diciembre 15, 2015

Bases neurológicas y psíquicas del lenguaje musical

Esta es la publicación en Actas de ECCoM - 2015, Vol. 2, Nº 1, pp. 257-267, del artículo que presenté en el Duodécimo Encuentro de Ciencias Cognitivas de la Música, cuya línea temática fue "La Experiencia Musical: Cuerpo, Tiempo y Sonido en el Escenario de Nuestra Mente.


diciembre 04, 2015

Nueva publicación en Psicoanálisis

Acaba de ser publicado mi artículo "Sobre el inconsciente" en la revista de la Asociación Psicoanalítica Colombiana: Psicoanálisis. Esta investigación representa una visión distinta de este concepto clave en la teoría freudiana.


noviembre 02, 2015

Las leyes del pensamiento

El 2 de noviembre de 1815 nacía, en Lincoln, Lincolnshire Inglaterra, George Boole, el brillante lógico y matemático a quien le debemos un análisis algebraico de la matemática y de las probabilidades, que coronó trabajos previos, como los de Leibniz sobre la numeración binaria, con sus aportes al razonamiento simbólico, que terminarían representando el aporte más significativo al desarrollo de la ciencia informática actual.

Más allá de los aportes mencionados, que constituyen una parte importante de su original obra, quiero referirme al que, tal vez, sea su trabajo más conocido:  "An investigation of the laws of thought on which are founded the mathematical theories of logic and probabilities" (1853) (Una investigación de las leyes del pensamiento sobre las que se fundan las teorías de la lógica y las probabilidades).

El análisis que encara Boole está dirigido al estudio del lenguaje como medio irreemplazable del pensamiento, de las ideas que operan en la imaginación y en la inferencia; todas las cuales deben entenderse como el contenido noble de las operaciones mentales y del razonamiento, propiciados por su neto contenido simbólico.

Lo anterior, que es tendencia excluyente en el campo de Psicología actual, como así también, en todas las Ciencias Cognitivas, representa una visión u opinión que no es correcta por estar fundada en una concepción defectuosa de lo que es o representa el verdadero pensamiento.

El pensamiento lógico, que es de lo que habla Boole, no tiene nada que ver con el acto de pensar. Nuestra psiquis no funciona como una computadora, aunque las Ciencias Cognitivas así lo crean. La numeración binaria y el álgebra booleana no son los elementos prioritarios con los que se manejan nuestras neuronas y las distintas estructuras del Sistema Nervioso Central, lugar en donde reside el aparato psíquico. La realidad subjetiva, que es la que da cuenta de nuestras funciones superiores, se maneja con otras leyes y con otro régimen de trabajo, que no puede ser expresado por una simple inferencia.

octubre 11, 2015

Amiga

Hace tiempo conocí la calma,

de quien, tomándome de la mano,

me reveló parte del arcano

de mi vida y de mi alma.


Hace tiempo y de forma cercana,

alguien vertió un caudal de agua fresca,

sobre mi senda prolongada y yesca,

que se encendió aquella mañana.


Hace tiempo una serena mirada,

me dijo más que todas mis lecturas,

sobre una flor que sublime y pura,

había aparecido en mi alborada.


Hace tiempo que la conozco y sin embargo,

aún/todavía me sorprende aquella flor,

que con sus destellos opaca el sol,

y con su cadencia emula al prado.


Hace tiempo que sé de su compañía;

que camina a mi lado, aunque distante,

no por falta de cariño ni de talante,

sino porque es mi mejor amiga.

septiembre 23, 2015

El resto es silencio

Que la fama le haya llegado al mismo tiempo que el sufrimiento, tal vez hizo que aborreciera la primera y aceptara estoicamente el segundo.

Pocas vidas estuvieron plagadas de desalientos como la suya, y sin embargo, siempre mantuvo una actitud muy alejada de la autocompasión y del abatimiento.

La adversidad, una frecuente compañera, no melló un ápice su incansable esfuerzo de seguir aportando conocimientos hasta pocos días antes de morir, en defensa de la tajante realidad de sus ideas; y el reconocimiento, aunque tardío, no pudo menos que hacerse presente.

Como una simple pero significativa muestra, transcribo una carta que le escribiera Albert Einstein (Jones, 1961, Tomo III, p. 235)

Princeton, 21/4/1936

Estimado Freud:

Me siento feliz de que a esta generación le haya tocado en suerte la oportunidad de expresar su respeto y su gratitud a usted, que es uno de sus más grandes maestros. Seguramente no le fue fácil lograr que la gente profana, escéptica como es, haya llegado a hacerse al respecto un juicio independiente. Hasta hace poco, lo único que me era posible captar era la fuerza especulativa de sus concepciones, a la vez que la enorme influencia ejercida sobre la 'concepción del mundo' de nuestra presente era, sin estar en condiciones de hacerme un juicio independiente acerca del grado de verdad que contenía. Pero hace muy poco tuve oportunidad de oír acerca de algunas cosas no muy importantes en sí mismas, que a mi juicio descartan toda interpretación que no sea la que usted ofrece en su teoría de la represión. Me sentí encantado de haber dado con esas cosas, ya que siempre es encantador el ver que una grande y hermosa concepción concuerda con la realidad. 
Con mis más cordiales deseos y mi profundo respeto,
Suyo
A. Einstein
P.S. Por favor, no conteste usted a esta carta. El placer que me produce la oportunidad que tengo de escribirle ya es suficiente para mí.

