junio 09, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 240)

Cuaderno X (páginas 1441 a 1446)

(Hoy veremos un tema fascinante: la fuerte relación existente entre el I Ching (analizado en el capítulo 238) y el ADN. Este impresionante detalle, que descubrí sin saber que en 1973, el Dr. Martin Schönberger, había publicado "The I Ching & The Genetic Code - The Hidden Key to Life" ('El I Ching y el código genético - La clave oculta de la vida'). No obstante, y si algún mérito me cabe es en primer lugar, haber hecho una perfecta correlación entre mi propuesta y el código genético; luego, cuando descubrí el I Ching la relación 'perfecta' surgió sola. ¡Tamaña sorpresa la mía cuando pude tener en mis manos el libro de Schönberger!)

Hemos acomodado nuestra tabla, ahora sí, con una lógica impecable, gracias al I Ching.



Si se reproduce la figura circular adjunta, alrededor de nuestro cuadrado, funciona perfectamente.

Los complementarios 'giran' en sentido opuesto.

Aprendamos algo más del I Ching y el DNA (¡Parece increíble!)

Hay 64 hexagramas = a los 64 codones.
Cada hexagrama está compuesto por 3 símbolos, que significan: cielo, hombre y tierra. En nuestro caso: S, V y O.

Los codones están compuestos por 4 ácidos nucleicos tomados de a 3, igual que lo nuestro, e igual al I Ching ya que parte de 4 símbolos emblemáticos o diagramas, que no son otra cosa que nuestros 00, 01, 10 y 11.

Esto se lee de abajo hacia arriba, en donde, como ya hemos visto: ⚋ = 0 y ⚊ = 1.

Vemos, en la parte inferior de la figura adjunta, una correspondencia de los digramas con las bases nitrogenadas del ADN, según el siguiente detalle:  = timina;  = citosina;  = adenina;
⚎ = guanina.

En la figura adjunta se ve un detalle del origen de los códigos binarios asignados a cada base nitrogenada.



Para obtener el código decimal de un codón, se procede así:

(1)Sx16 = 16
(3)Vx4  = 12
(2)Ox1  =   2
----------------
                 30
(2)Ox16 = 32
(0)⊽x4   =   0
(1)Sx1   =    1
-----------------
                  33
30 + 33 = 63 (VVV) (la unidad)

En la parte alta de la figura adjunta la tabla de codones (tripletes de bases nitrogenadas)

En la parte baja de la figura, los aminoácidos que representa cada codón; según el siguiente detalle:

Fen = fenilalanina; Ser = serina; Cis = cisteína; Tir = tironina

Leu = leucina; Pro = prolina; Arg = arginina; His = histidina

Gln = glutaminina; Val = valina; Ala = alanina; Gli = glicina

Asp = aspartina; Glu = glutamina; Ileu = isoleucina

Tre = treonina; Asn = asparragina; Met = metionina; Lis = lisina

STOP = 'signo de puntuación' en el 'mensaje genético' = punto final.







Vemos, nuevamente, la equivalencia entre I Ching y lo nuestro.

Schönberger le asigna, a las bases los mismos valores que yo, pero (como yo también lo debo hacer), leyéndolos correctamente y no como lo hace el I Ching. Aunque no justifica tal denominación. [nosotros, más adelante, lo justificaremos desde lo biológico]

En nuestro caso tal asignación responde perfectamente a nuestra lógica. Veamos:

El código de A(denina) surge de la unión (disyunción) del código de C(itosina) = 01, y el de G(uanina) = 10; o sea, representa la unión de lo que las diferencia: C ⊕ G = A (⊕ = XOR)

El código de T(imina) (o Uracilo) surge de la intersección (conjunción) del código de C(01) y G(10); o sea, representa la intersección (separación) de lo que las une o agrupa:
C ≣ G = T(U) (≣ = equivalencia)

Por otro lado, al ser el código de T = 00 coincide totalmente con el carácter oculto de la Timina, ya que en el ARN es reemplazada por el U(racilo).

Las tablas de correspondencia entre el I Ching y el ADN que presenta Schönberger en su libro contienen los suficientes errores como para no tenerlas en cuenta.

En un intento de verificar alguna constancia en la periodicidad de los códigos, descubrimos que en la tabla del código genético existen 6 ejes de simetría (¿coincidencia?)















Boceto del algoritmo para simulación de la replicación del ADN:
1) Reconocimiento de la cadena
2) Conversión del triplete a código decimal
3) Código del anticodón
4) Conversión del código decimal del anticodón

Así obtuvimos la siguiente ecuación:


Y así obtenemos el triplete buscado.

La tabla adjunta, que muestra la relación entre los códigos decimales, no de los codones como las anteriores, sino de las bases, brinda una manera muy práctica para hacer todo el proceso anterior en solo cuatro pasos extremadamente sencillos:
1) Reconocer las bases
2) Asignarle, según la tabla, el CD (código decimal) correspondiente a cada una
3) Obtener el complementario a través de: 333 - CD de las bases del codón
4) Al resultado anterior convertirlo en las bases (letras) respectivas (según la tabla de la figura anterior)
Repitamos el ejemplo anterior: GCA = 123
333 - 213 = 120 = CGT (que es complementario de GCT, ya que las bases se unen de a pares complementarios, según las siguientes reglas: C:G y A:T)
Aquí, los periodos son potencias de 10. Así:
1ª letra = 100(10²); 2ª letra = 10(10¹); 3ª letra = 1(10⁰)

Con lo cual, este código asignado a los codones es verdaderamente decimal; ya que, por ejemplo, GCA que tiene un código 213 se forma de la siguiente manera:

1ª letra = 2x10² = 200 + 2ª letra = 1x10¹ = 10 + 3ª letra = 3x10⁰ = 3 = 213

¡Nos vemos mañana!