noviembre 05, 2013

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 24)

Cuaderno I (páginas 141 a 146)

Comienzo la reunión de hoy, la que promete ser prolongada, sintiéndome profundamente decepcionado, pues mis compañeros, 'no han tenido tiempo' de ver ni discutir la poca cosa que les dejé la reunión anterior, porque tuve que ausentarme. Sin dudas soy el único que muestra una actitud consustancial con respecto al trabajo, ¿qué curioso, no? De cualquier modo, sigo adelante. Vamos al planteo del problema.

"El conflicto del analizado y su reacción frente al analista, o frente a otras personas o eventos que le ocurren fuera del análisis; la intervención del analista y su influencia; el fenómeno de transferencia; las proyecciones y la identificación, son algunos de los elementos a tener en cuenta en cada entrevista, con el fin de poder brindarle al paciente la posibilidad de descubrir el modo en que puede solucionar su conflicto. Sin lugar a dudas, todas estas pautas son de muy difícil sistematización, y esta dificultad, atenta contra la oportunidad de plantear el problema del paciente como uno de los tantos, más o menos típicos, de determinada patología, ya que si bien se puede identificar con cierta exactitud el origen del conflicto que asumimos como expresivo de una patología, está presente la participación de un 'extraño' que tiene que 'encajar' en el esquema, para dejar de ser extraño. Esto último es clave para poder asumir determinados roles con el fin de poner frente al paciente el o los posibles motivos de su problema, proyectándolos en el analista quien debe cumplir funciones que van, desde ser madre, hasta ser un Yo 'acumulado' afuera. Además, a la hora de la interpretación, la elaboración psíquica del analista debe excluir sus propios conflictos, con el fin de no teñirla con su problemática, de lo contrario termina siendo él mismo, el analizado.

Estas pautas de trabajo hacen que cada entrevista sea algo distinto, y por supuesto, cada paciente sea único en la forma de encararlo. Poniendo de manifiesto algunos 'marcadores' presentes en la comunicación terapéutica, pero no soportados en el análisis microscópico de la comunicación en sí misma, sino poniendo en evidencia cierta información que está relacionada directamente con los mecanismos patológicos productores de la enfermedad.

Si bien el identificar los elementos del conflicto que el paciente presenta, da las pautas para poner en funcionamiento todo el potencial terapéutico del psicoanálisis, el disponer además, de indicadores concretos sobre el posible mecanismo de la patología, y por ende, de la elaboración que ese paciente pueda hacer de la situación analítica, puede constituir una verdadera potenciación del método y permitir la inducción de técnicas 'reparadoras' del daño psíquico identificado.

La aparición de un determinado signo o síntoma tiene mucho que ver con la manera en que el paciente es detentado por un conflicto y la forma en que lo elabora; su sustrato psíquico no le permite otra alternativa; sus impulsos, sus afectos, sus preocupaciones morales, o las defensas que elabora, tienen una base insoslayable en el estado de su aparato psíquico. La estrategia elegida para caracterizar el origen de estos 'marcadores', es la de revaluar la Metapsicología, pero funcionando en un 'aparato' que basado en el modelo de Freud, contemple el aporte de la Informática para dar fundamento a su funcionamiento íntimo y la representación espacio-temporal asiento, a nuestro juicio, de buena parte de la psicopatología clínica; como así también, de la Psicolingüística, para dar sustento explicativo a un elemento primordial en la caracterización psicopatológica, como es la simbolización.

El registro psíquico del mundo externo y su utilización en un mundo interno es una preocupación constante en distintos campos de la ciencia; intentar nuevos aportes, sigue siendo todo un desafío. La Psicología y la Informática han hecho avances conjuntos en esta materia, principalmente en el entendimiento de las representaciones y específicamente, en la comprensión de la actividad perceptiva. En un intento de comprender, en la obra de Freud, la representación del tiempo y del espacio (investigación llevada a cabo durante dos años), se pudo determinar la limitada participación de autores psicoanalíticos, en esta problemática, a pesar del amplio uso de estos atributos en la teoría. Frente a este hallazgo, surgió la inquietud de reunirnos, un Psicoanalista, un especialista en Informática Médica, y una Lingüista, para revisar el problema. A más de dos meses de reuniones surge la posibilidad de aprovechar el subsidio ofrecido por la IPA para poder intensificar, gracias a esos recursos, la investigación que nos motiva.