Dado el temperamento de Freud, la respuesta no se hizo esperar:

Viena, 3/5/1936

Estimado Einstein:

En vano objeta usted la idea de que yo conteste a su muy amable carta. Realmente tengo que decirle cuán contento me he sentido al comprobar el cambio registrado en su opinión, o al menos el comienzo de un cambio. Siempre he sabido, por supuesto, que usted me 'admiraba' por cortesía y creía muy poco en cualquier aspecto de mis doctrinas, si bien me he estado preguntando a menudo qué es lo que en realidad se puede admirar de ellas si no son verdaderas, es decir, si no contienen una gran parte de verdad. De paso, ¿No cree usted que yo hubiera sido tratado mejor si mis doctrinas contuvieran un porcentaje mayor de error y de extravagancias? Yo le llevo a usted tantos años que puedo permitirme la esperanza de contarlo entre mis 'partidarios' cuando usted haya alcanzado mi edad. Como yo no podré enterarme de ello, estoy saboreando ya esa satisfacción. Usted sabe lo que ahora está cruzando por mi mente: "Basta el presentimiento de aquella felicidad sublime para hacerme gozar mi hora inefable" (Goethe, Fausto, Acto V).
Con sincera devoción y veneración,
Suyo
Freud.

El 19 de setiembre de 1939, Jones, su biógrafo y uno de sus discípulos más cercanos, fue convocado para que se despidiera de él. Lo llamó por su nombre mientras dormitaba; abrió sus ojos y lo reconoció. Sólo atinó a levantar su mano, para dejarla caer luego en un gesto expresivo de un mundo de significados: saludos, buenos deseos, resignación; diciéndole, de la manera más simple posible: 'El resto es silencio', sin la necesidad de pronunciar palabra alguna.

Luego de una piadosa dosis de morfina, administrada por su médico, murió poco antes de la media noche del 23 de setiembre de 1939, terminando así sus sufrimientos y agigantándose su bien merecida, aunque no apreciada fama. En palabras del mismo Jones: "Freud murió como vivió: como un realista."

agosto 24, 2015

El verdadero rostro de su alma

Que un individuo quiera despertar en otro individuo recuerdos que no pertenecieron más que a un tercero, es una paradoja evidente. Ejecutar con despreocupación esa paradoja, es la inocente voluntad de toda biografía. (J.L. Borges, Evaristo Carriego, 1930)

Provisto de una exquisita sensibilidad y una particular inclinación por las letras, nace en Buenos Aires, en un día como hoy de 1899, Jorge Francisco Isidoro Luis Borges; hasta aquí llega la inocente voluntad de esta biografía, que por ser una paradoja, no puede decirnos mucho de su verdadero dueño.

A cambio de fríos detalles y remotos lugares, tratemos de ahondar en ese ser 'desagradablemente sentimental' (como él mismo se definiera) desde el pudor y devoción que ocultaba tras su escritura profusamente simbólica. De niño temía a los espejos, porque su timidez no confesada, le hacía sospechar que eventualmente, algún espejo le podía mostrar el verdadero rostro de su alma, que tal vez estuviera cargada de fealdad y de culpa, recluida en el silencioso tiempo especular, y a la cual no quería liberar por el solo hecho de reflejarse en él. Cuando adulto, los espejos, si no temor, por lo menos le inspiran recelo, porque solo le prometían y figuraban el infinito de la apariencia.

Los tigres estuvieron presentes a lo largo de toda su vida, desde los representados en los exquisitos grabados que descubría en la biblioteca paterna, en la que verdaderamente se educó y que nunca abandonara, hasta los que observaba fascinado en el zoológico de Palermo, tras unas rejas negras que luego se transformaron en barrotes de una cárcel. Premonitorio encuentro que revelaba tempranamente los dos colores que nunca lo abandonarían: el amarillo de una luminosidad eterna y las sombras aciagas de la reclusión en un mundo de libertades, pero que no podía ver.

