noviembre 13, 2013

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 32)

Cuaderno II (páginas 189 a 194)

Hace 15 minutos que espero en la antesala del Directorio para enfrentarme a las autoridades máximas de la Obra Social y justificar así, que mi proceder ha sido correcto. Para ello he elaborado, durante toda la noche (¡no he dormido!) un informe de 100 páginas escrito a máquina, en donde explico con lujo de detalles, la intencionalidad de cada uno de los 22 puntos especificados en el volante y su justificación. Ya han llegado algunos miembros del Directorio, que han pasado junto a mí con cierta actitud indiferente; supongo que se avecinan momentos complicados.

El Director General me ha cedido su sillón, por lo tanto, estoy sentado a la cabecera de la enorme mesa de la sala de reuniones y el recinto está lleno de gente, porque además de los miembros titulares, que son muchos, están los suplentes y todos los del Departamento Legal y del Departamento Contable con el Director del área incluido, que es quien ha autorizado la partida presupuestaria para cubrir esta, por ahora, 'dudosa' instalación.

Ante el requerimiento del Director General comienzo por explicar de dónde se origina esta infamia. - Hace una semana atrás estuvieron en este lugar tres personajes, que se identificaron como asesores técnicos, a nivel nacional (venían, dos de Córdoba, y uno de Buenos Aires), de la empresa que no fue beneficiada por la adjudicación. No di aviso de este episodio, porque, legalmente no podían hacer nada, de lo contrario no me hubieran entrevistado directamente a mí; me limité a escuchar sus reclamos técnicos, los cuales pudieron ser evacuados sin inconvenientes, no obstante lo cual, ya retirándose, me advirtieron que dada mi 'incapacidad profesional' (a pesar de no haber dejado de contestar con respaldo técnico de alto nivel) para manejar el tema, 'esto no iba a quedar así'. - ¡No veo la relación con lo que nos ocupa, Doctor! - me espetó uno de los miembros de Directorio.

Respirando hondo, continué, - ¡sí que la tiene! y paso a demostrárselo. Estos 'ingenieros' traían una lista de 22 puntos, en donde, según ellos, yo, dada mi 'incapacidad profesional', había fallado a favor de la empresa equivocada, con lo cual pretendían tener un aval para impugnar la licitación. Sin dudas, vinieron a 'tantear' la situación antes de emprender una acción legal que iban a perder, porque todo está correcto y es legal. Yo me quedé con una copia de esa lista, la cual tengo aquí - mostrándola a los presentes, bien en alto y para que todos la vieran - y, ¡oh sorpresa!, son los mismos 22 puntos que cuestiona el famoso volante 'anónimo'; es más, demostrando poca inteligencia y nada de astucia, son textuales y los han colocado en el mismo orden. - Por lo tanto - concluí - no hay que ser muy despierto para descubrir una relación causa-efecto. ¡Señores!, este volante 'anónimo' no es tal, tiene un autor, que como acaban de ver nos ha dejado su firma y su fotografía al pie del mismo. Pertenece a la empresa que perdió, la que en forma artera, ha tratado de torcer la ley o de coimearme, no lo sé; y ¿esto por qué?, porque esta empresa está enquistada, no solo en el estado provincial, ya que todo el equipamiento pesado que tiene el centro de cómputos de la provincia es de ellos, sino también a nivel nacional, en donde ocurre lo mismo. Tienen el monopolio de la provisión informática oficial de todo el país, desde hace 15 años. Como en esta oportunidad no corrieron las 'coimas', no pudieron hacer nada a pesar de varias situaciones intimidatorias que han tenido lugar y generadas por sus acólitos en el estado provincial, situación que el señor Director conoce, desemboca en esta bochornosa situación, para ellos, porque yo tengo la consciencia tranquila por haber actuado honestamente y con idoneidad, y ciñéndome estrictamente a lo que marca la ley.

He pasado tres largas horas hablando, después de mi introducción, detallando uno a uno los 22 puntos en litigio y dándoles a las autoridades las explicaciones técnicas respectivas. Nunca, hasta ahora, había pasado por una situación tan angustiosa; pero bueno, valió la pena porque el Directorio en pleno me restituyó su confianza y se comprometieron a iniciar una investigación con el Fiscal de Estado para detectar otras situaciones similares, algo que como todos sabemos, no tendrá mucho futuro. Lo concreto es que finalmente y a pesar de todo ¡tengo mi centro de cómputos!