El sustrato de nuestra investigación es la utilización del modelo de aparato psíquico propuesto por Freud, y algunos postulados teóricos de Bion y Melanie Klein, sobre el funcionamiento mental, buscando la correspondencia con los elementos aportados por la Informática (lenguajes, elaboraciones lógicas, redes neuronales, etc.), y por la Lingüística (???). Nos ha motivado el que, en este corto periodo de intercambio interdisciplinario, hayamos podido encontrar una problemática común bastante más emparentada, de lo que desde cada disciplina particular, se sospechaba. Esto nos lleva a hacer un esfuerzo por encontrar un lenguaje, modelos y reglas de correspondencia que sirvan para aprovechar la experiencia científica de una disciplina en otra.

Nos alienta a llevar a cabo lo anterior, la opinión del epistemólogo G. Klimowsky, cuando dice: "-------". También ilumina el panorama, los trabajos de D. Sor et al., y Liendo, donde se pone de manifiesto la importancia de ........ Como así también los aportes desde fuera del Psicoanálisis de Pinker, Grossberg, Sun, Minsky, Zubirí, B. Russell, Pribram, o desde la lingüística, Chomsky. Nos vemos impulsados a realizar este esfuerzo al ver que los aportes del Psicoanálisis a este conjunto interdisciplinario, para el entendimiento del funcionamiento psíquico, han sido magros, y consideramos que puede ser un aporte útil si ayuda a darle una mayor coherencia interna a la teoría psicoanalítica.

Justificación: desde el punto de vista científico, el proyecto sigue las pautas de la epistemología de la complejidad, que representa una apertura a lo interdisciplinario, con sus múltiples ventajas: diversidad de enfoques, diferentes planteos conceptuales y meteorológicos que conllevan resignificaciones de los argumentos científicos, posibilitando una real apertura a nuevas formas de interacción entre la psiquis y la realidad. Desde lo tecnológico, el proyecto aporta la implementación de un modelo lógico-metodológico que intenta integrar factores humanos, biológicos, informáticos y lingüísticos, para caracterizar las representaciones, enriqueciendo los principios que ligan sus estructuras al desenvolvimiento habitual del Psicoanálisis.

Institucionalmente, el proyecto, aporta elementos teóricos y metodológicos para la formación de posgrado, como así también temáticas de apoyo a distintas cátedras y espacios de investigación y un estímulo para los colegas en formación y los ya formados.

Metodología: dado que el aparato psíquico propuesto es un sistema, porque tiene una estructura funcional y una organización, puede ser estudiado usando la teoría de sistemas, lo cual implica las siguientes ventajas: a) Con la noción de 'sistema' se coloca en el centro de la teoría una unidad compleja en donde el todo no se reduce a la suma de sus partes; b) Se coloca en un nivel transdisciplinario que permite concebir, al mismo tiempo, tanto la unidad como la diferencia entre las ciencias, de acuerdo a su campo de investigación, asociaciones y organización; y c) El sistema, al manejar 'objetos', se puede abordar desde la óptica del análisis y diseño 'orientado a objetos', lo cual aporta una visión económica conceptual en la dinámica del sistema.

La metodología en general se caracteriza por ser reduccionista y netamente cuantitativa. Reduccionista por la búsqueda permanente de unidades elementales, y cuantitativa porque las unidades discretas son la base para todo tipo de computaciones. En este proyecto de investigación la metodología se nutre de los aportes conceptuales de la teoría psicoanalítica, la informática, la lingüística, la teoría de sistemas, la ingeniería de sistemas, la biología y la biónica.

