morfemas representadas por los conjuntos α y β. [Increíble, ¿No?]

Cap. 13 - Neurofisiología de la sintaxis: el autor acepta que los modelos son 'buenos' para probar la teoría. {¿¿??} Ahora se plantea cómo probar los 'procesos sintácticos cerebrales'. {asumiendo que exista algo semejante, por supuesto}

Haciendo predicciones: en el marco de la 'gramática neuronal', los procesos corticales que siguen luego de presentarse una oración en la entrada [obviamente se refiere a la 'entrada' de una red neuronal artificial'], son de distintos tipos:
- Ignición de la red de palabras
- Ignición del conjuntos de secuencias
- Regulación variando el umbral
- Reverberación o cebado de los conjuntos neuronales
[es inadmisible semejante fruslería]

Dice una serie interminable de barbaridades como las anteriores, pero hay una que quiero y debo destacar: es sobre cómo distinguir cadenas de palabras bien formadas de las mal formadas [algo que copió de Chomsky] a través del ERP (Potencial Relacionado con Eventos) P600.
p#267  "Esta prueba {milagrosa} es un componente eléctrico positivo de los ERP que es máximo en la parte posterior del encéfalo. Su latencia está alrededor de 600 mseg después del comienzo de la palabra crítica, y por esto se llama 'componente P600 o cambio sintáctico positivo'. {¿¿??} Cuando es colocada y procesada una palabra incorrecta, el cambio positivo tardío puede aparecer después de un cambio negativo temprano. {¡Me da vergüenza ajena!}

La gramática neuronal sugiere {¿¿??} que la respuesta eléctrica positiva cerebral como consecuencia de anomalías sintácticas, refleja la acción de un mecanismo que reduce el nivel de actividad cortical, después de un proceso de fuerte activación (ignición completa de una palabra). [¡Un verdadero desatino!]

Cap. 14 - Lingüística y el cerebro: dice el autor - "La lingüística es el estudio del lenguaje, y el lenguaje es un sistema de circuitos cerebrales. {¡No se puede creer semejante disparate!} La prueba de esto - continua - ya la dio Saussure cuando dijo: "El lenguaje es un objeto natural concreto que asienta en el cerebro" {¿Qué principio científico autoriza tomar estas palabras como prueba de algo?} Luego, uno debe esperar que lo lingüístico se dedique a estudiar los circuitos cerebrales. {como si el autor fuera capaz de realizar esto, según su propuesta, o hubiera marcado algún camino para ello} El problema es que los lingüistas no entienden el lenguaje de los neurocientíficos y viceversa." [yo diría que ninguno entiende absolutamente nada sobre el lenguaje, ya que todo se basa en supuestos conceptos bio-neurológicos obtenidos por medio de modelos matemáticos que funcionan en una computadora, pero que nada tienen que ver con el verdadero funcionamiento cerebral, el cual, tanto los neurocientíficos como los lingüistas, efectivamente, desconocen en su totalidad]

¡Nos vemos mañana!

septiembre 22, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 345)

Cuaderno XV (páginas 2073 a 2078)

(Hoy veremos unos apuntes tomados del libro de F. Pulvermüller "The Neuroscience of Language - On Brain Circuits of Words and Serial Order" - 'La Neurociencia del Lenguaje - Los circuitos cerebrales de las palabras y del orden serial', 2002. Este trabajo es considerado como uno de los más importantes aportes a la lingüística cognitiva, desde la Neurociencia. Es tomado como base neurobiológica, por ejemplo, de la Lingüística Neurocognitiva de S. Lamb. Vamos a demostrar que casi todo este aporte está viciado por un 'aire' demasiado computacional, y que no puede anteponerse a nuestro aporte, ya que no lo sustenta ningún trabajo neurobiológico serio)

Cap. 2 - Estructura y función neuronal

p#9  'La estructura neuronal es información' → Las neuronas, en sí mismas, nos enseñan sobre los aspectos computacionales que se llevan a cabo en esas estructuras. [algo totalmente sesgado y no comprobado]

p#18  Según el autor - las neuronas reciben información, hacen cálculos con ella y envían esta información elaborada a otras neuronas. Si esta información se transmite por las sinapsis, se hace a través del potencial postsináptico, que puede ser exitatorio o inhibitorio. [un mecanismo que no está fundado en ningún estudio serio; sino más bien, parece la descripción de una conexión electrónica de una computadora]

Menciona como mecanismo calificador de la conexión sináptica el postulado de Hebb, que ya hemos visto.

p#20  Se deja muy claro el concepto que la neurona es considerada por el autor como un procesador de información, en donde las salidas son una función de las entradas. [ni más ni menos que una unidad constitutiva de una red neuronal artificial, que nada tiene que ver con el verdadero funcionamiento de la neurona biológica]

p#21  Da una serie de 'datos' sobre la corteza cerebral, pero sin ningún sustento neurobiológico. Completa este magro panorama diciendo, sin fundamentarlo, que la corteza es provista con 'información ordenada' de acuerdo a la modalidad y dentro de cada modalidad, ordenada topográficamente. [¡Qué sencillo que lo hace todo! Con estas condiciones basales, cualquier disparate que se diga es posible]

p#22  Redes funcionales de la corteza: cada red funcional es conceptualizada como una unidad coherente [algo que no es definido], como una unidad discreta. Hace cálculos de la cantidad de neuronas que se necesitaría para hablar un determinado lenguaje, basado en los aportes de Pinker (1994), que como ya sabemos, ni siquiera se aproximó a un estudio adecuado de la biología del lenguaje.

