diciembre 18, 2013

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 67)

Cuaderno III (páginas 399 a 404)

(Continuamos con el trabajo "Change Detection" de Rensink)

- Teoría de la coherencia: es una propuesta para describir la atención visual, y consta de tres partes: (figura)


Referencias: VSTM = memoria de corto plazo visual - feedforward = alimentación hacia adelante - feedback = retroalimentación o alimentación hacia atrás

1. Antes de enfocar la atención, en un estadio precoz del proceso, el procesamiento es de bajo nivel, rápido y llevado en paralelo a través del campo visual. Las estructuras resultantes (proto-objetos) pueden ser bastante sofisticados, describiendo varios aspectos de la estructura de la escena. Sin embargo, tienen una coherencia espacial y temporal limitadas. Son volátiles y pueden ser simplemente reemplazados por cualquier nuevo estímulo en su localización.

2. La atención enfocada actúa como una mano que 'atrapa' varios proto-objetos (PO) desde este flujo regenerativo continuo. Mientras los PO están retenidos son parte de un 'campo coherente' representante de un objeto individualizado. Este campo se forma vía 'feedback' {retroalimentación} entre los PO de bajo nivel y los nexos de nivel medio. La coherencia lograda de esta manera permite al objeto mantener la continuidad a través de las breves interrupciones; como tal, es percibido como transformado cuando un nuevo estímulo arriba a su localización.

3. Al dejar de prestar atención, el lazo 'feedback' se rompe. El campo pierde su coherencia, con la disolución de la representación del objeto, en sus volátiles PO constituyentes. En contraste con otros modelos de atenciones complejas ('archivo de objetos'; Kahneman et al., 1992), la teoría de la coherencia propone que estas estructuras (los 'campos de coherencia'), colapsan tan pronto como la atención se desvanece. Por otro lado, estos complejos no son independientes, sino que forman parte de estructuras más integradas que pierden la correspondencia con una instancia concreta de un objeto articulado.

- Implicaciones para la percepción visual: si solo un pequeño número de objetos tiene una representación coherente en un momento dado, ¿por qué experimentamos todos los objetos que nos rodean como existiendo simultáneamente? Si podemos percibir implícitamente el cambio, en ausencia de atención, ¿cómo puede llevarse a cabo y en cuánto puede colaborar nuestra experiencia visual? Estas preguntas nos fuerzan a una reconsideración de la detección del cambio y a tratar de determinar los mecanismos involucrados.

- Buffer {regulador, amortiguador} visual: las primeras hipótesis sobre la atención eran las del 'buffer visual'; una memoria {transitoria} espacio-tópica donde, se creía, que se almacenaban los contenidos de las sucesivas fijaciones (Felman, 1985). Esto era para suministrar una detallada representación de las entradas, independientemente de los movimientos oculares. Entre otras cosas, este adminículo, fue tomado como base para explicar la rica y detallada experiencia que tenemos de nuestro entorno. Sin embargo, la existencia tan difundida de la 'ceguera para el cambio', sugiere que tal 'buffer' no existe (ver comparación vs. construcción).

Es poco probable la comparación, agregado y combinación, a gran escala, de gran cantidad de información. De acuerdo a la teoría de la coherencia, esta representación no es sostenida. Los PO son rápidamente reemplazados cuando el ojo (o el estímulo visual) se mueve y rápidamente decae, o cuando se cierran los ojos y el estímulo desaparece. {¡el estímulo nunca desaparece!}

El trazo de memoria de los POs. evanescentes puede corresponder a la persistencia de la información (o memoria icónica). No obstante, tal memoria solo persiste unos 300 ms, aunque puede que habilite un cambio en un PO a ser representado, sin atención. De acuerdo a la teoría del cambio, tal cambio no atendido no puede ser percibido en forma consciente, pero podría tener otros efectos; p.e. que habilite la transformación que es experimentada en un cambio dinámico.

- Estructura coherente: varios estudios sobre los cambios del contenido de los 'huecos' {tiempo inter-estímulos} ('gaps' = brechas), indican que solo 4 ítems pueden ser monitorizados al mismo tiempo [este dato es absolutamente intrascendente, pues, en estas 'brechas' no sucede nada de esto, como ya veremos]. Este límite es similar al obtenido en los movimientos sacádicos e indica que la memoria transitoria es casi, sino totalmente idéntica a la VSLM. Si la VSLM y la atención visual son lo mismo, luego, existe solo un sistema referente a la formación y mantenimiento de una estructura visual coherente. De acuerdo a la teoría de la coherencia, este sistema estaría primariamente conectado con la percepción de los objetos.