Adivinaba un instante fuera del tiempo de los mortales (incluido el suyo) en donde convergía todo el pasado, todo el presente y todo el porvenir; todo un laberinto que en sus vericuetos transformadores de la experiencia humana, lo enfrentaba a cosmogonías extrañas, pero a la vez, al paraíso prefigurado por los libros de su biblioteca infinita; o en ese libro de arena que no tiene principio ni fin. En sus libros, que ignoran su existencia, pero que son tan parte de él como su figura y a los que solo pudo adivinar cuando, ocasionalmente, los alcanzaba con su mano cóncava, está el verdadero rostro de su alma, no en las páginas de los libros que nos regalara, sino en las esenciales manifestaciones de esas páginas que nunca lo conocieron.

agosto 16, 2015

ECCOM 2015

Acaba de celebrarse, entre el 14 y el 16 de agosto de 2015, en San Juan, el 12mo. Encuentro de Ciencias Cognitivas de la Música, en el que presenté el trabajo de mi autoría: "Bases neurológicas y psíquicas del lenguaje musical", con el cual pretendí demostrar que la música es un lenguaje natural y ver por qué cualquier ser vivo puede ser influido, según su complejidad, a nivel biológico, psíquico y social, tanto por los elementos fundamentales de la música (tonalidad, ritmo, melodía y armonía), como por los componentes naturales (forma, motivo, tema y textura). También abordamos los elementos pragmáticos (improvisación, imitación, adaptación y creación).

Este acontecimiento es para mí trascendente por varias razones. Por un lado, porque es un evento académico internacional que tiene toda una trayectoria. Por otro lado, fue aceptado mi trabajo en un ambiente de tradición netamente cognitivista. Finalmente, es la primera vez que la Lógica Transcursiva es presentada en sociedad al aplicarla a un ámbito específico como es la música, pero que sin dudas, está muy relacionado con la psiquis y su funcionamiento. Resta la publicación electrónica que se hará en el corto plazo.

julio 31, 2015

En la hermosa Valparaíso...

Entre los días 24 y 27/07/2015 viajé a la ciudad de Valparaíso (Chile), con un solo propósito, conocer personalmente a este hombre: Shahid Rahman.

Shahid es Profesor titular de Lógica y Epistemología de la Universidad de Lille (3), Profesor de la classe exceptionnelle pour la sección CNU philosophie Elegido miembro (2011) del Comité de la nacional français d'histoire et de philosophie des ciencias Rattaché à l'Académie des sciences. Director Científico del proyecto de investigación ADA (Argumentación, Decisión y Acción), que unifica 19 laboratorios de investigación en Humanidades y Ciencias Sociales de Nord-Pas de Calais (Francia).

julio 16, 2015

En el nombre del padre


No, no vamos a hablar de la conocida película dirigida por Jim Sheridan en 1993, ni del libro que le dio origen, escrito en 1991 por Gerard Conlon uno de los protagonistas de, tal vez, la mayor injusticia cometida en un estado de derecho. Vamos a hablar de otro padre, nuestro padre ancestral.

En el número 410 de Muy Interesante (edición española de julio 2015) se habla de los neandertales como un pueblo de cazadores endogámicos. Estudios genéticos recientes (2010-2014) han probado que la consaguinidad era frecuente entre los neandertales, que vivieron hace entre 250.000 y 45.000 años, en amplias zonas de Europa y Asia.

En el 2010, un grupo de genetistas liderados por Svante Pääbo del Departamento de Genética Evolutiva del Instituto Max-Plank de Antropología Evolutiva (Leipzig, Alemania), obtuvo una secuencia preliminar del genoma de un neandertal(1), Este mismo investigador logró, en el 2014 (2), la secuencia completa del genoma de una mujer neandertal hallada en Siberia (Montañas Altai), y demostró que el hombre moderno coexistió con los neandertales y se aparearon. Hasta el 4% de nuestros genes son herencia directa de ellos. (3).

En la nota que Mario García Bartual hace en la revista Muy Interesante, destaca un aspecto social muy importante de estos homínidos: las relaciones incestuosas, para ellos, no eran un tabú. El estudio del ADN que se hizo en el 2010 fue realizado sobre el hueso del pie de una mujer de unos 50.000 años. El análisis reveló que sus padres estaban íntimamente emparentados, quizá hermanastros, demostrando que la endogamia era mucho más frecuente que en los humanos modernos. Otro dato importante es que la población constante estimada de neandertales en Europa alcanzó a no más de 7.000 individuos.

Lo anterior es un fuerte apoyo a mi teoría sobre el incesto, además de obligarnos a aceptar que Freud tenía razón. Esto es importante porque da lugar a considerar como posible que la filogénesis de nuestra psiquis es un logro evolutivo que consiste en poder autogenerar y autoregular su propio pensamiento, y en ese sentido, podemos considerarnos como integrantes de un grupo monofilético, es decir, descendientes de un único ancestro. Esta reliquia primitiva es, por un lado, el origen filogenético de la sociedad y la religión y como tal, el estructurante psíquico primero; y por otro, constituye la verdad histórico-vivencial, esa que ontogenéticamente, se hace manifiesta mediante un deseo reprimido (el incesto) y una creencia (la prohibición del incesto por la autoridad paterna). Los acontecimientos históricos primordiales de la familia humana comenzaron con un padre omnipotente que defendía con violencia las hembras del grupo (mujeres e hijas) a las que consideraba de su exclusiva propiedad, castigando con la expulsión, la castración o la muerte a los hijos varones que dieran lugar a sus celos. Esto se basa en la hipótesis de Darwin (1871, Vol. 2, pp. 362-363) que sugiere que, primitivamente, el hombre vivió por hordas, esto es, grupos dominados por un macho. Estos hijos 'separados' del núcleo familiar, movilizados por el odio se conjuraron, avasallando al padre déspota se lo devoraron después, dada la costumbre de aquellos tiempos, según lo postulado por Atkinson en 1903. (Salatino, 2013, p. 151)

