junio 20, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 251)

Cuaderno XI (páginas 1507 a 1512)

(Hoy comenzamos con el análisis del trabajo "Between Necessity and Probability: Searching for the Definition and Origin of Life" - 'Entre la necesidad y la probabilidad: en busca de la definición y origen de la vida', R. Popa, 2004)

Frase espectacular (adaptada): "Todo lo que oímos son opiniones, no hechos; todo lo que vemos son perspectivas, no verdades." (Marco Aurelio); y le podríamos agregar: "todo lo que decimos son solo palabras, no sentires ni pensamientos."

Entender la vida no es solo un ejercicio teórico, sino una búsqueda que está directamente conectada con sus orígenes, y que tiene muchas implicaciones prácticas. Hay en ella una esencia, una composición y una apariencia. Por tanto, una simulación exitosa de ella debería, necesariamente, o bien involucrar la identificación de sus objetivos específicos derivados de sus atributos esenciales, o rescatar la lógica que subyace a su auto-organización.

Apoyados en lo anterior, hacemos un primer intento de 'Introducción del capítulo II de la Tesis': "Entender la vida no es solo elaborar una buena teoría, sino una búsqueda que nos lleve hasta sus orígenes, y refleje sus connotaciones prácticas. Hay en la vida, una esencia, una estructura y una apariencia, por tanto, una simulación exitosa de ella debería, necesariamente, involucrar, o bien la identificación de aspectos específicos derivados de sus atributos esenciales, o bien el rescate de la lógica que subyace a su auto-organización" [Obviamente, esta parte de la introducción no quedó de esta manera, de lo contrario, habría sido acusado de plagio. Esta pequeña parte de la introducción del segundo capítulo, finalmente, quedó así: "Tratar de entender la vida es menos esbozar una buena teoría que una aventurada travesía a sus orígenes en busca de alguna explicación que, aunque modesta, nos diga sobre sus actuales evidencias. Hay en la vida una esencia, una estructura y una apariencia que la identifican como el aspecto subjetivo por antonomasia y que la señalan como el único sustento de las demás manifestaciones subjetivas."]

p#2  Aspectos filosóficos: muchas aproximaciones son usadas, comúnmente, para representar la vida: Mecanicista - Reduccionista, que interpreta todos los fenómenos vitales a través de procesos físico-químicos, pero sin explicar nicho sobre el origen de la vida. Dialéctico-Materialista: que describe la vida como un conjunto de 'saltos' {cambios} cualitativos controlados por acumulaciones cuantitativas graduales. [esto es prácticamente, mi punto de vista; o sea, soy un Dialéctico-Materialista; ¿servirá de algo saberlo?]. Holístico: que interpreta la vida como una propiedad colectiva; mientras que el Vitalismo, atribuye la vida a una fuerza (vital) oculta.

En nuestro caso, vamos a abordar aspectos de lo vivo que son independientes de su materialidad, algo que excede el alcance de nuestro trabajo, y que por otra parte, son materia de estudio de excelentes obras clásicas de la Biología.

Pautas que debe cumplir, algo viviente, según nuestro enfoque:

- El origen, el orden y la función de los elementos intervinientes son inseparables y universales.
- Debe ser algo más que una instantánea del presente; debe reflejar su historia y mostrar, claramente, su orientación hacia su único propósito: sobrevivir.
- No hay un límite preciso entre lo viviente y lo no viviente. Nuestras especies se rigen por una lógica difusa.
- Nuestras unidades elementales son más bien, unidades evolutivas (que hacen a lo viviente), que unidades de vida.
- Las formas vivientes iniciales son más simples (menos complejas) que las finales, aunque ambas, presentan la misma estructura fundamental.
- Todas las estructuras consideradas vivientes tienen en su base, la misma lógica. Se rigen por el mismo lenguaje universal.
- Lo que da inicio a su condición de viviente tiene que ver con la distinción entre un nivel profundo y un nivel superficial; y esto queda determinado por cómo, un estado profundo transita (se proyecta) hacia uno superficial. En otras palabras, cuando surge una función, o el cambio de lo cuantitativo a lo cualitativo.
- Las propiedades emergentes (aparentes) de lo viviente son discretas, mientras que aquellas que controlan las transiciones profundas son continuas (difusas).
- Los criterios mayores necesarios para entender lo viviente, tal como se lo presenta aquí, son: desorden, orden, cambio, frontera y comportamiento cíclico; y sus dimensiones: estructural (1D), dinámica (2D), funcional (3D), y trascendente (4D).

Luego de una serie de aportes (de poco valor) hechos por el autor, podemos decir: que la regulación sea instrumentada para mantener la 'estabilidad' del sistema (homeostasis), está bien, aunque debemos aclarar que esta regulación se lleva a cabo mediante retroalimentación negativa. Es lo que maneja el aspecto superficial (evidente) del sistema (su estado estacionario (EE) o de desequilibrio estable). Pero, que la actividad reflexiva tiene como objetivo el EE del sistema, no es correcto.

Actividad reflexiva es lo anterior. Esto último es lo que llamamos: actividad recursiva, en donde el objetivo no es la estabilidad del sistema, sino la permanencia. Por tanto, y para resumir, la actividad recursiva es de índole genésica, y también una actividad de retroalimentación, pero positiva. Otro hecho significativo es que, a pesar de tener signos opuestos, estas dos actividades no son excluyentes, sino complementarias y además, concurrentes (simultáneas).

Otras elucubraciones: el proceso reflexivo, que se entiende desde el mismo vocablo, como la 'vuelta a sí mismo', en realidad, no es el 'mismo' sujeto, el destinatario de la acción, sino un sujeto un ∆ t más viejo; por lo tanto, no es el mismo (el tiempo externo que rige el fenómeno superficial es irreversible, lineal, el de la tradición cristiana, el de Prigogine, y da cuenta, por ello, de un antes y un después). En cambio, el proceso recursivo sí opera sobre el mismo sujeto, ya que todo su accionar se lleva a cabo en t = 0 (tiempo interno, que es reversible; o sea, cíclico, dando cuenta del pasado, presente y futuro). El ser vivo solo se percata del 'ahora', que es, temporalmente hablando, el mismo para ambos fenómenos; donde coinciden.

Como corolario: el proceso recursivo y el crecimiento manejan la vida (el misterio oculto de la auto-renovación); por su lado, el proceso reflexivo, tal como es considerado aquí, administra la muerte o la cruda evidencia del paso del tiempo externo.

[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!