octubre 28, 2013

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 16)

Cuaderno I (páginas 93 a 98)

Lunes a la madrugada y aún estamos haciendo, con mi amigo, algunos retoques menores a EDIAR (Engendro De Inteligencia ARtificial), que es como he bautizado a esta locura que hemos compaginado en solo 30 días. En pocas horas más sale el tren que nos llevará a Buenos Aires para presentarlo, nada más ni nada menos que el la Academia Nacional de Ciencias.

Ha ocurrido algo realmente curioso con este proyecto. Lo primero y fundamental, es que salió de la nada. Efectivamente, sin tener prácticamente conocimientos al respecto y con solo alguna lectura de poca importancia, me lancé junto a mi amigo a una verdadera aventura que fue enormemente enriquecedora. En segundo lugar, está la forma en que lo hemos elaborado.

Se me ocurrió utilizar como base la conformación de una computadora, en cuanto a sus elementos operativos (hardware). Como lo único que teníamos a mano era la Commodore 64, pues le echamos manos. La abrimos y fuimos 'copiando' los módulos de que dispone para funcionar. Solo agregamos alguno que otro módulo 'inventado' que le diera a este engendro, un carácter más 'humano', como el módulo 'pensamiento proyectivo', entre otros.

Mi amigo se había convertido casi en un experto en realizar diagramas de flujo (dicen que generalmente el discípulo supera al maestro). Como lo único que no teníamos era tiempo (y vergüenza tampoco), nos repartimos los módulos convencionales al azar, y yo asumí la responsabilidad de desarrollar los módulos críticos (el del pensamiento, los conceptos, el módulo de lógica, etc.). Espalda contra espalda, cada uno desarrolló lo que le había tocado en suerte.

No puedo creer aún la asombrosa coherencia que adquirió todo el desarrollo, a pesar que en ningún momento nos consultamos entre nosotros sobre qué y dónde disponer los elementos constitutivos de cada módulo, y cómo relacionarlos. Habíamos partido de un esquema general que habíamos confeccionado, copiándolo de la computadora, que ya está armada nuevamente y funcionando correctamente (por suerte).

Cada módulo cuenta con un diagrama de flujo en donde se detallan sus componentes, que en algunos casos según necesidad, constituían submódulos estructurales y funcionales; seguido de un pequeño relato, muy escueto, de los detalles del funcionamiento del módulo. Lo notable es que todos los módulos confeccionados, sin ninguna consulta intermedia, encastran perfectamente, lo cual fue una alegría inmensa, porque, justamente éste era uno de los principales problemas del diseño.

Lo concreto es que una vez 'ensamblados' (en el papel, claro) todos los módulos, nació EDIAR, funcionando perfectamente. Su lógica era sólida; las salidas del sistema eran coherentes con las entradas, y el nivel de proceso interno, daba una serie de detalles suficientes como para comenzar a desvelar el misterio de la 'caja negra' que cubría todo lo cerebral y mental. Esto último, para nosotros, fue una gran revelación, porque inclusive me permitió sugerir que la máquina (la Commodore en este caso), tenía su propio 'pensamiento' y utilizaba su propio 'lenguaje' para comunicarse con el humano y con otras máquinas, algo que me arriesgué a escribir, parte en la introducción al trabajo, y parte en las conclusiones.

Estamos ingresando en la Academia Nacional de Ciencias y procedemos a ubicar al organizador del evento para ver cuándo nos toca disertar, y otros detalles burocráticos. Se nos aproxima con los brazos abiertos y portando una amplia sonrisa, diciendo - ¡Muchas gracias por haber venido, muchachos!, realmente estaba muy preocupado por ustedes; además porque les tengo que pedir un gran favor. - Dinos en qué podemos serte útiles - le respondí a tan efusivo recibimiento. - Una de las conferencias centrales estaba a cargo de un Ingeniero de La Plata, y me acaba de llamar por teléfono diciéndome que debido a un problema inesperado de salud, no podrá concurrir. Lo que yo les quiero pedir, es si no se animan a cubrir con su trabajo este terrible hueco que se ha generado en la programación. - El trabajo no tiene el nivel requerido para cubrir ese nivel técnico, no te olvides que no somos ingenieros, somos médicos - me apresuré a decir. - Por eso no te preocupes, he leído el resumen de su trabajo y les puedo asegurar que tiene mucho más nivel que el de muchos especialistas, por lo menos de nuestro país. Dudándolo algunos instantes en los que entrecrucé algunas miradas furtivas con mi amigo, buscando su aprobación (o no), le respondo afirmativamente. Mi amigo pregunta, ¿cuándo nos tocaría dar la conferencia?, - Ahora, a las 9 hs., luego que yo dé la bienvenida a los participantes y haga una pequeña introducción. Es decir, es la primera conferencia magistral de las jornadas. Debo confesar que me ha corrido un escalofrío por la espalda y debo tener el rostro colorado, del sofocón que me ha provocado la lapidaria aseveración del Ingeniero.

