noviembre 07, 2013

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 26)

Cuaderno II (páginas 153 a 158)

Luego de dos meses de trabajo muy intenso, por fin tengo un panorama bastante claro de todo el equipamiento necesario para la informatización de la Obra Social. ¡Nunca me imaginé que terminaría siendo semejante monstruo! Este detalle, no sé como, pero parece que se ha filtrado hacia algunas áreas gubernamentales; algo totalmente inoportuno pues ya ha generado algunos problemas, que no son menores.

Hace dos días recibí un llamado telefónico desde Bariloche, alguien quien yo no conozco, me reclamó diciendo que se había enterado de nuestro 'monstruoso' (así lo calificó) proyecto y de que íbamos a abrir una licitación exclusivamente internacional. Lo anterior, según este personaje, incurría en un incumplimiento de la ley 'compre nacional', que como entidad pública que éramos, teníamos obligación de respetar, de lo contrario seríamos objeto de severas sanciones administrativas y penales manadas de organismos nacionales. Si no quiere terminar preso (en estos términos y de muy mal modo vociferó), es mejor que aprenda a respetar las leyes que rigen el sector. Yo me limité a responder (cuando me dio una mínima posibilidad), que ellos como 'empresa' (?) tenían todo el derecho de presentarse a la licitación, para ofrecer sus equipos en el renglón para lo cual estaban capacitados, lo cual lo conocerían cuando se publique la licitación, algo que todavía estaba distante. Sin despedirse siquiera, colgó.

Hoy, a primera hora de la mañana, fui citado por el Jefe del Centro de cómputos de la provincia en el despacho del Subsecretario de Hacienda, en la Casa de Gobierno. Una reunión desagradable que duró más de dos horas, y en donde fui interpelado como si fuera un delincuente común a punto de reincidir. Por todo el respeto que me merecen las autoridades constitucionales, debo decir que estos dos sujetos no estaban capacitados para ocupar el alto cargo que ostentaban. Daban la impresión de ser, más bien, un par de rufianes o matones que estaban allí colocados para defender no se qué intereses espurios.

Comenzó interrogándome el experto en computación, con el fin de averiguar mis conocimientos sobre el tema, y para ver si yo tenía alguna idea de la magnitud de lo que estaba encarando. Fue fácil sortear sus requerimientos porque todo el equipamiento de que disponía la provincia era obsoleto y él me preguntaba sobre lo que conocía, ignorando todos los avances que se habían producido en los últimos años, sobre los cuales yo estaba muy 'afilado' dado mi periplo por las grandes empresas internacionales, en donde por la posibilidad de una venta importante, me pusieron en contacto con su personal más calificado, el cual me puso al tanto y con lujo de detalles, sobre lo último que se dispone hoy en el mundo. Lo último que me endilgó, tal vez como una expresión de impotencia, fue mi falta de idoneidad. - ¡Un simple médico no puede estar a cargo de la implementación de semejante sistema!, - espetó el idóneo en informática (porque ya había averiguado sus antecedentes, y él estaba en las mismas condiciones que yo), a lo que respondí muy molesto, y casi con cierto grado de mala educación, - ¿por qué no?, si el mejor antecedente lo tenemos en usted mismo, que tampoco es profesional en el tema y sin embargo está a cargo del cuarto Centro de Cómputos más importante del país, desde que se creó, - con lo que bruscamente se quedó callado y sin soltar palabra hasta el final de la reunión.

El resto del tiempo, la discusión (porque esto estaba lejos de ser una reunión informativa) se planteo con el eterno Subsecretario (también aquí averigüe antecedentes y me enteré que estaba 'clavado' a ese sillón desde hacía el mismo tiempo que el otro rufián, de hecho habían ingresado a la administración pública en la misma fecha), y que los distintos gobiernos no lo removían del cargo porque, por sus manos, pasaba todo el dinero que manejaba el gobierno de turno. Por tanto, este personaje era clave para cualquiera que se hacía cargo de la gobernación, pues él y solo él sabía todos los 'enjuagues' que hay que saber para que todo 'cambie', pero todo, a su vez, siga igual.

El Subsecretario se limitó a hacerme una seguidilla de serias advertencias en lo económico, las que, de ser desoídas, me podrían traer graves consecuencias personales, que iban desde un apercibimiento que manchara mi legajo, hasta el despido y la exoneración. Sin ningún desparpajo me dijo que yo no podía desconocer que la provincia, y en general, el gobierno de la nación, tenían un 'arreglo' especial con una marca de computadoras (que no casualmente era la que manejaba el 85% del mercado mundial), en donde desde que se comenzó con la informática en el país, eran quienes tenían a cargo la actualización tecnológica en el rubro. En un momento determinado directamente lo interrumpí irrespetuosamente y le dije bien claro y en un tono encendido de voz, - me da la impresión que usted está un poco desubicado, en primer lugar, porque me está preguntando sobre cuestiones sobre las que yo no puedo ni debo responder, en todo caso son del ámbito de las autoridades de la Obra Social, la que debo recordarle, es un ente autárquico, por tanto no tiene por qué rendirle cuenta a usted de dónde saldrá el dinero para cubrir este proyecto, solo debe hacerlo ante el Tribunal de Cuentas de la provincia y cuando presente el presupuesto del año entrante; y en segundo lugar, porque usted sabe mejor que yo que cualquier compra que supere los $3000 debe ser hecha mediante una licitación pública, y en este caso, dada la magnitud y la calidad de la instalación necesaria, se hará en forma internacional, en donde seguramente, se presentará la fábrica de estas computadoras que tanto pondera, y allí se verá, si esta fábrica presenta la mejor relación precio/aptitud en sus equipos, pues seguiremos con la misma 'tónica' del estado en estos menesteres, de lo contrario cambiaremos y romperemos con la 'tradición', - esta última parte la dije ya de pie y con la mano extendida para despedirme y desearle un buen día.