Completan el apoyo a mi teoría dos trabajos científicos: a) el de D. Marazziti (2013) que demuestra que los celos tienen un origen biológico y son transmisibles hereditariamente a través de un endofenotipo (Es una expresión fenotípica (evidente) alternativa, que en la actualidad se invoca para explicar varios de los cuadros psicopatológicos, cuyos síntomas pueden tener como explicación este tipo de expresiones genéticas.); y b) el excelente trabajo de mi amigo Guillermo Rodriguez-Gómez (2013) realizado en el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana de Burgos, España, que demuestra que el canibalismo practicado por el Homo Antecessor, el homínido más antiguo de Europa, no se debía a periodos de hambruna, pues según lo mostrado por el modelo elaborado por Guillermo y sus colaboradores, hace 800.000 años, Europa era un entorno muy rico en recursos, como carne y grasa, que los obtenían desde los grandes mamíferos que cohabitaban la región.

Referencias:

1. Pääbo, S. et al. (2010). A Draft Sequence of the Neanderthal Genome. Science, Vol. 328, pp. 710-722.
2. Pääbo, S. et al. (2014). The complete genome sequence of a Neanderthal from the Altai Mountains. Nature, Vol 505, pp. 43-49.
3. Pääbo, S. (2014). Neanderthal Man. In Search of Lost Genomes. New York, Basic Books.
4. Darwin, C. (1871). The Descent of Man, and Selection in Relation to Sex. 2 Vol. - John Murray.
5. Salatino, D. R. (2013). Psiquis - Estructura y Función. Mendoza - Argentina, Autoedición. ISBN 978-987-33-3808-3.
6. Marazziti, D. et al. (2013). Prefrontal cortex, dopamine, and jealousy endophenotype . CNS Spectrums, January, pp. 1-9.
7. Rodriguez-Gómez, G. et al. (2013). Modeling trophic resourse availability for the first human settlers of Europe: The case of Atapuerca TD6. Journal of Human Evolution, 64, pp. 645-657.

Les dejo una copia de mi artículo: "La solución del incesto", que forma parte de mi libro Psiquis, que puede ser descargado, gratuitamente, desde este blog.


junio 14, 2015

¡Yo quiero ser anónimo!

¡Yo quiero ser anónimo! Solía decir; y cuando un periodista le preguntó si había escrito sobre su muerte, el dijo, sereno como siempre - solo una vez - refiriéndose al siguiente pasaje de La Biblioteca de Babel: "... ahora que mis ojos casi no pueden descifrar lo que escribo, me preparo a morir a unas pocas leguas del hexágono en que nací. Muerto, no faltarán manos piadosas que me tiren por la baranda; mi sepultura será el aire insondable; mi cuerpo se hundirá largamente y se corromperá y disolverá en el viento engendrado por la caída, que es infinita."

Su deseo no se cumplió; jamás podrá ser anónimo alguien que nos enseñó a ver una realidad que nadie percibe, pero que existe. Su figura, su obra, sus palabras entrecortadas y a media voz, su color amarillo, sus luces y sombras, sus tigres, sus pasos cansados iluminando las veredas de Buenos Aires, su luz propia, su autonomía y libertad, que eran a su vez, su prisión; todos ellos conspiran para sacarlo del anonimato.

En cambio, su premonición si se cumplió esmeradamente. En su realidad, que nunca coincidía con la burda y obvia descripción que todos los demás hacemos de ella, sí murió a poca distancia de su Buenos Aires natal, que él, seguramente, imaginaba como uno de los incontables hexágonos de ese universo, que otros llaman biblioteca.

Muerto, nuestras manos lo empujaron por la baranda, única tumba posible para alguien que es infinito.

Un caluroso recuerdo para quien me hizo conocer un mundo que intuía, y que ahora que sé de su existencia, puedo disfrutar en sus relatos.

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges Acevedo (Giorgi) falleció en Ginebra (Suiza) un 14 de junio de 1986 a los 86 años, momento en el cual dejó, definitivamente, de ser argentino para transformarse en el único escritor inconoclasta que nos hizo conocer un mundo distinto, pero en todo idéntico al de cada uno de nosotros.

mayo 25, 2015

Nos ha dejado una mente brillante

El título de este artículo, nada original por cierto, ya que debe ser casi idéntico a cientos de publicaciones de todo el mundo, no deja de ser intensa y dolorosamente verdadero.

