julio 14, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 275)

Cuaderno XII (páginas 1653 a 1658)

(Hoy analizaremos contenidos que integrarán el capítulo 2 de la Tesis, y que tienen que ver con la relación entre el sistema real bio-externo y el lenguaje natural)

Las ventajas de ordenar el código genético como lo hace Yang (y nosotros):
1) Constituye un índice numérico que refleja cuantitativamente un cambio estructural (evolutivo) continuo, entre las 4 bases.
2) Refleja exactamente su índice cromatográfico (Rf) que, invariablemente es A < G < C < U(T), que es la única regularidad químico-estructural de las bases.
3) Corresponde mejor a las características electro-químicas de los aminoácidos que explican una posible evolución, en lugar de los potenciales de oxidación que se usan habitualmente para el ordenamiento.
4) Determina 5 categorías de acuerdo a su Cβ y la variación estereoquímica respectiva, y los propone como el grupo de codones que conforman el núcleo primordial del código genético, del cual derivan los 20 aminoácidos esenciales (evolución de por medio).
5) Explica mejor la posible evolución del código genético. He aquí nuestro argumento más fuerte, ya que hemos tomado como metáfora, para explicar la evolución de los fenómenos subjetivos, al código genético.

Esta disposición que propone Yang tiene tremenda importancia porque, en primer lugar (y fundamental), pone como 'núcleo del núcleo' el par GC; es decir, el par OS (dadas las relaciones establecidas anteriormente entre las bases y los elementos de nuestro PAU, esto es, C = S, G = O. ¡Increíble!); y por otro lado, se adecua perfectamente a nuestras 'identidades', que son el núcleo de nuestra Lógica Transcursiva, y por tanto, de los fenómenos subjetivos, luego, de todo lo vivo. Veamos:







Núcleo del núcleo, según Yang














Núcleo del núcleo, según Salatino
(¡Brillante!)







Intento de descripción (funcional) del cerebro - La estructuración de la psiquis

El cerebro está ligado al movimiento, por eso es patrimonio de los que hemos definido como animales, o sea, de aquellos que tienen que desplazarse, obligatoriamente, para lograr su sustento. Su alto grado de organización se sustenta en propiedades eléctricas intrínsecas, que según Llinás ("El cerebro y el mito del Yo, p. 10) son:
- Oscilación
- Resonancia
- Ritmicidad
- Coherencia

Descripción, desde la Lógica Transcursiva (LT), de las sinapsis excitatoria e inhibitoria:

Sinapsis excitatoria (aspectos lógicos de su funcionamiento):


Referencias: D = Dendrita - S = Soma - M = Membrana - SI = Segmento Inicial - CE = CitoEsqueleto - TA = Terminal Axónica - ES = Espacio Sináptico - Em = Diferencia de potencial - T = Tiempo - PEP = Potencial Excitatorio Post-sináptico
 ➀ = Sinapsis Axo-dendrítica  = Sinapsis Axo-axónica   = Sinapsis Axo-somática - S = sujeto - O = objeto - V = cambio superficial



Si se recuerda lo dicho hasta ahora es sencillo ver la correspondencia entre el esquema de la figura anterior y nuestro Patrón Autónomo Universal. Tal correspondencia no solo se da en lo estructural sino que también, y en un alto grado, alcanza lo funcional.

Repasemos rápidamente el funcionamiento neuronal, tomando como guía el esquema lógico-transcursivo de la figura previa. El nivel superficial de este esquema permite representar adecuadamente, la situación en una sinapsis eléctrica en donde el estímulo, sin sufrir prácticamente decremento, se transmite de neurona a neurona, sincronizándolas; en este caso particular cada ciclo DSM, desplegado en el tiempo cronológico, representa una nueva neurona que ha sido alcanzada por el estímulo.

