mayo 15, 2014

Historia de la Lógica Transcursiva (Capítulo 215)

Cuaderno X (páginas 1291 a 1296)

(Hoy comenzamos cuaderno nuevo (Tomo X - 04/2007), y en él pasaremos revista a una serie de sucesos importantes que se dieron en este nuevo ciclo lectivo de mi carrera de Doctorado. Por un lado, comienzo a cursar Psicolingüística, otra de las materia de la Licenciatura que se me exige aprobar, como preparatoria de mi Doctorado; la modalidad de cursado y evaluación será similar a Lingüística Teórica (que a propósito, fue aprobada con 10 (diez) el .....). Por otro lado, debo preparar una disertación para hacer una presentación preliminar de mi proyecto de Tesis, en unas Jornadas para Doctorandos, organizada por la UNCuyo. También, ya en el segundo semestre del año, debo cursar Semiótica, la última materia de grado que se me exige. Finalmente, y a lo largo de todo este cuaderno, iré desarrollando una estructura de la Tesis, más sólida, a la vez que adquiero nuevos conocimientos, de fuentes múltiples, que ayudarán y mucho al resultado final.) (Comenzaremos, en esta oportunidad, analizando parte del tratado de Lógica de F. H. Bradley "The Principles of Logic" ['Los principios de la Lógica'] - Oxford University Press, London, 1922) (siguen en vigencia las mismas convenciones para los comentarios: {} comentarios propios durante el escrito; [] comentarios propios actuales)

Libro I - El Juicio. Capítulo I - La naturaleza general del juicio

p#1  1. El juicio plantea serios problemas tanto a la Psicología como a la Metafísica. Su relación con otros fenómenos psíquicos, su enmarañado desarrollo desde las bases mismas de al vida espiritual, y la implicación del lado volitivo con el lado intelectual de nuestra naturaleza por un lado, y por el otro, la diferencia entre sujeto (S) y objeto (O), la cuestión de cómo la existencia de cualquier actividad mental, pueden indicarnos su no abordaje.

{La intención del autor es tomarlo a como de lugar, como una función mental, descubrir su carácter general y cómo es usado}

p#2  2. El juicio, en sentido estricto, no existe desde que no existe conocimiento de la verdad y la falsedad, y desde que ambas dependen de la relación de nuestras ideas con la realidad; Usted no puede tener juicio legítimo, no podríamos juzgar aunque los usáramos como ideas. Debemos ser conscientes que no son realidades, que son 'meras' ideas, signos de una existencia distinta de ellos mismos. Las ideas no son ideas hasta que son símbolos, y antes de que usemos los símbolos, no podemos juzgar. {hace una buena mezcla, pero sirve. Nuestra secuencia es: las ideas son signos, mientras que los símbolos son los pensamientos}

3. Habitualmente usamos la expresión, "Esto no es nada real, es una 'mera' idea." Y nosotros podemos replicar que una idea dentro de mi cabeza, y como un estado de mi mente {psiquis}, es tan concreta como cualquier O externo. Debemos reconocer que como las emociones y las sensaciones, las ideas son fenómenos. Y, considerando estos fenómenos como hechos psíquicos, trataremos de distinguir entre sensaciones e ideas. Para lograr este intento, debemos olvidar cómo la Lógica usa las ideas. [algo que como ya hemos visto, en parte, e insistiremos con mayor énfasis más adelante, no tiene nada que ver; esto es, lógica tradicional y psiquis son incompatibles]

No veremos un juicio por lo que significa o pueda significar o donde tengamos verdades o falsedades, esta es la significación que le damos, pero no la existencia. Nunca afirmaremos el hecho en nuestras cabezas, pero 'algo' de hecho hay allí. Y si una idea es tratada como una realidad psíquica, y si es tomada como un fenómeno actual (presente), luego ello no puede representar ni verdad ni falsedad. Cuando usamos la inteligencia en un juicio, ella se debe referir a algo fuera de ella. Si ella no es la inteligencia de cierta existencia, luego, a pesar de su enfática actualidad, su contenido no pasa de ser 'mera' inteligencia. Es algo que, en relación a nuestra realidad, no significa nada.

4. Para propósitos lógicos las ideas son símbolos {solamente} y no son nada más que símbolos. Para evitar caer en un lugar común, antes que nada, vamos a decir qué es un símbolo: vamos a distinguir en él, dos aspectos: i) existencia, y ii) contenido. En otras palabras, percibiremos tanto que es y qué es. Pero además, tenemos un tercer aspecto, su significación, qué significa. No vamos a explayarnos en los dos primeros aspectos ya que son de índole metafísica. Para que un hecho exista, debemos aceptar que debe ser 'algo'. Él no es real a menos, que posea algún carácter que lo distinga de otros hechos. Y esto, que hace que un hecho sea tal, es lo que llamamos contenido {el qué, su estructura}, y lo tomaremos como una instancia {un caso, una muestra} de cualquier percepción común.