Ayer me enteré por las noticias que dejó de existir, junto a su esposa, como consecuencia del accidente de tránsito en el que estuvo involucrado el taxi en el que se trasladaban; John Forbes Nash tenía 86 años.

Mi contacto con sus ideas, más allá del tenue panorama que se pinta en la película de Ron Howard, que por supuesto he visto ya varias veces y la seguiré viendo muchas más, surge cuando escribí en el capítulo 4 de mi libro PSIQUIS - Estructura y Función (que puede ser descargado desde este sitio), sobre la Filogénesis del aparato psíquico, y en donde propongo sustentado, en parte, en las ideas de Freud, sobre la injerencia de la figura del padre ancestral en la herencia de ciertos patrones relacionales (facilitaciones heredadas de Freud), como son: el principio de displacer, considerar propio lo satisfactorio, la tendencia al orden desde el desorden, la necesidad de identificaciones basadas en un desequilibrio estable, entre otros.

Alguno de estos patrones filogenéticos aparecen luego que en la especie desaparece en forma real o figurada el sistema del padre original y se redistribuyen los vínculos, aunque, bajo la luz de su ausencia se producen los múltiples cambios, leyes y convenios que generan la compleja tendencia a lo social con sustento en lo tradicional o en la herencia social.

Esta diferencia entre el sistema ancestral y el actual cumple, de alguna manera, con la ley del equilibrio de Nash. Nash, en 1950 define los juegos no cooperativos, en su tesis doctoral, lo cual se contrapone con lo establecido por la teoría clásica de los juegos, en donde se analizan las distintas condiciones entre jugadores hipotéticos con el fin de cooperar entre todos para lograr mejores resultados. Nash establece que en los juegos puede haber ausencia de cooperación por lo que cada jugador actúa independientemente y en forma simultánea con los demás, lo cual predice una acción que no es racional. Describe en su teoría una serie de puntos de equilibrio que constituyen el conjunto de todos los pares de 'buenas estrategias' que se dan en oposición; estos puntos de equilibrio se pueden calcular mediante una 'inducción inversa', o algo similar a una abducción, con lo cual podemos afirmar que el 'equilibrio de Nash' responde al lenguaje universal propuesto por la Lógica Transcursiva, o la herramienta y método de investigación de los fenómenos subjetivos.

Les dejo una réplica de la Tesis Doctoral de Nash, que presenta algunos detalles no técnicos dignos de destacar. Son solo 32 hojas escritas a máquina, con todos los símbolos matemáticos hechos a mano y solo dos referencias bibliográficas: una al libro de von Neumann (el padre de la teoría de juegos) y otra a un trabajo suyo, de menos de 30 renglones, en donde propone su 'equilibrio' y que fuera publicado muy poco antes, en el Proc. N. A. S, 36 (1950). Como vemos, no siempre cantidad es sinónimo de calidad, ni pulcritud sinónimo de excelencia.

mayo 19, 2015

Solitario

Siento que camino y sin embargo no escucho mis pasos.
Siento que me hablas y sin embargo no te veo.
Percibo la luz de la luna y sin embargo no a mi sombra.
Nadie me sigue, y no voy en busca de nadie.

Me gana la ansiedad de lo infinito y de lo desconocido.
Me señala la desesperanza y me asedia tu recuerdo.
Persiguiendo el desconsuelo me hundo en la noche.
Solo me acompaña mi soledad.

Nada quedó de la luz que irradiabas cuando te conocí.
La frescura de tu sonrisa se esfumó entre mis pensamientos.
Tus ojos claros me negaron una vez más su mensaje.
Tus manos, nunca más me regalaron su húmeda pasión.

La lluvia ya no te trae en el aire, desde donde estés.
La brisa ni se acuerda de tu pelo alborotado y suave.
Tus caléndulas recuperaron sus pétalos, porque ya no me quieres.
Mis golondrinas ya no migran en busca de tu calor.

Qué poco duró ese amor que se decía eterno.
Qué tenue y sutil la diferencia entre lo propio y lo ajeno.
Me parece lejana y extraña tu sonrisa y tu voz.
Si hasta los amaneceres se hacen perezosos sin tu presencia.

¿Consuelo? No hay consuelo si no te tengo a mi lado.
¿Esperanza? No hay esperanza si tus palabras están distantes.
¿Resignación? No hay resignación para un corazón transido.
¡Soy nuevamente un solitario! Alguien que dejó de serlo solo cuando te conocí.

mayo 06, 2015

El preferido de la familia

Sigmund Freud nació a las 6.30 de la tarde del 6 de mayo de 1856, en la calle Schlossergasse Nº 117, en Freiberg, Moravia. Fue el mayor de seis hijos vivos - entre su único hermano y él había diez años de diferencia y cinco hermanas, y la familia depositó en él todas las esperanzas, esas grandes ilusiones que las familias judías se complacen en forjar con respecto a sus hijos varones. La obligación de triunfar que le había impuesto su familia y su cultura, venía reforzada por el modelo de ética propuesto por una educación tradicional.

