diciembre 19, 2013

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 68)

Cuaderno III (páginas 405 a 410)

Realidad:

'Solo percibo el cambio'

'El cambio es estructurante'

'El cambio percibido es el interno (psíquico o subjetivo), que es el verdadero cambio'

{Con estos tres aforismos damos comienzo al estudio de la realidad}


Referencias: S = sujeto - C = cambio - O = objeto

La realidad está compuesta por sistemas. Uno de estos sistemas es el cambio que lo caracterizaremos como externo u objetivo. Hay, en la realidad, fuentes o productores de cambio; sistema que llamaremos sujetos; y hay también, destinos del cambio, sistema que señalaremos solo como objetos.

Yo soy sujeto si soy la fuente y el destino de mi propio cambio. Soy objeto, por el contrario, si soy destino de un cambio externo. Los cambios de la realidad (contexto + entorno) son percibidos como objetos, en tanto que sistemas, que se presentan para satisfacer una necesidad: biológica o psíquica. [luego será considerada también la necesidad social]

Una necesidad constituye, en su máxima expresión, un 'error absoluto', que es el disparador del proceso perceptivo. La percepción es entonces, la generación de una 'estructura disipativa' (Prigogine); es la búsqueda de un nuevo estado estacionario que permita tramitar la acumulación 'energética' provocada por el error.

Ya hemos dicho que la realidad se puede analizar en función de su 'complejidad estructural esquemática'; esto es, un análisis restringido a ciertos 'emergentes' o cierto tipo de regularidades (patrones). El contenido global de la información que surge de la realidad (entorno + contexto) es tramitado por distintas estructuras, entidades o regularidades.

Hay estructuras que almacenan información, otras que la transmiten (disipan), otras que la transforman, y en fin, algunas que la 'miden'. Podemos entonces, caracterizar a este sistema arbitrariamente complejo que es la realidad, en términos de 'lazos o uniones' (bond graph) de información, conectando las distintas estructuras o patrones que representan, el índice de complejidad, las reservas de información y las restricciones en su intercambio, que operan en el mundo real. Así la realidad sería como una red interconectada de estructuras en donde pueden identificarse vías o canales de flujo de información, en sus conexiones, posibilitadoras del intercambio de información. Dado el carácter funcional que adquiere la realidad, con este enfoque, es menester definir los factores o variables que caracterizan dicha función; ellos son:

- Peso, fuerza, intensidad (procesos aplicados a los patrones).
- Flujo de información.
- Desplazamiento (integral de la intensidad).
- Momento (integral del flujo) (cantidad de movimiento)

Vamos a caracterizar cuatro tipos básicos de estructuras:

1. De un punto de información pasivo.
2. De un punto de información activo (fuentes).
3. De dos puntos de información o transductores.
4. Uniones básicas de estructuras (multipunto).

1. Las estructuras o patrones de un punto se caracterizan por un punto de información único, y en este punto existe, como máximo, un par de variables: a) fuerza, b) flujo. El punto es pasivo porque no posee, esta estructura, fuentes propias de información. Entre estas estructuras tenemos:
a) una estructura que almacena y descarga información sin pérdidas. Reciben un flujo de información y producen una fuerza o intensidad informativa, o mejor, una integración de la intensidad en el tiempo (desplazamiento). Representan, en la realidad, al cambio como objeto (como patrón).
b) una estructura que disipa (transmite) información a través de alguno de sus dos factores: fuerza y flujo, en forma inerte o estática; o sea, sin ningún tipo de transformación o relación proporcional (causalidad indiferente). Representan, en la realidad, a los objetos como destino del cambio.
c) una estructura que también almacena información a través de su capacidad de integrar históricamente la intensidad o fuerza para producir flujo (momento). Representan, en la realidad, a los sujetos como fuentes de cambio.

El cambio queda caracterizado por: a) función: actividad básica descrita, b) complejidad espacio-temporal de dicha función, y c) fluctuaciones.

Según Shanon: Emisor → flujo → Receptor
                             (fuente)                  (destino)

Sistema → flujo →  Entorno = Complejidad del sistema
(la información depende de la diversidad del comportamiento)

Entorno → flujo → Sistema = Incertidumbre del entorno
(la información depende de la complejidad)

Sistema → error → Entorno = Capacidad de anticipación del sistema
(el error depende     fijación de cierto
de la complejidad    comportamiento)

Entorno → error → Sistema = Sensibilidad del entorno
(el error depende     comportamiento
de la variedad de      dado
estados)

De acuerdo a las relaciones anteriores se puede sugerir la siguiente ecuación: (figura)


Y esta otra: (figura)


Se puede ver, en la ecuación superior, la relación planteada entre la información del comportamiento del entorno por el comportamiento del sistema, y la información del comportamiento del sistema por el comportamiento del entorno.

En la ecuación inferior, en tanto, se plantea una igualdad fundamental, en donde se puede apreciar que a un aumento (↑) en el flujo neto de información en el sistema (complejidad - anticipación), le corresponde un aumento (↑), en el mismo sentido y de igual magnitud, en el flujo neto de información en el entorno (incertidumbre - sensibilidad).

Todo sistema abierto se puede considerar como una fuente de información; esto es, que tiene definida una información media (una entropía), o un grado de complejidad o incertidumbre.

[A partir de este capítulo, comienza un tratamiento creciente y sostenido de temas que son abordados desde un punto de vista personal, claro que, muy influenciado por lo aportado por otros campos de estudio, como sucede aquí con los Bond Graph. Lo anterior, como luego se podrá comprobar, no le resta ningún mérito a estos primeros escarceos teóricos; antes bien, le van dando una gran solidez, aunque algunos de estos conceptos, en el futuro, sean desechados, modificados o criticados.]

¡Seguimos mañana!