El complejo de sus cualidades y sus relaciones, que constituyen su contenido y que permiten reconocerlo, nos dice que él es. Cualquier tipo de hecho tiene estos dos aspectos de existencia y contenido. Hay una clase de hechos que tiene un tercer aspecto adicional. Ellos tienen significado; y por un signo entendemos cualquier tipo de hecho el cual es usado con un significado {para mí es es un símbolo}. El significado puede ser parte del contenido original, o puede haber sido descubierto o aún agregado por alguna otra extensión. Esto no hace una diferencia. Tenga algo que pueda presentarse como cualquier otra cosa, y Ud tendrá un signo. Además de su existencia y su contenido, él tiene este tercer aspecto.

Un signo es cualquier hecho que tiene significado. {para mí, signo es cualquier hecho que pueda ser percibido, dadas las relaciones entre sus componentes: unidad compleja}{un hecho que tiene sentido, para mí, es un pensamiento, y al cual se le asigna un significado a través del lenguaje} Y el significado consiste de una parte del contenido (original o adquirido) {el significado original podría ser mi 'sentido'; y el adquirido o convencional, mi 'significado'} separado, fijado por la mente {psiquis} y considerado aparte de la existencia del signo.

5. Un símbolo es siempre un signo, pero el término se reserva para signos de carácter muy especial. En contraste con un símbolo, un signo puede ser arbitrario. {para mí es absolutamente lo inverso}

p#5  6. Para la lógica por lo menos, todas las ideas son signos. {ya aclaró que símbolo y signo son lo mismo} Cada uno que conocemos existe como un hecho que tiene cualidades y relaciones particulares. Están especialmente como un evento en mi mente. {esto es lo que representan mis ideas, un signo que representa un hecho real y estructurando la psiquis, deja constancia de tal hecho, como un evento psíquico} Esto es absolutamente individual, tan único que no solo difiere de todos los otros, sino aún de sí mismo en momentos subsecuentes. {esto da la base para que los hechos, en su devenir - tiempo externo o discreto - se asimile a una espiral, como así también, la estructura psíquica (t)} Y este carácter se puede mostrar desde que está confinado a los dos aspectos de existencia y contenido. Por esta razón es que la Lógica no maneja ideas.

El signo comienza a ser idea cuando comienza a existir por su significado. {en nuestro caso es por el tiempo: él le da 'vida' a una idea} Y este significado, repetimos, es una parte del contenido {como lo es un 'tiempo': parte de la estructura, lo dinámico}, usado sin tener en cuenta el resto, o la exigencia. Yo tengo una idea de un caballo, y esto es un hecho {supongo que quiso decir evento} en mi mente {psiquis} que existiendo en relación con la 'pléyade' de sensaciones, emociones y sentimientos; constituye un 'estado' momentáneo {psíquico, se entiende}

Él nuevamente tiene rasgos particulares de sí mismo, los cuales son difíciles de individualizar, pero no obstante, se supone que están presentes {nuestro aspecto profundo de los hechos reales}. Es sin duda única, no igual a ninguna, ni siquiera a sí misma; {con esto hacemos desaparecer, también, el principio de identidad? [¡NO! esto se hará cuando se comprenda que la identidad se logra en el 'encuentro del O objetivo/O subjetivo; o del S objetivo/S subjetivo; esto es, una identidad escindida] está sola en el mundo de sus momentos fugaces. Pero, para la Lógica, y por una cuestión de verdad y falsedad, esto es cambiado. La idea aquí pasa ser un universal, [para nosotros lo es, pero por otros motivos y bajo otras circunstancias] desde que todo está subordinado al significado. Esta conexión de atributos que reconocemos como caballo, es una parte del contenido de una imagen-caballo única, y esta parte fragmentaria del evento psíquico es todo lo que la Lógica puede conocer o manejar [ni siquiera eso puede hacer la Lógica. La lógica es ontológicamente neutra, es decir, no tiene relación con la realidad] Usando esto tratamos el resto como cáscara y residuo, lo cual no nos importa y no se diferencia del resto.

La idea, si este es el estado psíquico, es en lógica un símbolo. Pero esto es lo mejor que podemos decir: la idea es el significado {no en mi caso}, descartando totalmente la existencia y el contenido no esencial. La idea, en el sentido de imagen mental [algo que no existe] es un signo de la idea en el sentido del significado.

[continuará ... ]

¡Nos vemos mañana!