Ante estas circunstancias, y teniendo en cuenta lo que significaban los griegos y romanos notables para la mentalidad europea de aquel entonces, sus fantasías infantiles de fama militar (imaginando convertirse en Aníbal, el gran enemigo semita del Estado romano), fueron sustituidas por la aspiración a convertirse en un héroe cultural, cuando se imaginaba que algún día su retrato tendría un lugar de honor en el Aula de la Universidad, la inscripción que consideraba más apropiada era el verso de Edipo Rey: "A quien resolvió el enigma de la Esfinge, y fue el hombre más poderoso."

Sin dudas su premonición se cumplió. Cuando se dio cuenta que las historias de sus pacientes sobre violaciones sexuales que habían sufrido en su niñez eran falsas, y que su primitiva teoría basada en esos relatos tenía que ser abandonada. Su aguda inteligencia le permitió descubrir que no era posible que todos sus pacientes incurrieran en la misma mentira, por lo que las llamó fantasías, lo cual le permitió hallar una explicación y elaborar la teoría de la sexualidad infantil que lo condujo a su más trascendental descubrimiento: el inconsciente.

Fuente: "Vida y obra de Sigmund Freud" de Ernest Jones.

abril 27, 2015

Artículo original en metodología de la investigación

En este trabajo, por primera vez, se aplica mi método de investigación en una ciencia natural, ya que originalmente fue pensado para investigación en ciencias humanísticas. El hecho de haber sido aceptado por el riguroso comité científico y de árbitros de la publicación, le otorga al mismo un importante respaldo. Su aspecto novedoso, en ciencias naturales, es que permite 'aislar', metodológicamente hablando, al objeto de estudio, con el propósito de contrastar su comportamiento con respecto a un modelo específicamente diseñado para tal fin. Esta técnica que seguramente resultará, tal vez, un poco extraña, tiene el respaldo de un trabajo de investigación realizado a lo largo de 15 años, y ya ha mostrado ser efectivo como alternativa, en un gran número de áreas del conocimiento.


abril 20, 2015

PARADOJAS

Porque veo cómo las naves juegan con los vientos
Y el agua navega en un mar de peces,
No quiere decir que siempre miento,
Ni que estoy cuerdo solo a veces,
Quiere decir que por decirlo no interpreto,
Ni que por escucharlo me interpretes.
Si fuera azul el cielo y blanca la nieve,
Da lo mismo que sea vacua la sombra y pleno el silencio,
Porque nada tiene que ver con lo que siente,
El que supone solo un instante lo que pienso.
Si el acercarme a la verdad me diera aire,
Seguramente en verdad me moriría,
Porque si esa verdad le pertenece a alguien,
No seré yo quien se lo diga.

abril 19, 2015

Una vez más la apariencia oculta la trascendencia

Así dejó su oficina en Princeton, Albert Einstein, el día de su muerte (18/04/1955). Varios Journals abiertos, alguna que otra correspondencia sin abrir, un par de libros esperando a ser consultados, su pipa, una fotografía de algún lugar, probablemente, de la misma ciudad y una nota a medio hacer, son los mudos testigos de ese día, en que a los 76 años y víctima de una insuficiencia cardíaca, nos dejara quien aportó con su imaginación y creatividad una nueva perspectiva desde la que observar nuestro universo.

Una nota en BBC Mundo de hoy nos cuenta el periplo, que hace 60 años, inició el cerebro de Einstein, que según variadas historias que yo recuerdo desde que era adolescente, se tejen alrededor de esta supuesta misión recuperadora de los secretos que guardaba Einstein en su cerebro.

Este planteo es tan ingenuo, como si pretendiéramos descubrir lo que Einstein estaba pensando en el mismo momento en que se levantó por última vez de su sillón, o sacar una conclusión en función de leer todas las páginas en donde estaban abiertas las revistas, o tratando de completar el siguiente punto en la nota que quedó inconclusa.

Los estudios anatómicos que se realizaron sobre el cerebro de Einstein, tanto macro como microscópicos, no arrojaron ningún elemento, como era de esperar, que nos orientara en cómo es el cerebro de un genio.

Su peso es el normal, el supuesto desarrollo diferencial de sus lóbulos no puede contrastarse con casos similares, por lo tanto, carece de valor, y las especulaciones se desmoronan, dado que no hay ninguna evidencia que demuestre una relación estrecha entre pensar en cuestiones complejas y la estructura cerebral evidente.