Luego de casi hora y media de estar exponiendo ante 'mucha gente' (nunca me imaginé el nivel de interés que había despertado este evento), culmina mi 'conferencia' con un estruendoso y prolongado aplauso; inclusive con algún que otro 'bravo'; algo que yo no terminaba de entender. Ha pasado ya más de una hora desde que terminé de disertar y todavía no podemos ir, con mi amigo, a tomar un café como para relajarnos, festejar y analizar en donde hemos quedado posicionados a nivel nacional; en motivo, una larga cola de participantes que, además de felicitarnos, querían establecer un contacto permanente con nosotros, con la posibilidad de encarar algún proyecto en conjunto. Otros para solicitarnos que le enviáramos una copia del trabajo que acababan de conocer. En fin, toda una locura que culminó con otra locura.

Hoy voy a completar los aspectos funcionales del modelo propuesto en la reunión anterior.

Condiciones necesarias:
- Carga inicial = 100% (compromiso)
- Inicio aparato perceptivo, en busca de objetos
* Nace el aparato psíquico.

- Registro la primera clase - consumo por creación (responsabilidad) de mantener esquema corporal (autoconservación) (* el esquema corporal comienza con la edificación del aparato psíquico propio)
* Nace el Ello: administrador de la atención y controlador del nivel de carga total del aparato pulsional. El Ello repone una cantidad de carga equivalente a la disminución provocada por la creación de una clase. Esta disminución es pequeña, ya que está supeditada a la calidad de la satisfacción que neutraliza inicialmente; que de ninguna manera se superpone a la original, por ser de distinta calidad.

Además, la equivalencia no es absoluta, ya que parte de esa carga es diferida con el fin de mantener 'vivo' el registro de la clase originada. Esto hará que pueda recargarse una clase, originando una representación sin necesidad del aparato perceptivo (evocación), y además, producir 'deseos' y 'afectos', dependiendo del 'signo' de la carga. {(-) necesidad de rechazar el dolor (afecto) y el displacer; (+) necesidad de evocar (deseo) la satisfacción}

Luego de aquí viene una serie de elucubraciones un tanto tortuosas que hice con respeto a las pulsiones (ya que como se puede ver, esto está muy teñido de psicoanálisis), lo que deriva en que mi 'estimado' colega asuma el mando, e intente 'explicar' de qué se trata todo esto, dada la expresión de terror de la Dra.

No vale la pena reproducir el sinnúmero de alusiones a la obra de Freud que hizo mi 'estimado' colega, lo cual en vez de aclarar, complicó más las cosas, porque ahora ni siquiera yo entendía mis propios escritos. Ante esta situación semi-caótica, decidí sacar un 'As' que traía escondido entre mis apuntes, como para cortar un poco con este delirio.

El título del aporte: anatomía de una clase. Esto, realmente, modificó en forma absoluta la expresión de mis dos compañeros, que se dispusieron a tratar de entenderme. [en la historia general, este momento significó un verdadero punto de inflexión] ¡Allá vamos! Una clase puede ser pasiva, como la que caracteriza lo estructural inicial y lo ostensivo luego; o puede ser activa, cuando adquiere funcionalidad a través del simbolismo, lo cual le permite tener, mediante su eje dinámico, actividades de control (pensamientos). (figura)



El simbolismo será asiento del lenguaje en su aspecto formativo esencial. Con la evolución del aparato psíquico se alcanzará desde aquí, el simbolismo máximo: el lenguaje verbal, artífice de los pensamiento abstractos. [aquí todavía no sufría con las incongruencias de este enfoque tan cognitivista]

En esta especie de cubo despanzurrado que se ve en la figura, existen varios 'nodos' que, dado lo avanzado de la hora y el terrible 'hambre' que nos azota, explicaremos en otra ocasión.

[En esta figura debemos destacar algunos aspectos relevantes. Es en el primer lugar en donde aparece la denominación 'psicocito', que a pesar de que esté en duda su asignación, el signo (!) intermedio indica que fue una especie de revelación. ¿por qué no ponerle este nombre a esta 'cosa' que se está formando, y que supuestamente estaría destinada a resguardar los inicios estructurales y funcionales de la psiquis? El otro elemento a destacar es ese mal dibujado cubo, en lápiz, en la esquina inferior derecha, y ya veremos por qué]

¡Nos vemos mañana!