noviembre 09, 2013

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 28)

Cuaderno II (páginas 165 a 170)

Hace 15 minutos que hemos comenzado la reunión, y por ahora, solo lamentos de mi 'estimado' colega por el rechazo de la IPA a nuestro proyecto. La Dra. solo se limita a cruzar una que otra mirada conmigo, y yo, a asentir con la cabeza con una, supongo, expresión de resignación. Nada trascendente que justifique que no comience a leer mis apuntes.

Por fin logro  terminar con el 'duelo' y comienzo con: 'sobre las sensaciones primitivas'. La sobrecarga inicial es la que orienta la búsqueda de un objeto, que tienda a aliviarla. Si se tiene éxito (si se encuentra el objeto) se produce una descarga. Esta descarga es valorada en función de la 'aceleración' con que se produce y hay un umbral determinado, por sobre el cual, es considerada exitosa.

La descarga exitosa relaciona: la sobrecarga, las características secundarias del objeto que trajo aparejado el alivio y los movimientos producidos por la descarga, dándoles a estos elementos, la característica de concurrentes o simultáneos, y dejando así el registro de una vivencia, que como en el psicocito ha provocado una 'disminución calificada' de la sobrecarga, se la caracteriza como de 'satisfacción'. No obstante, el Yo también deja un registro de la sobrecarga y de la disminución que se opera en ella, asociada a una vivencia, básicamente en el aparato pseudopulsional, con los parámetros dinámicos con que fue operada (aceleración).

Este registro yoico es el representante de la 'sensación de placer'. Una aparición nueva de una sobrecarga es contrastada con este registro yoico y se produce la evocación de la vivencia asociada: 'deseo', el cual podría caracterizarse como la atracción hacia un determinado objeto que fue el que disminuyó esta sobrecarga, anteriormente. La posibilidad de evocar la 'vivencia de satisfacción', permite reconstruir la secuencia de cómo se 'solucionó' la sobrecarga inicial y por tanto, volver a producir (revivir) una sensación placentera.

Una sobrecarga del sistema produce, por el mismo mecanismo, el registro de una vivencia de insatisfacción, y el registro yoico, una sensación de displacer. La evocación de una vivencia de insatisfacción (afecto), dada por la percepción del objeto que provocó el registro o su evocación por asociación con otros registros similares, da lugar a una reconstrucción de la sensación displacentera (dolor), con tanta o más intensidad que la sensación percibida en primera instancia. Existe la posibilidad que esta 'recarga' del registro yoico dinámico opere como una señal amplificadora de la sensación registrada, por tanto, su reconstrucción sería operada por un factor multiplicador que involucraría descargas somáticas importantes. Esto descontrola el sistema, pues lo somete a una gran sobrecarga que el sistema trata de aliviar de alguna manera. Se pone en funcionamiento mecanismos alternativos para disminuir la sobrecarga en cuestión, ya que los mecanismos habituales están saturados (se ha superado el umbral de tolerancia del sistema).

Uno de estos mecanismos alternativos es la derivación (conmutación) de la sobrecarga hacia una de las 'salidas' del sistema, como es el nodo motriz (M) provocando los movimientos registrados cuando se produjo la vivencia de displacer. Esta posibilidad de utilizar la misma carga que 'multiplica' la sobrecarga para conmutar hacia la descarga, da origen a uno de los mecanismos primitivos de defensa de la estructura del aparato psíquico: la defensa o represión primaria estructural.

Luego de lo anterior y ante lo cual mis compañeros han quedado impactados, porque perciben que de alguna manera, la psiquis puede describirse en función de procesos coherentes y no como meros cúmulos de imágenes caprichosas que la 'mente' va almacenando; he pasado, en los apuntes (a vuelo de pájaro) por la teoría del caos y las matrices evolutivas, temas que, como no los manejo lo suficientemente bien, dejo de lado para pasar directamente a uno mucho más interesante que he adaptado desde un libro que me facilitó la Dra.

Sobre las gramáticas generativas de Chomsky: (figura)


Así como el hombre, por representar un ser viviente, es un aparato teleonómico (Monod), el aparato psíquico también responde a un proyecto general final y lo hace aún en la generación del lenguaje. En total acuerdo con Chomsky [el acuerdo es porque era mi primer contacto con la voluminosa obra de Chomsky; pero esto, con el tiempo y con la adquisición de más conocimientos, iba a cambiar radicalmente, pues me fui dando cuenta que la propuesta chomskiana era algo similar a la de Morin (en otro rubro), debido a que ambos promueven soluciones mágicas sin ningún sustento lógico ni biológico, en este sentido, ambos no son más que meros 'vendedores de humo'], el lenguaje no se origina en una combinación caprichosa de palabras, con un orden determinado, sino que surge de una gramática que dicta las leyes que rigen esa combinación. Esta 'gramática psíquica' (y no mental) da cuenta de otro aspecto estructural del psicocito y por tanto no es una 'estructura innata'.

Los componentes básicos de esta gramática (sintagmas de Chomsky) están representados por los nodos constitutivos de la vivencia: As que sería el equivalente al sintagma nominal chomskiano y representa el 'objeto' (nodo objetivo); M sería el equivalente al sintagma verbal chomskiano y representa la acción; y Se que representa al sujeto, dejando constancia de la relación que existe entre el objeto externo representado y una determinada acción de este objeto, con el sujeto que registra (nodo subjetivo). {Quise equiparar lo anterior con las estructuras arborescentes de Chomsky pero no pude (tengo dudas), por eso no coloco el gráfico}. Cuando se produzca la primera simbolización (cuando la IDEA pase a pensamiento), se hará en función de esta guía que permitirá luego, cuando la evolución del aparato psíquico lo indique, asignarle las palabras pertinentes.

Este tipo de gramática es 'universal' y especifica la organización estructural del lenguaje, lograda mediante el aprendizaje, pudiendo relacionar el objeto, la acción y el actor que registra estos elementos. En total acuerdo con Chomsky, el principio de dependencia estructural no se aprende, sino que forma parte de las condiciones establecidas por la metaclase [obviando lo de la 'metaclase', aquí el acuerdo es total]

[el gráfico anterior es trascendente, pues por primera vez está dispuesto el psicocito en un sistema de referencia que señala las tres dimensiones reales, además de indicar, también por primera vez, la relación existente entre sujeto, acción y objeto (aunque estén en un orden y disposición equivocados), la piedra fundamental de la Lógica Transcursiva]

¡Nos encontramos mañana!