La única forma de averiguar si hay alguna diferencia entre el cerebro de Einstein y el de cualquiera de nosotros, sería si pudiésemos escudriñar, no sus circunvoluciones, ni sus células gliales, o sus mismas neuronas, sino la estructura psíquica. Si bien la psiquis asienta en el cerebro, no es el cerebro; es una necesidad vital que tiene como función 'sostener' el reconocimiento del límite (frontera) entre lo interior y lo exterior, y relacionar tal conocimiento con el entorno. El ser capaz de tal reconocimiento y de establecer esas relaciones, la faculta para ser además, la residencia permanente (pero virtual, puesto que desaparece con la muerte) de los aspectos subjetivos fundamentales, ya sean estos volitivos o cognitivos.

Las particularidades psíquicas del cerebro de Einstein se fueron con él y para siempre; y una vez más desde la apariencia anatómica se pretende, sin éxito, poner en evidencia lo único trascendente del ser humano: su pensamiento.

abril 17, 2015

Quería decirte que ...


Podrán las caléndulas quedarse sin pétalos,
podrá el cielo quedarse sin estrellas,
más lo que nunca le podrá faltar a este mundo,
es el resplandor de tu sonrisa bella.

Podrá el verano no tener cálidos días
y ser el invierno un cobrador de sus despojos,
más nunca dejará de amanecer,
cuando decides abrir tus bellos ojos.

Podrá el plomizo cielo anunciar tormenta,
y el destino del día revelado por sus Parcas,
más el sol nunca dejará de iluminar,
cuando hablan tus graciosas manos blancas.

Podrá el huracanado viento tirarlo todo
y la lluvia trocar el campo en albañal,
más resurgirán el cielo azul y el verde prado,
en cuanto asome tu rostro angelical.

Podrá haber pasado todo esto y mucho más
y al fin haberse alcanzado una cierta calma,
más lo que nunca podrá ser alcanzado,
es la bondad que hay dentro de tu alma.

Podrá ser mi vida un mar de bendiciones
y mi destino el caudaloso río que en él recala,
más nada puede compararse, te aseguro,
a la amistad que cada día me regalas.

abril 07, 2015

El nacimiento de una golondrina que hizo verano


Debo confesar, no sin pudor, que mi relativamente reciente descubrimiento de la obra de Lucila Godoy (Gabriela Mistral), me trasladó, de su mano, a un universo complejo, pero diáfano a la vez.

La sensación extraña, aunque plácida, que me embargó en el mismo momento en que puse un pie en el umbral de la puerta de lo que era su casa natal, en Vicuña, y que ahora es un museo, se comienza a descifrar en el mismo instante en que doy inicio a la lectura de un pequeño libro que contiene datos biográficos y algunos trozos de sus poemas, y adquirí en el lugar.

Quedé absolutamente obnubilado y eclipsado por una avasalladora presencia, una personalidad fuerte, aunque con un núcleo tierno, que se imponía desde esas pocas líneas que me atraparon para siempre.

Una mente brillante, un corazón bondadoso, un sentimiento esperanzador; confluencia no casual en un ser maravilloso que supo imponer cual manifiesto al mundo: "Soy mujer y tengo mucho que decir, y mis decires encierran la verdad que muestra la naturaleza que me rodea, un Dios omnipresente en el que no termino de creer, y la pasión y voluntad que me impulsan a la búsqueda de un amor que nunca fue."

marzo 14, 2015

El padre de la relatividad

Un día como hoy, pero de 1879, nacía en Ulm (Alemania) Albert Einstein, el físico que le cambió la cara a la ciencia, cuando en 1905 publicara en la revista "Annalen der Physik" los cuatro trabajos que fundamentaron su teoría. Por uno de ellos (la explicación del fenómeno fotoeléctrico) recibió en 1921 el Premio Nobel de Física. Este artículo sobre la teoría de los cuantos de luz, constituyó, con el tiempo, uno de los pilares básicos de la mecánica cuántica.

febrero 19, 2015

Viaje Mental en el Tiempo

En el Journal of Neuroscience, 18 de Febrero 2015, 35(7): 2914-2926, James E. Kragel y colaboradores, del Departamento de Psicología de la Universidad Vanderbilt, Nashville, Tennessee, USA, publicaron el trabajo "Neural activity in the medial temporal lobe reveals the fidelity of mental time travel" (La actividad neuronal en el lóbulo temporal medial revela la fidelidad del viaje mental en el tiempo)

Basados en los estudios y definición que Endel Tulving hiciera en 1993 de la memoria episódica (Tulving, E. (1993) What is episodic memory? Current Directions in Psychological Science 2:67–70), a la que distinguía de la memoria semántica, pero a la vez, las interrelacionaba, diciendo que esta última se encargaba de retener el conocimiento sobre el mundo, en el sentido amplio, es decir, de todas las cosas que no están aquí y ahora; mientras que la primera le daba el contexto temporal; o sea, permite 'viajar al pasado' y ubicar en el tiempo lo registrado en la memoria semántica.