Lo primero que hice cuando regresé a la Obra Social, fue llamar al Director General para informarle sobre lo sucedido. De más está decir que fui objeto de una severa reprimenda, ya que no tendría que haber ido solo a esa reunión, porque era apócrifa. Yo traté de justificar mi proceder diciendo que tenía en mis manos la nota, que con membrete del Ministerio de Economía de la provincia, me había llegado días atrás y en donde prácticamente se me conminaba a presentarme en Hacienda. Me disculpé con la promesa de hacerle conocer absolutamente todo lo que me llegara desde el gobierno, para que él pudiera resolverlo de la manera más adecuada. Con un - vos no tenés por qué ser objeto de ardides políticos o delictivos; vos estás allí puesto por mí y con el respaldo del Directorio, para que lleves adelante este proyecto, que sin lugar a dudas, hará historia, y que sencillamente por eso, ya está dando que hablar, - se despidió.

 Acabamos de venir con mi 'estimado' colega, de la empresa de correo privado por donde enviamos a 5 países (cuatro europeos y a EEUU), una copia en inglés del proyecto de investigación para optar por el subsidio bianual que otorga la IPA para este fin. Estoy azorado con lo que nos costó el envío: U$D 400. Yo tuve que pedir prestado para poder aportar mis U$D 200, ya que decidimos no involucrar en estos gastos a la Dra. Del trabajo debo decir que se logró algo 'decente', en lo técnico, gracias a la Dra. que nos asesoró desde su experiencia, y desde el inglés, debido a la ayuda que me prestó desinteresadamente una profesora de inglés amiga. Los que no quedaron muy bien fueron los curriculums; en realidad el de mi 'estimado' colega que era el más importante, pues él era el especialista de la mano de quien, nosotros dos, teníamos la posibilidad de participar en esto. Se le dio
una solución de compromiso.

La Dra. modificó un par de sus numerosos trabajos sobre Psicolingüística, y lo colocó como coautor. Sé que esto está mal, pero es que mi 'estimado' colega, en sus más de 20 años de profesión, nunca publicó nada. Ahora solo queda esperar lo que digan los árbitros, para ver si las 'ganancias' pronosticadas (que no eran pocas) por mi 'estimado' a las que accederíamos en estos dos años, se hacen realidad. {no voy a negar que a mí, personalmente, me vendrían muy bien}

Subimos con la Dra. que ya nos estaba esperando, desde hacía un rato, en la entrada del consultorio. Hoy, para variar, traigo a la reunión algunos 'garabatos' que había hecho en los días anteriores, pero lo más trascendente (por lo menos para mí), no son los apuntes, sino que acabo de inaugurar el segundo tomo de apuntes. Al poner sobre el reverso de su tapa el mes y el año en que lo inauguro (5/02) me di cuenta que ya hace, por lo menos, 6 meses que nos estamos reuniendo (la Dra. un poco menos); ¡más de medio año de vida ya tiene la crónica de mi desesperanza!

El tema sobre el que estuve escribiendo es: el rol del objeto en la constitución del aparato psíquico. (figura) El motor de la acción es el cuerpo biológico con sus necesidades.


Estas necesidades son representadas en el AP como deseos que se realizan, ante todo, alucinatoriamente. Las primeras alucinaciones representan los primeros objetos psíquicos. El primer sujeto psíquico es el que realiza la acción de alucinar, o sea, el Yo que nace en este acto. A partir de aquí es el deseo el que representa un instinto a través de un objeto, y constituye al mismo tiempo, el Yo. Constituye un enlace libidinal y una identificación. Al ser Yo y O, por tanto lo objetivo de la A, es una y otro.

La primera realización alucinatoria del deseo es aquella que busca la identidad de percepción como la forma elemental a partir de la cual se construirá todo el aparato psíquico. El germen desde donde se irán diferenciando, tanto el Yo/Ello, como las representaciones de O. En estos primeros momentos, el AP puede ser considerado como un Ello/Yo/O, indiferenciados. La representación psíquica del O debe ser construida igual que la representación o proyección psíquica de la superficie corporal, que es el Yo.

- Matemáticas de los tres Yo (¡solo como una aproximación alucinatoria!)
Lo cuantitativo en el RIA (registro interno de activación) estaría representado por la velocidad (lo estático) (vivencia) (primera derivada). Lo cualitativo (dinámico) (IDEA) por la aceleración, relacionado con el tiempo (segunda derivada) - NÚCLEO CELULAR. Esto es lo que Freud explica en el Proyecto con las variaciones de Qn en psi (cuantitativo = velocidad) y con la aceleración (cualitativo) en omega.

¡Hasta mañana!