p#28  Dice, sin probarlo, que la corteza es una memoria asociativa, para relacionar información de varias modalidades.

p#29  Dinámica temporal de las redes funcionales - Ignición y reverberación: la ignición la caracteriza como estimulación de una fracción de una red que se propaga a todos sus integrantes. Según el autor, ha quedado 'debidamente probado' en los modelos computacionales de memoria asociativa, que esto es así, y por tanto, se convierte en un proceso psicológico importante en el cerebro real. [es increíble que alguien del prestigio del autor, quien es académico en Lingüística y en Psicología, argumente sus 'hallazgos' de esta manera]

Cap. 3 - Desde la investigación de la afasia hasta la neuroimagen moderna

p#35  Para explicar el funcionamiento del lenguaje en el cerebro, utiliza el viejo modelo de Lichtheim (1885), del cual ya conocemos sus limitaciones.

p#37  Dice textualmente "es claro que la producción de un elemento del lenguaje, como una sílaba o una palabra, se corresponde con la activación de las neuronas que controlan los movimientos de los articuladores" [¿¿??]

p#44 Neuroimagen del lenguaje: dice el autor que en la Resonancia Magnética Nuclear Funcional (RMNf), se pueden investigar los 'vóxeles' [El vóxel (del inglés volumetric pixel) es la unidad cúbica que compone un objeto tridimensional. Constituye la unidad mínima procesable de una matriz tridimensional y es, por tanto, el equivalente del píxel en un objeto 3D] de volumen cortical (1 mm³), lo cual permite escrutar los 'mecanismos cognitivos' y del 'lenguaje'. [en el monitor de la computadora, obviamente]

Vamos a aclarar algunos conceptos con respecto a la RMNf, para poner en evidencia la improcedencia de las afirmaciones del párrafo anterior.

Para realizar una RMNf se utiliza el mismo resonador que en la RMN diagnóstica, pero con modificaciones en el software y hardware del equipo, para llegar a 'conclusiones' como las anteriores. Queda claro que todas las observaciones que se hacen están basadas en un programa de computadora, que no hay forma de relacionar el funcionamiento fino de un área cerebral, ya que no se utiliza la inyección de ninguna sustancia de contraste.

Su funcionamiento se basa en tres hechos [presupuestos, diría yo]:

1 - Especificación cortical: se asume que una función cerebral es cumplida por un área determinada de la corteza y no por todo el cerebro. [¿Resabio de la modularidad de Fodor?]

2 - Vasodilatación cerebral local: el área que ejecuta determinada función [¡No importa cuál!] sufre dilatación de sus vasos arteriales y venosos microscópicos. [asumo que se trata de los capilares. ¿Por qué tiene que ser la dilatación, y el aumento de flujo?] Esto ocasiona la llegada de más oxígeno local [¡Siempre y cuando no haya una anemia!], y disminuye la cantidad relativa de desoxihemoglobina (la Hb que cedió su oxígeno a los tejidos).

3 - Efecto magnético de la desoxihemoglobina que se comporta como un imán microscópico, igual que la molécula de agua.

Por ejemplo, si se mueve la mano derecha → vasodilatación en el área motora correspondiente → variación de la concentración de desoxihemoglobina → cambio magnético → cambio de color sobre el fondo gris de la resonancia tradicional, en la pantalla de la computadora.

¿Qué puede estudiarse con la RMNf? Teóricamente cualquier función cerebral y mental. [¿¿??]

Las funciones más estudiadas son: motora, sensorial, visual, auditiva; aunque, según el autor, los más promisorios son los estudios del lenguaje. Se ha podido mapear [¡Pero no estudiar!] el lenguaje expresivo (habla), el lenguaje receptivo (comprensión [¿?]), la capacidad de discriminar, de categorizar, de recordar palabras, y mucho más. [¿¿??].

[Lo concreto y desde el punto de vista médico, y no neurocientífico cognitivo, la RMNf se la utiliza para la ubicación de áreas cerebrales importantes, como la de Broca o Wernicke, para cuando un Neurocirujano debe extirpar, por ejemplo, un tumor que se encuentre próximo a estas zonas críticas del la corteza; y para no mucho más]