- Representación de la escena: el resultado de varios estudios sobre detección del cambio (y fenómenos relacionados como la integración visual), parecen que convergen sobre dos puntos principales en cuanto a la representación visual: a) si es detallada, no es coherente en una gran extensión, y b) si es coherente, no es altamente detallada. Para reconciliar esto de la escena detallada y coherente que creemos experimentar, se debe considerar las necesidades representacionales de la tarea actual.

Hay, generalmente, poca necesidad de una representación detallada de todos los objetos presentes; en cambio, todo lo que necesitamos realmente es la representación solo de aquellos objetos - o aquellas propiedades particulares - que tengan relación con la tarea que tenemos entre manos. Si la atención puede formar una representación coherente de cualquier aspecto de cualquier objeto, cuando es requerido, el resultado será una 'representación virtual' de la escena, que podrá aparecer altamente real, como si todos los objetos estuvieran coherente y detalladamente representados en forma simultánea. [estas apreciaciones constituyen una obviedad, porque lo 'virtual' es inherente a lo representacional] Desde esta óptica, la noción de una representación estática 'todo propósito' es reemplazada por una representación dinámica altamente sensible a las demandas de la tarea y a las expectativas del observador. No se sabe aún cómo se podría insertar este modelo en el sistema perceptivo humano.

Una posibilidad de lograr lo anterior, y basados en lo que conocemos de la visión humana, es la 'arquitectura triádica'. (figura)


Como vemos en la figura, esta arquitectura se compone de tres sistemas independientes:

1. Procesamiento precoz: es un sistema de bajo nivel que continuamente genera estructuras volátiles altamente detalladas.

2. Sistema de objetos: es un sistema atenciones con una capacidad limitada que estabiliza aquellos, y forma, luego, una representación coherente del objeto.

3. Sistema de seteo: es un sistema no atencional de capacidad limitada, que ayuda a guiar la atención. Este puede estar basado en el significado (o lo esencial) de la escena, y el arreglo (disposición) de los ítems en ella. Estos atributos están basados en las propiedades obtenidas en la visión precoz; sin la participación de la atención.

Aquí, la constante regeneración de un grupo de PO prevé una estimulación rápida de las propiedades visibles de la escena. Éstas, luego, forman la base de una rápida determinación de lo esencial de la escena. Todo esto junto con la posibilidad de armar la información de la disposición, permite al observador, verificar si la impresión inicial fue correcta para agregar detalles adicionales y construir representaciones coherentes, según son requeridas.

- Dependencia de la tarea o actividad: si la formación de una estructura coherente requiere atención, la percepción exitosa de las actividades de todos los días, debe depender del manejo atencional. Por ejemplo, no es necesario ubicar la forma geométrica de un objeto, sino quizás, solo el color para objetivar un cambio de orientación. Todo depende de las necesidades del observador.

- Conocimiento de alto nivel: aquello almacenado en la memoria de largo plazo, y en definitiva, en nuestro conocimiento y experiencia [según la teoría final, en la estructura psíquica] tiene una gran influencia en el manejo de los 'complejos atencionales'.

- Percepción implícita: la tesis que indica que la atención es necesaria para 'ver' el cambio es algo ambigua, si consideramos la detección implícita del cambio que puede ocurrir en ausencia de consciencia. Si 'ver' denota algún uso de la luz que afecta el comportamiento, esta tesis es altamente probable, y no puede haber detección del cambio sin atención. Si la atención es suficiente para una experiencia consciente; si 'ver' está restringido a la experiencia visual consciente, luego, la tesis no nos dice nada sobre cómo se puede llevar a cabo la percepción implícita. Se ha visto que, aunque el observador no tenga una experiencia consciente del cambio, el sistema visuo-motor puede responder a él.

Se han aportado evidencias que sugieren que la visión está compuesta por dos flujos independientes: a) uno 'on-line' (en línea), que concierne a la acción visuo-motora inmediata, y b) uno más lento, 'of-line' (fuera de línea), que concierne al reconocimiento de los objetos. Se desconoce cuál sería el mecanismo. Otro fenómeno que apoya esto es, p.e., los observadores que pueden individualizar un cambio, antes, en forma rápida, aún cuando ellos no tienen conocimiento que ocurrió.

[Como sucede con casi todas las teorías analizadas antes y las muchas que serán analizadas a partir de aquí, no hay ninguna referencia a algún 'mecanismo psíquico' que explique el fenómeno analizado. Hay una absoluta disociación entre el mundo externo/biología y el supuesto mundo interno (psíquico) del cual no se ha ocupado nadie, excepto Freud y la Lógica Transcursiva.]

¡Hasta mañana!