Sean Polyn, el director del proyecto, manifestó que el descubrimiento principal consiste en que cada fragmento de la memoria episódica de un ser humano está marcado con las llamadas 'timestamps' ('marcas del tiempo'). Estas marcas se parecen a los índices que se usan en los archivos electrónicos, vale decir, la manera en cómo se guardan se asemeja a la clasificación de los archivos informáticos en función de su fecha y hora de creación.

Con el fin de determinar las funciones cognitivas de las distintas subregiones del lóbulo temporal medial (LTM) durante la búsqueda en la memoria, los investigadores desarrollaron modelos computacionales que pusieron a prueba hipótesis sobre los vínculos entre las operaciones cognitivas complejas y actividad BOLD (dependiente del nivel de oxigenación sanguínea cerebral) registrado durante la recuperación. Encontraron evidencia de que las distintas estructuras del LTM se asocian con diferentes mecanismos computacionales que predicen el desempeño exitoso y la organización temporal durante una tarea de recuerdo libre. Estos resultados implican, que en el restablecimiento del contexto temporal de los episodios anteriores están involucrados el giro parahipocampal posterior y el hipocampo. Este restablecimiento temporal se piensa que es un mecanismo importante que apoya el revivir subjetivo de la experiencia pasada, propuesto por Tulving, 1993. En contraste, las estructuras anteriores del LTM, incluyendo la corteza perirrinal, fueron indiferentes a la estructura temporal de los recuerdos recuperados, aunque en general, no a la recuperación de elementos de soporte del episodio objetivo.

Para nuestra investigación, también tienen enorme importancia estos hallazgos, porque desde mi Tesis Doctoral (2009) vengo proponiendo la existencia de una memoria estructural, que en su momento bauticé como ADN psíquico, dada su similitud en la disposición y en la codificación con ese material biológico, en donde se registra la historia del sujeto y toda su experiencia, con una periodicidad de 25 mseg, que es el tiempo cronológico que utiliza el cerebro para 'rastrear' la realidad externa y percibirla. Esto surge del rastreo fronto-caudal de la corteza que el sistema tálamocortical realiza a 40 Hz, tanto en vigilia como durante el sueño MOR, según lo demostraran Llinás & Rivary en 1993.



En la figura anterior podemos ver cómo soluciono el registro temporal de la realidad percibida. Cada espira que separa dos 'Ahora' consecutivos (Ah1 y Ah2) representa 25 mseg de tiempo externo. Por tanto, si se necesita traer al momento actual un recuerdo (o sea, viajar al pasado), bastaría con contar hacia atrás tantas espiras como sean necesarias para llegar al 'recuerdo' ubicado en el pasado, teniendo en cuenta que un solo día dispone de 3.456.000 espiras.

El mecanismo que yo propongo para ubicar un hecho registrado en el pasado es similar al que emplea una célula cualquiera de nuestro organismo, cuando tiene que fabricar una proteína basándose en el molde que le provee su ADN nuclear. La espiral de la memoria estructural es el ADN psíquico que sirve de 'molde' para que, cuando 'armamos' un hecho en nuestra memoria transitoria (equivalente a los aminoácidos elementales para formar una proteína), por complementariedad se dispongan frente a la parte del molde que se corresponda y eso es tomado como recuerdo; contando las espiras que hay entre el aquí y ahora y ese lugar señalado por la ubicación del hecho en el recuerdo, tendremos la fecha y la hora de cuando sucedió ese hecho, con una precisión de 25 mseg.

enero 06, 2015

La Verdadera Historia de la Lógica Transcursiva (Volumen 1 al 4)

Esta obra representa, más allá de la transcripción de los apuntes tomados durante más de 12 años, mientras preparaba mi Tesis Doctoral y escribía mis dos primeros libros, un doble análisis de todas las fuentes primarias en donde me nutrí para realizar este arduo trabajo; por un lado, el análisis hecho en el momento de la formación, el cual no dejó lugar para la crítica personal, sino solo a un asumir posturas firmes acordes a mi propuesta; y por otro lado, a la crítica actual desde una Lógica Transcursiva, que aunque no totalmente madura, si lo suficientemente sólida como para aportar un punto de vista distinto en el análisis del trabajo de eminentes personajes que nutren las filas del conocimiento humano; entre los que se cuentan a numerosos filósofos, científicos de casi todas las ramas de la ciencia, y en especial, todos aquellos que están ligados directa o indirectamente a las Ciencias Cognitivas, de las que destaco sus logros, pero soy muy crítico a la hora de considerar sus fundamentos. No obstante su comienzo de corte novelístico, este trabajo aporta, además de una guía metodológica en investigación, todo un bagaje de conocimientos que hacen a la formación de cualquier científico, e infunde un espíritu inquisitivo que trasciende los buenos libros de texto de las distintas disciplinas que se abordan, con el fin de lograr que, quien lo lea, pueda construir una postura epistemológica propia, firme y debidamente fundada.