[La hipótesis de la hiperhemia reactiva como consecuencia suficiente y necesaria de un aumento de actividad neuronal debe ser tomada con la debida precaución, ya que no se ha explicado, por ejemplo:
1) La falta de evidencia, en humanos, del paralelismo entre un aumento de la utilización de glucosa y los cambios del flujo sanguíneo.
2) Falta de relación (o muy pequeña) entre los cambios en la actividad espacial neuronal en una zona pequeña de la corteza y la respuesta del suministro vascular, como así también, del metabolismo de la glucosa.
3) Hay trabajos serios que muestran claramente, que el incremento inicial del nivel de desoxihemoglobina visto durante la actividad neuronal, no se acompaña de una caída en la oxihemoglobina, como se esperaría con un aumento brusco del consumo de oxígeno local, que precede al comienzo, también brusco, de disminución de aporte de oxígeno a los tejidos.
4) Seguimos sin ninguna explicación para la observación de que, cuando el flujo sanguíneo desciende por debajo de la línea de base durante los cambios en la actividad funcional de una región del cerebro, surge una señal bold negativa, porque el flujo sanguíneo decrece más que el consumo de oxígeno]

Se confirman [¿?] los estudios clásicos sobre la afasia, ya que las áreas de Broca y Wernicke se muestran activas en distintas tareas lingüísticas. Se observa mucha actividad en la parte superior del lóbulo temporal durante la comprensión [¿?]; como así también, en la parte inferior del lóbulo frontal, con lo cual, las predicciones básicas del modelo de Lichtheim quedan confirmadas. [¿¿?? - Con esta afirmación estamos en lo mismo de un ejemplo ya conocido por nosotros: la ubicación, por medio de la RMNf, del centro de la 'gramática universal' de Chomsky en el área de Broca, por parte de la investigadora argentina que trabaja en el Departamento de Neurología y Neurofisiología de Baden-Württemberg, Alemania - María Cristina Musso et al., Nature Neuroscience 6, 774-781, 2003]. Lo mismo ocurre - sigue diciendo el autor - con el procesamiento de significados y conceptos asociados con palabras, en la parte inferior del lóbulo temporal. [¿¿??]

[Ahora, nada de lo anterior es específico, ya que, en cualquier tarea realizada con el lenguaje se activan todas o ninguna de estas áreas, o una más que la otra, etc., etc. Todo lo cual impide que afirmaciones tan categóricas puedan ser tenidas en cuenta]

Continúa - El problema más serio lo plantea el lugar donde se procesa la semántica [¡Lo cual era previsible!], que según distintos autores (incluido el de este libro) estaría 'regado' por todo el cerebro. [lo cual es poco serio]

El autor muestra el esquema de Freud presentado en su libro "Sobre la afasia" (Zur Auffassung der Aphasien) que ya hemos analizado y modificado. (figura) [que de paso sea dicho, es el más 'inteligente' y acertado de todos los aportados a través de los últimos 140 años]


p#50  Palabras en el cerebro [¿¿??] - Redes de la forma de las palabras (aspectos fonológicos) [yo aprendí que, cuando uno se refiere a la 'forma', respecto al lenguaje, está hablando de sintaxis] El autor explica el ya superado modelo de Lichtheim; y a pesar de, como vimos anteriormente, no haberse demostrado su funcionamiento, aún así, correlaciona los fonemas distribuidos de esta forma con la 'representación neuronal' de distintas palabras, y el mecanismo de repetición de las mismas. [¿¿??]

Muestra una imagen en donde la detección de una banda de 30 Hz, ubica las 'palabras verdaderas' de las 'pseudopalabras'. [¿¿??]

Se plantea - el autor - ¿Cómo es posible probar la existencia de redes funcionales relevantes para el procesamiento de las palabras?

Dice que - la actividad reverberante de las distintas zonas, al activarse, es el elemento que da la respuesta a la pregunta anterior. [¿¿??] En cambio, las pseudopalabras [a las que nunca define] no producen esto, o a lo sumo, lo hacen a niveles muy bajos. [¿¿??] Según asegura el autor, esto ha sido probado por un 'montón' de trabajos. [de los cuales no deja referencia alguna]

Dice que no hay dudas que estas 'diferencias fisiológicas' [en desmedro de todos los avances logrados en la Neurobiología] entre palabras y pseudopalabras son distinguidas por el cerebro; aunque claro, 'no sabe bien' cómo lo hace. [¿¿??]

p#56  Se dice - agrega - basados en estudios con mayor resolución que el cerebro tarda unos 400 mseg en elaborar información relevante. Aunque, mediante ERP [Un potencial relacionado con evento (ERP) es la medida de la respuesta cerebral que es resultado directo de un evento específico sensorial, cognitivo o motriz.1 De manera más formal, es cualquier respuesta electrofisiológica estereotipada a un estimulo. El estudio del cerebro en esta forma provee medios no invasivos de evaluar el funcionamiento del cerebro en pacientes con enfermedades cognitivas. Los ERPs son utilizados ampliamente en neurociencia, psicología cognitiva, ciencia cognitiva, e investigación psicofisiológica. Psicólogos experimentales y científicos en neurociencia han descubierto muchos estímulos diferentes que inducen ERPs confiables en participantes. Se debe dejar constancia que ninguno de estos hallazgos tienen relación demostrada con algún cuadro médico neurológico y/o psíquico] se ha visto que podría ser entre 100 y 200 mseg. [¡Absolutamente irrelevante!]. Con lo cual - concluye - [¡De una forma increíble!] que estos estudios proveen soporte a la presunción de la existencia de 'representaciones de palabras en el cerebro. [¿¿??]

[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!