Sé que el tema es árido, pero aún me quedan algunos puntos sin tratar del trabajo de Stemberg. Así se lo propongo a mi 'estimado' colega (hoy tampoco vino la Dra.) quien, no muy convencido, asiente escuchar.

Memoria de largo plazo: es obvio que la analogía no funciona sin un método efectivo de almacenamiento de patrones. La memoria de corto plazo de la psicología contemporánea es esencialmente un eufemismo utilizado para referirse a la consciencia. El modelo que propone el autor es asociativo, ya que almacena elementos cercanos entre sí. Por otro lado, había sugerido ya, que el proceso mental está fundado en la inducción y la analogía, los cuales están basados en el reconocimiento de patrones, por tanto, considera que dos entidades están asociadas, si y solo si, tienen patrones en común, o están ligadas entre sí como sustrato de un patrón común.

Percepción: se define percepción como el 'reconocimiento de patrones'. El autor propone que la mente reconoce patrones de acuerdo a una estrategia 'multinivel'. La percepción y el control motor han sido definidos como la conexión entre la mente y la realidad, claro que, - nos dice el autor - esta es una definición en un solo sentido. Desde otro punto de vista, el resultado de la percepción es la realidad y el estudio de la percepción es el estudio de la construcción de la realidad externa.

Fodor (1983) ha propuesto, como una regla general, que hay un número significativo de diferencias estructurales entre los 'sistemas de entrada' y los 'sistemas de procesamiento central' {da la lista completa de estos módulos, pero para resumir no los menciono}. El autor propone que estas propiedades detalladas por Fodor son una buena caracterización en los niveles bajos de la jerarquía perceptual y que estos niveles están estrictamente modularizados.

[es interesante que aquí aparezca Fodor por primera vez y tan al comienzo de este estudio, porque ya veremos mucho más adelante, cómo es posible desestimar todas sus teorías. Si bien aquí se registra a Fodor por primera vez, no es la primer vez que aparece en las reuniones, ya que la Dra., una fodoriana fanática, usa su teoría para dar sus clases de Psicolingüística]

Hay otros trabajos pero, más allá de aportar un montón de 'algoritmos' que no dicen mucho, carecen prácticamente de interés. Le propongo a mi 'estimado' colega que veamos algunos apuntes elaborados por mí, en donde se aporta algo más rescatable, que todo lo visto en los trabajos. (figura)


En la figura es una representación de un cubo (que supuestamente representa un psicocito) en proyección ortogonal. Este registro 'plano' representaría lo 'espacial', mientras que cuando el cubo está desplegado (en perspectiva) con desplazamiento de M hacia el observador, podría representar lo espacio-temporal. Vemos que el hexágono en que se ha transformado el cubo al 'aplastarlo' tiene indicados en sus vértices los distintos nodos (ya conocidos), pero además, una individualización bien notoria de los polos del sujeto y del objeto. En la parte inferior derecha, un esbozo de la estructura rudimentaria con que, supuestamente, nacemos, es decir, dos nodos dedicados a captar las entradas al sistema (el aparato perceptivo externo (APE), y el aparato perceptivo interno (API)), y una salida motriz (M).

[nótese que en cada vértice del hexágono existe un número binario de tres cifras. Primera vez que esto ocurre, que aunque no se dan precisiones sobre sus propósitos, constituyen un elemento de tremendo peso en el desarrollo futuro de la teoría]

Mientras dormimos el cubo (que representa el psicocito) se 'aplasta', M se proyecta hacia atrás (se aleja del observador), por lo tanto quedan 'operativos' todos los nodos periféricos del hexágono. Sin la sincronización motriz (yoica), nos quedamos 'sin tiempo'. Colapsa el espacio psíquico y por tanto, desaparece la consciencia y el contacto con parte de la realidad. También se pierde el predicado (la acción) de la 'gramática universal'.

El polo M reemplaza al Yo. Se reemplaza la realidad material por la realidad psíquica (como dice Freud). Esta realidad psíquica es la del contexto y la que coordina la periferia del hexágono. El cubo, al transformarse en plano, y dado que los extremos de sus ejes son complementarios, es como si se hicieran idénticos, actuando en consecuencia como si se intercambiaran. Así, los elementos del sujeto representan elementos del objeto, y viceversa.

Habiendo leído mucho y discutido, no tanto, he terminado con los temas que traía para la reunión de hoy. Cuando me estaba despidiendo de mi 'estimado' colega, me dijo: - ¿sabés qué le ocurre a la Dra. que no viene? Vos tenés cómo comunicarte con ella, ¡llamála! - con lo cual asentí.

¡Hasta mañana!