Es una investigación experimental que aunque parte de una hipótesis, también deja espacio para construir métodos de acuerdo a los 'resultados' y los interrogantes que en el desarrollo del trabajo, se presenten.

Métodos: el espacio de trabajo de nuestra investigación será el Proyecto de Freud y aplicaremos las siguientes técnicas investigativas:
- Revisión e interpretación bibliográfica.
- Método hipotético-deductivo.
- Modelización y simulación.
- Técnicas cuali-cuantitativas de análisis.
- Contrastación con material clínico.
- Supervisión de expertos.

Plan de trabajo para este proyecto: el proyecto está dividido en dos etapas principales con el fin de poder lograr los objetivos iniciales, una elaborativa de los elementos o marcadores a utilizar, y otra aplicativa de dichos elementos.

Primera etapa (primer año)
Durante el primer tercio de esta etapa se completará la fundamentación teórica del origen de los marcadores, tarea que en el caso de la representación espacio-temporal, ya tiene dos años de antecedentes, por parte de nuestro colega psicoanalista (?)
Durante el segundo tercio se elaborarán modelos computacionales para valorar, por simulación, la pertinencia de los marcadores y corroborar la hipótesis inicial, básicamente por predicciones elaboradas mediante redes neuronales.
Durante el último tercio se elaborará el marco formal en cuanto al lenguaje pertinente y la lógica derivada de la subetapa de fundamentación, como así también, la confrontación con otras teorías, en especial las de Freud, Bion y Melanie Klein.

Segunda etapa (segundo año)
Destinada a llevar a la confrontación con la clínica los logros habidos en la primera etapa.

En el primer tercio de esta etapa se impartirán cursos instructivos sobre la técnica de pesquisa y evaluación de los marcadores clínicos, a los miembros de la Sociedad Psicoanalítica local que participarán luego, con el aporte de sus registros clínicos.
Los dos tercios restantes de esta etapa serán empleados para que los propios protagonistas valoren, en forma retrospectiva, la utilidad de los marcadores propuestos, ajusten su uso y recomienden su ejecución rutinaria.
En esta segunda etapa se contratarán supervisores psicoanalíticos para colaborar en el análisis de los materiales clínicos. Además se trabajará en el análisis de materiales clínicos de publicaciones hechas por reconocidos especialistas, para obtener un material que sea contrastable por el resto de los colegas."

Después de haber presentado toda esta 'perorata' de la que, ni yo mismo estoy totalmente convencido, pero que costó su buen trabajo (solitario), recibí de mis colegas, casi al unísono un, - ¡No está mal, aunque le faltan unos cuantos ajustes! - Y como si eso no fuera suficiente, mi 'estimado' colega se 'descuelga' con la siguiente novedad, - ayer a la noche se comunicó conmigo la Presidente de la Sociedad Psicoanalítica para decirme que se deben hacer cinco copias del escrito del proyecto, en inglés, y que debemos enviarlos por nuestra cuenta, a cinco distintos lugares del mundo, que es donde se encontrarán los árbitros que evaluarán el trabajo. Los países serán confirmados la semana que viene.

Francamente, ya casi estoy arrepentido de haber aceptado participar de todo esto, básicamente porque ha sido un enorme trabajo (para mí solo); lo de la traducción al inglés, mi 'estimado' colega no sabe escribir la palabra 'inglés', y la Dra. que sí sabe leerlo y algo entiende, no tiene tiempo; pero básicamente, porque estoy poniendo en riesgo el trabajo personal y algunas conclusiones originales a las que he arribado, que tomarían estado público sin haber sido publicadas. En resumen, temo ser objeto nuevamente de un robo, y esto me molesta terriblemente, porque estaría faltando a la promesa que me hice a mi mismo cuando me echaron del trabajo: nunca más voy a permitir que nadie abuse de mis condiciones (buenas, regulares o malas) o aptitudes para aportar nuevas ideas. ¡De todas maneras creo que no voy a poder zafar!

¡Hasta mañana!