En el caso de una sinapsis química, el esquema lógico-transcursivo también es apto para representar los dos niveles que esta tiene. El nivel superficial (ciclo DSM)  deja constancia de la generación de un potencial sináptico que es sensado en el segmento inicial (SI) para constatar si alcanza el potencial umbral. Si no fuera el caso, se produce un nuevo ciclo, cuyo resultado se suma al anterior. Esta sumación (temporo-espacial) de potenciales excitatorios post-sinápticos (PEP) permite, a este potencial sináptico, trepar hasta el potencial umbral (como lo pone en evidencia el detalle gráfico de la izquierda al centro de la figura).

Cuando el segmento inicial detecta que se ha alcanzado el potencial umbral, inicia (dispara) un potencial de acción. En este preciso momento, se ingresa al nivel profundo del esquema lógico (ciclo CE,TA, ES). Allí comienza un nuevo ciclo (que se da en un sentido de giro inverso) representado por la transmisión de la despolarización hacia la terminal axónica (TA) y la liberación de neurotransmisores en el espacio sináptico (ES), con lo cual se concreta la transmisión del estímulo a la neurona post- sináptica. La presencia de CE (citoesqueleto) en el ciclo profundo puede parecer ociosa, ya que hemos hablado de propagación de un estímulo y hemos dicho anteriormente, que este es un fenómeno típico de superficie. Sin embargo, CE está allí porque representa el fenómeno simultáneo (heterárquico) que se produce a nivel profundo, cuando las sustancias neurotransmisoras producidas en el soma, son transportadas por el CE hasta la terminal axónica y las deja listas para ser usadas, cuando la despolarización inducida por el potencial de acción, provoque la apertura de las vesículas y vierta su contenido en el espacio sináptico. Algo similar ocurría cuando era recibido el estímulo a nivel de la dendrita (fenómeno superficial) y luego se producía una sumación de los sucesivos estímulos. Esta sumación es un fenómeno profundo y simultáneo que representa en la jerga eléctrica, la carga de un capacitor, lo cual es una función continua. Los fenómenos de transporte y de sumación hacen que el funcionamiento de una neurona pueda ser explicado desde la Lógica Transcursiva (LT).

Como comentario final diremos que, en la figura se han representado además de los detalles funcionales, los tipos de sinapsis más comunes. Desde la LT es posible caracterizar en forma precisa cada una de estas sinapsis. La modalidad representativa se basa, según en dónde asienten las sinapsis, en la secuencia progresiva de activación. Haciendo un paralelo entre cada una de las estructuras participantes del ciclo, con cada uno de los elementos integrantes del nivel superficial del PAU (Patrón Autónomo Universal), resultan los tres patrones superficiales (dextrógiros) de nuestra propuesta y con la misma base lógica. Se ha aportado así un dato más (aunque no menor) que reafirma la posible existencia de un lenguaje universal (LU) como sustento de todo lo vivo.

Veamos la secuencia lógica de activación en una sinapsis inhibitoria:


Referencias: las mismas que en la figura anterior

En el caso de las sinapsis inhibitorias, como se observa en la figura, no existe nivel profundo (químico) aunque sí, aquel que corresponde a la sumación algebraica de los estímulos.

La inhibición está dada porque cada vez que el estímulo pasa por el segmento inicial (SI) es más negativo, por tanto se aleja cada vez más del potencial umbral. Nunca se conseguirá, de esta manera, disparar un potencial de acción.

Como en el caso de las sinapsis excitatorias, aquí de acuerdo al lugar en que se ubique la sinapsis, se establece un patrón (secuencia) de inhibición. Nuevamente, si hacemos un paralelo entre los participantes del ciclo y los integrantes del nivel superficial del PAU, podemos ver que quedan conformados tres patrones superficiales, pero ahora levógiros. Lo anterior permite corroborar definitivamente que, aceptada la disposición lógica propuesta, el funcionamiento de la unidad anatómico-funcional del sistema nervioso (neurona), responde totalmente a los principios de la Lógica Transcursiva.

Vemos a continuación algunos esquemas que resumen (muy bien) el capítulo 2 y sus resultados:






[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!